Editoriales

El periódico de la Catalunya real

Se lee en minutos

A la espera de que arranque el baile de lospactos poselectorales, hora es ya de hacerbalancedel papel que losmedios de comunicación han jugado en esta intensa campaña. Porque es en vísperas de las citas con las urnas, al ponerse en juego el reparto del poder y los recursos públicos, cuando tanto la política como elperiodismo dan lo peor y lo mejor de sí mismos.

Como viene haciendo antes y después de lademostración independentista de la Diada,EL PERIÓDICO DE CATALUNYA ha abordado sin complejos ni prejuicios eldebate soberanista, dando la voz a partidarios, detractores e indecisos, pero sin olvidarse de las vicisitudes de laCatalunya real."La crisis y su creciente secuela de penalidades para muchas familias es el problema número uno", rezaba nuestro editorial del 9 de noviembre, al arrancar la campaña. No era una mera declaración de principios: la sección'Catalunya recortada' en las páginas electorales, la serie 'STOP desahucios' y el diálogo con nuestros lectores en el espacioEntre Todos nos han confirmado que las proclamas de los candidatos diferían de sus inquietudes.

Todos los candidatos en liza han gozado de un trato ecuánime y equilibrado tanto en la portada como en páginas interiores, como es lógico en unmedio independiente y plural. Incluso, cuando laderecha mediática madrileña ha sembrado dudas sobre la honorabilidad delpresidentArtur Mas, EL PERIÓDICO ha informado con rigor e imparcialidad, sin someterse a ningún dictado institucional viniera de donde viniera.

Noticias relacionadas

La neutralidad e independencia del principal diario delGrupo Zeta ha ampliado, por méritos ajenos, el abismo que lo separa de otros grupos de comunicación catalanes. Sobran ejemplos de quienes pasaron de silenciar los recortes y ovacionar la alianza CiU-PP a abrazar tras la Diada la fe soberanista. O de ofrendar a Mas sus portadas electorales a alentar, el día de reflexión, un acto de apoyo al president vetado por la Junta Electoral. ¿Tan jugosas son las prebendas como para acarrear tamañosometimiento editorial?

En estos tiempos tan convulsos, EL PERIÓDICO reafirma que su línea editorial es un patrimonio compartido entre el editor, sus profesionales y nuestros lectores, sin injerencia alguna por parte de los políticos que (temporalmente) gestionan los fondos públicos. Ese es nuestro único compromiso.