Ir a contenido

La canción del verano desde Georgie Dann

Anna Estartús

Algunos lectores quizás no recordaréis los tiempos en los que, al llegar junio, en el Telediario (entonces sólo existía TVE) dedicaban unos minutos a “la canción del verano”. Año tras año, aparecía Georgie Dann (cada vez con más volumen en el pelo y la ropa más ceñida) con la misma tonada insoportable y contagiosa, pero con la letra cambiada. La primera que recuerdo es El africano (la de “Mami, qué será lo que quiere el negro”), que fue el “hit” del verano 1985. Pero a lo largo de los años nos ha torturado con 'El negro no puede', 'El chiringuito', 'Cachete, pechito y ombligo', 'La duchita', 'La barbacoa'¿ No es demasiado difícil adivinar qué fijaciones tenía este señor, que aún el verano pasado nos atacó con 'La batidora'.

A principios del siglo XXI le robó protagonismo King África y la Bomba, otro tema de aquellos que se pegan por mucho que te tapes los oídos. Después hemos pasado, con mayor o menor fortuna, por el Ave María de Bisbal, el Aserejé de las Ketchup o el Waka Waka de Shakira.

En los últimos años, la canción del verano la elige Estrella Damm con sus anuncios-película: comenzaron en 2009 con el magnífico Summercat de los suecos Billy The Vision and the Dancers. Difícil lo tenían los australianos The Triangles para superarlo con Applejack el año siguiente. En 2011 se dio la oportunidad al I wish that I could see you soon, del dúo francés Herman Düne. El año pasado fue el turno del grupo sueco Lacrosse y la canción You can¿t say no forever. Y el anuncio de este año, con la pegadiza Fantastic Shine de los catalanes Love of Lesbian, ha llegado con polémica porque a los puristas de la gastronomía no les ha gustado que se ponga cebolla en la paella.

Mientras tanto, la rival más directa de Estrella, San Miguel, ha decidido no quedarse atrás. El verano pasado entró en la lucha con buen pie con sus Ciudadanos de un lugar llamado mundo y la buenrollista Everything you didn¿t do, de Jamie Cullum. Y este año vuelve a hacer frente con otro tema fresco y divertido, el también colaborativo Live your life de Mika.

En petit comité, os confesaré que si tengo que elegir una canción para este verano, me quedo con una joya que me ha descubierto hoy Cris. “¿No has visto el vídeo de Lluís Bonaventura sobre Girona? ¡Es una rumba-protesta buenísima! Búscalo!”, me dice. Cuando entro en casa, voy a Youtube, lo busco y lo miro. Y no puedo parar de reír mientras pienso que tiene toda la razón. Más que en canción del verano, este Girona enamora tiene que convertirse en el himno de los gerundenses cabreados. ¡Olé tú, Lluís!

Post publicado en el portal de opinión 50x7

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.