29 mar 2020

Ir a contenido

Al contrataque

Arriba y abajo

Pepa Bueno

Así se titulaba, Arriba y abajo, una serie británica que triunfó en los años 70 y que describía la vida en una buena casa del Londres de principios del siglo XX. Arriba vivían los Bellamy, él político, ella aristócrata, y sus hijos. Abajo, el servicio: la cocinera, el mayordomo, las doncellas. Juntos, pero cada uno en su planta, atravesaban los avatares de un cambio de época. A principios del siglo XXI vivimos en la aldea global, pero igualmente atravesamos las dificultades de nuestro tiempo cada uno en nuestra planta.

Arriba

Esta semana, el extesorero del PP Luis Bárcenas se ha visto obligado a desmentir que se haya apuntado al paro. Pero no por los 38 millones que confiesa haber ocultado en Suiza, sino porque está pendiente de un juicio por despido improcedente con su empresa, el PP. La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, dice que lo suyo fue un despido diferido y una simulación de retribución, obviando que esas figuran no aparecen por más que se busquen en la reforma laboral que aprobó su Gobierno. También obvió el presidente Rajoy que al déficit del 2012 que él contó ufano en el Congreso, el 6,7%, hay que sumar las ayudas a la banca, que lo elevan al 9,9%. Y que a pesar de eso seguimos sin crédito ni financiación para nuestras empresas. A los socialistas españoles les hemos visto agotar parte del crédito que les queda pretendiendo abrir un debate federal y tirándose los trastos a la cabeza en el primer desencuentro territorial con la comunidad que encabeza precisamente esa reivindicación. Y hablando de coherencia, dos estampas más: Europa ha dicho a los italianos que se equivocan por votar tan poco a su candidato, a Mario Monti, y preferir a otros que no tienen la austeridad y el sacrificio de los ciudadanos por bandera única. Y hemos visto al Sumo Pontífice de una religión basada en el amor al prójimo y la atención al pobre abandonar el Vaticano rodeado de efectos especiales hollywodienses y harto de las intrigas y los escándalos.

Abajo

Abajo se supo que el paro -el de verdad, no el de Bárcenas- se dispara en toda la eurozona. Sobre todo, en la parte baja de Europa: encabezan el ranking Grecia, España y Portugal. Pero la mayor subida corresponde a Italia, donde viven esos hombres y mujeres irresponsables que se empeñan, equivocadamente, en no votar más austeridad. Supimos también que arriba, en Alemania, la ministra de Empleo considera un golpe de suerte recibir a tanto licenciado español, una emigración cualificada, sí señor, que hará crecer aún más a su país. Un país con mucha visión de futuro, porque un joven emprendedor sevillano y puntero nos contó en la radio que solamente ha encontrado financiación para su empresa en Alemania. Y una chica de 28 años se desmayó en Tenerife en plena calle porque llevaba dos días sin comer. No tiene trabajo ni ingresos y la comida que consigue se la da a su niño de 2 años.