Ir a contenido

La rueda

Entre Bárcenas y el derecho a decidir

Enric Marín

Estos días se escribe mucho sobre las dificultades del escenario poselectoral en Italia. Y sí, parece como si la cultura política italiana hubiera agotado su capacidad de encontrar fórmulas para dar respuesta a los retos que tiene planteados la sociedad italiana. La huella dejada por Berlusconi en la arquitectura institucional italiana ha sido devastadora. El hecho es preocupante y no puede ser tratado solo como una cuestión interna italiana. Si desplazamos el foco de atención de Roma a Madrid, el panorama tampoco invita al optimismo. El hecho de que ante la severa crisis económica, institucional y social la acción política del partido gobernante en España esté tan penosamente condicionada por un personaje como Bárcenas pone los pelos de punta. ¿Qué soluciones puede aportar la política cuando vive entre la parálisis y el descrédito? ¿Qué crédito puede tener la política con actores como Bárcenas, que convierten en anécdotas ingenuas a personajes de la literatura clásica castellana como Rinconete y Cortadillo o el Buscón?

Mientras tanto, el voto unitario del catalanismo político en las Cortes reclamando diálogo para ejercer el derecho a decidir de la ciudadanía de Catalunya tiene una fuerte significación política. El desacuerdo entre PSOE y PSC era inevitable. El PSOE no está en condiciones de desmarcarse del nacionalismo hegemónico español: ni puede, ni quiere. Y el PSC no puede abandonar el campo transversal del catalanismo político sin el riesgo obvio de convertirse en residual. La respuesta negativa de los dos partidos sistémicos de la política española no puede sorprender. Es congruente con su trayectoria. Ahora bien, lo que ya no podrán evitar es tener que argumentar su posición procurando que alguien la pueda entender en el ámbito de las democracias europeas de más recorrido y tradición. Dando bastonazos con la Constitución no es suficiente.

0 Comentarios
cargando