Estrategias oblicuas

Los sobrecogedores

2
Se lee en minutos

El presidente dice que ya expulsó al extesorero del PP y deja el ’caso Bárcenas’ en manos de la justicia.

Llevo mal que me roben. Llevo peor que además se rían de mí y que, ante loscasos más evidentes de corrupción, la respuesta sea el cinismo y la hipocresía: tratar a los ciudadanos como niños pequeños a los que es fácil mentir. «ElPP siempre ha reaccionado con transparencia y rigor cuando ha estado en cuestión», aseguró ayerMariano Rajoy. Y sin nombrarlo puso como ejemplo el trato dado aLuisBárcenas«que militaba y ya no está»porque el PP «actuó y depuró responsabilidades». Será a partir de mañana, porque al menos hasta hoyBárcenasha mantenido en Génovaun despacho, una secretaria y un coche oficial: un Audi A6. Elextesorero no paga ni la gasolina del Audi, tampoco lo conduce él. De eso se ocupa un escolta armado, que cobra del dinero público a través de los fondos para seguridad que el Estado aporta a los principales partidos.Rajoyes quien permite que este escolta pagado por los ciudadanos haga las veces de chófer para un imputado por corrupción. Es todo «transparencia» y «rigor». Tiene su broma siniestra: el juez que investigó la'Gürtel',Baltasar Garzón,ya no tiene coche con escolta, pero Bárcenassí. El exquisito trato queRajoy está dando a su extesorero solo parece tener una explicación: queel presidente tiene miedo a lo que pueda contar. Por las finanzas de la derecha española ha circulado dinero negro en grandes cantidades. Está probado. Pasó en los ochenta, como cuenta quien fuesecretario general de AP,Jorge Verstrynge: «Al partido llegaba dinero B de eléctricas, particulares, banca, industria pesada, empresas...» Jorge VerstryngePasó también en los noventa, como demuestran las conversaciones telefónicas del'caso Naseiro'.Y siguió pasando en el siglo XXI, como ha probado la 'Gürtel'. Tampoco es novedad que el PP pague sobresueldos a sus dirigentes: está acreditado en las declaraciones de rentas presentadas en el Congreso. Tenemossobresueldos,dinero negro... ¿a alguien le sorprende que ambos componentes cristalizasen en forma de sobre con billetes mensual, como admiten en privado dirigentes del PP? ¿Cómo explicar si no que quien llevaba las cuentas -que no podía recalificar nada él solito- pudiese acumular 22 millones en Suiza? ¿Cuánto dinero negro pasó por el tesoro del PP para que su gestor prosperase así?

El'caso Bárcenas'no es que huela mal, es queapesta. Es unenorme pastel de mierda que erosiona la credibilidad de unas instituciones ya muy deterioradas. España 2013 se resume endos chantajes: eljefe del Estado,amenazado por el socio de UrdangarinUrdangarin; yel jefe del Gobierno, amenazado por su tesorero. Los papeles deBárcenas son pura dinamita; algunos ya circulan. ¿Sería aceptable que los mismos que hoy imponen durísimos recortes a los más débiles se repartiesen de forma sistemática sobresueldos del dinero de la corrupción? Los sobrecogedores no solo provocan miedo: tambiénindignación.