10 abr 2020

Ir a contenido

Lagom: la palabra justa en sueco

Jan Badosa

Cuando estuve por primera vez en Suecia hace ya 9 años, me sorpendió una palabra que oía frecuentemente y que no tenía traducción alguna al inglés o al español.

Lagom (se pronuncia 'logom') se utiliza para exponer una situación o algo que es justo lo que uno quiere y lo que se espera. Otros sinónimos sin exactitud serían: suficiente, óptimo y medio.

Pero ninguna de estas palabras define lo que es realmente lagom para los suecos. Incluso tienen una frase célebre y conocida por todos: 'Lagom är bäst', es decir, lagom es lo mejor.

Para poner un ejemplo, te puedes encontrar sirviendo un vaso de vino tinto durante una cena y que alguien te diga 'lagom'. Eso significará que ya es suficiente, lo que has puesto es justo lo que quiere beber. En cualquier caso no tiene un significado negativo, pero tampoco positivo...simplemente expresa que es "correctamente perfecto".

Otro ejemplo podría ser a la hora de tomar un café, cuando te preguntan si está suficientemente caliente y se podría responder 'lagom', si pensamos que la temperatura es la ideal.

En noruego tienen una palabra que utilizan en el mismo sentido. En este caso sería 'passe'.

La etimología de 'lagom' nos lleva a la palabra lag = ley. No se refiere en el sentido estricto del poder judicial sinó asociada al sentido común.

Otro posible origen y mucho más fantasioso podría ser el de una costumbre vikinga. Dicen que los vikingos utilizaban el verbo 'laget om' para especificar cuánto podían beber del cuerno para que todo el grupo tuviera una parte equitativa.

Me parece que esta palabra expone muchísimas cosas de la cultura sueca y de los valores que hoy en día permanecen en la sociedad. Inculcar que no son necesarios los excesos, trabajar la igualdad entre sexos, la tolerancia entre personas... 'Lagom' es la palabra que define la mentalidad sueca y que está presente en todos lados, seguramente para no repetir errores del pasado, cuando en los 90 Suecia se sumergió en una tremenda crisis que realmente significó un punto de inflexión en todos los niveles.

Las palabras acaban construyendo la identidad de un país, de una comunidad, de una sociedad. Expresiones como estas no pueden pasar por alto. Si un día fueron creadas, tenían una razón de ser y un propósito. No encontrar una traducción al castellano de una palabra tan sensata como esta me asusta. Quizás deberíamos empezar a pensar en introducir nuevos conceptos en la RAE y no solo aceptar 'almóndigas' por defecto de nuestra sociedad.

Post publicado en el blog No te hagas el sueco