Oda al "mecanismo excepcional"

Se lee en minutos

Señores que hablan del "mecanismo excepcional"

Déjenme decirles unas palabras sin más,

a ustedes que con tablas de excel y compás

envían nuestras vidas al arrabal.

Nos cuentan que parece que confían en que

eliminando el salario mínimo interprofesional

La desagradable situación de nuestros jóvenes y parados

llegará por fin a su final.

Háganme un favor y tomen lápiz para apuntar,

de 645,30 euros ustedes quieren recortar:

alquiler, hipoteca, comida, recibos, deudas hemos de pagar

¿Cuándo fue la última vez que ustedes

quedaron sin dormir, por no poder estos gastos abonar?

¿Saben una cosa?

Cuando nacemos nos dicen que la vida es pimienta y sal

y que poco a poco hay que acostumbrarse, tal cual.

Crecemos, aprendemos, queremos, enfermamos

y sanamos. Nuestro cuerpo es así de disfuncional.

Con suerte si nos dejan, quizá felices llegamos al destino fatal.

Cada vez más, de ustedes hemos de escapar,

y es que nada les parece suficiente: ¡tampoco la reforma laboral!

Recomiendan y deciden por nosotros, ¿quién les dio permiso

para quitarnos el derecho, el aire, la vida, con su podredumbre fantasmal?

Antes de irme y de forma extraña en mí pero oficial,

(yo es que soy muy elegante), a la mierda les voy a mandar.

Lo que ustedes hacen, de todas todas, es anticonstitucional.

Quítense la careta de una vez, y como aquella marioneta de tele tan familiar

Te puede interesar

griten a todo pulmón: "¡Viva el mal, Viva el capital!"

Post publicado en el blog Pintiparada