Ir a contenido

La rueda

Matar dos pájaros de un tiro

Enric Marín

Podemos discutir el fondo, la forma y la oportunidad de la aplicación de una medida como el euro por receta. Ahora bien, el bloqueo impuesto por el Gobierno central de algunas de las medidas que la Generalitat ha aplicado para limitar y controlar el gasto y de todas las que propone para incrementar los ingresos tiene toda la apariencia de falta de racionalidad política y económica. Pero solo es una apariencia. Se trata, más bien, de un peculiar tipo de racionalidad, que responde a una lógica perfectamente identificable. Primero, se traslada de forma asimétrica la parte más importante y más sensible de los recortes a las autonomías. Y esto se hace sabiendo perfectamente que son las autonomías las que soportan dos pilares básicos del Estado del bienestar: sanidad y educación. Y, segundo, se insiste en un discurso que combina el elogio ideológico de las políticas de privatización de servicios públicos, la defensa de una concepción mítica de la unidad de mercado y supuestas bondades de una eventual recentralización política.

Hay quien todavía ve estos planteamientos como una respuesta más o menos racional, eficaz o leal a la severa crisis económica que atravesamos. Y, efectivamente, forma parte de una más que discutible estrategia de lucha contra la crisis. Pero no es eso solo. También responde, y no de forma secundaria, a la aplicación de un programa económico, político y cultural elaborado durante años desde plataformas de pensamiento como la FAES y publicidad por el poderoso entramado mediático afín. No es un hecho coyuntural, responde a una concepción estratégica del modelo social y de la articulación territorial del Estado. Su aplicación no es nada inocente. En resumen, con la asfixia premeditada de las cuentas públicas de la Generalitat se matan dos pájaros de un tiro: se cuestiona el Estado del bienestar y se vacía de todo contenido efectivo el autogobierno.

0 Comentarios
cargando