tú y yo somos tres

2
Se lee en minutos

Raúl encandiló a todos en su debut (`El número uno¿, A-3 TV).

No cabe discusión: el jovencísimoRaúl, de 19 años de edad, dejó a todo el mundo patidifuso. El jurado, puesto en pie, completamente subyugado, le dedicó una cálida ovación.Mónica Naranjo iba gritando, embelesada:"¡Aleluya! ¡Aleluya!". YRaúl, sumergido en ese aire que cultiva, entre simpático y tímido, se dejó mecer por aquel entusiasmo colectivo, y sonreía. ¡Ahh! Este inicio de la segunda temporada de 'El número uno' (A-3 TV) ha tenido a este muchacho de Coria del Río como gran protagonista. A pesar de ser una primera gala de selección de candidatos,Raúlya brilló como gran estrella. Se presentó con un cuidado aire, mitad retro, mitadnaïf, con camisa de manga corta y pajarita, y se acompañaba de un violín que no era de 'atrezzo' precisamente, sino que demostró saberlo tocar con delicada armonía. Cantó un tema dificilísimo, 'Feeling good', y supo reinterpretar esta pieza con una intensidad, un intimismo, que me atrevo a decir que supera de largo las versiones clásicas deNina Simone oMichael Bublé. O sea que este muchacho, completamente desconocido, neófito e imberbe en el mundo de la música, y al que hasta ahora solo habían escuchado cantar los feligreses de la Iglesia Evangelista de Coria del Río, ha dado un campanazo soberbio e indiscutible.

El resto de la gala ha discurrido con una carga emocional añadida, una estrategia que conoce bienTinet Rubira: la constante interacción de los concursantes con sus familiares entre el público. ¡Ahh! La incrustación de primeros planos de las mamás, de los papás es un recurso muy emotivo. Es una forma de que cristalice el sentimentalismo, cosa que ayuda a humedecer y fluidificar el espectáculo. Al final de las actuaciones, la presencia de los familiares en el escenario, abrazando y besando a sus criaturas, ha deparado también repuntes dereality show, como el padre del primer participante que, al ver que su hijo era descartado, se abrazó a él y le dijo:«No tienen ni idea». Hombre, la decepción de este padre es comprensible, pero hay que decir que el jurado,Mónica Naranjo,Pastora Vega yPitingo(faltabaDavid Bustamante, ausente por enfermedad), ha sabido juzgar con cariño. Excepto en el caso deJosé Trunchado, que hizo un excelente dúo con su esposaIrene, y le dijeron:"Tú lo que tienes que hacer es cuidarla. La luz la tiene ella",y le apearon del concurso. Relegarle al papel de asistente o cuidador fue duro.