29 mar 2020

Ir a contenido

¡Hasta las Tàpies!

Jordi Prat i Coll

(1) “H2O”. Agua.

(2) Veo que en el MNAC hacen una macro exposición de Tàpies. Y me indigno. Considero que Tàpies es un gran pintor sí. Pero teniendo una fundación en pleno centro de Barcelona, ¿es necesario dedicarle más publicidad extra? Obviamente se debe, aprovechando su reciente defunción, a una voluntad de reivindicarlo. Seguramente también sea por una cuestión presupuestaria. Pero dejad que sea la gente quien le eche de menos, o si no, pasará otra vez que la sociedad le rechazará como sucedió en su día con el episodio del calcetín. Con tanta sobrevaloración solo conseguiréis que le tengamos manía. Y tampoco se lo merece. Burgueses con poder que miráis por un solo tipo de cultura determinada empezamos a estar hartos de vosotros y de vuestras selecciones siempre potenciando a los mismos !y menospreciando a tantos y tantos otros! Por no hablar de los contemporáneos. ¿No se merece Miró (el gran Joan Miró) ya un poco más que tarde una gran retrospectiva? O sin ir más lejos, ¿por qué Barcelona no ha acogido la exposición de Dalí que ha arrasado en París y ahora lo está haciendo en el Reina Sofía de Madrid? Con todos mis respectos, dos artistas que sí están en el altar de los grandes pintores que ha dado nuestra tierra. Pintores que han influenciado y todavía influencian la pintura contemporánea en todo (TODO) el mundo. Dos autores que tendrían que tener presencia real en el MNAC y no la tienen ni tan siquiera testimonial. Vergonzoso. E insisto, me gusta Tàpies pero gracias a gente como vosotros su obra ya empieza a provocarme un cierto rechazo. Pero mucho.

Estoy indignado porque este pequeño país se hace todavía más pequeño cuando quien determina que llega a la masa es una burguesía que se encuentra entre comidas y convenciones y decide entre el amigo, la sobrina que ha estudiado en Boston, o el amante que ha escalado escuchando ópera, quienes serán los escogidos culturales de la próxima temporada. Y por más recochineo encima están satisfechos.

Sí, en este país, los cargos de quienes toman decisiones culturales están allí no ya por politiqueo, que también, sino por proximidad. Pocas veces es la persona más capacitada para ocuparlo quien lo ocupa. Y, a menudo, cuando quien lo ocupa es alguien realmente capacitado más tarde o temprano se lo sacan de encima porque les resulta incómodo. ¡Sí, hoy estoy de mala leche! Y cuando uno está de mala leche a menudo es injusto en sus reflexiones. Porque pagan justos por pecadores. Así que vaya toda mi admiración a los justos. Que allí estáis, y sois unos cuantos.

(3) Os recomiendo leer Amado monstruo de Javier Tomeo. Creo que es el mejor homenaje que se le puede hacer a un escritor genial que ha muerto, leerlo. ¡Hay que leer a Tomeo! Quién nos dice lo raro que somos de tan persona como somos.

Post publicado en el portal de opinión 50x7