Ir a contenido

La rueda

Retratarse en Europa

Enric Marín

Las últimas aproximaciones demoscópicas apuntan la idea de que la alternativa más plausible a Rajoy no es el PSOE. Sería, más bien, un populismo autoritario retóricamente liberal identificado por personajes como Aznar, Aguirre o Rosa Díez. No es de extrañar, pues, que Rajoy proporcione cobertura a las políticas incendiarias de su ministro de Cultura. En el terreno ideológico y simbólico, el ministro Wert es cuota visible de este populismo autoritario formulado por la FAES. Un populismo que hace un uso instrumental de la retórica liberal para esconder una firme voluntad política intervencionista y un nacionalismo intolerante con la diferencia. Por este populismo el liberalismo no es la antítesis del integrismo religioso. Tampoco es una cultura política basada en el pacto democrático y el respeto a la diversidad y a las minorías. No. Este supuesto liberalismo se identifica mejor con las políticas de desregulación económica y social y con la obsesión de la eliminación de impuestos. Una impostura intelectual.

Pero este autoritarismo maquillado de liberalismo no pierde la oportunidad de mostrarse tal como es en Europa. Este mismo martes, los diputados europeos del PP español se retrataron en Europa votando en contra de una resolución promovida por los liberales que pedía medidas para garantizar la libertad profesional periodística entendida como principio básico de la cultura democrática. Entre las medidas recogidas en la propuesta destacaban el establecimiento de órganos reguladores independientes o que los responsables de las corporaciones públicas audiovisuales sean elegidos por méritos profesionales y no partidistas. La propuesta recogió 539 votos favorables. En contra, solo 70 eurodiputados. Entre ellos, los diputados del PP español, que así se desmarcaron de la posición mayoritaria del PP europeo. El PP español prefirió la compañía de Le Pen o Nigel Farage.

0 Comentarios
cargando