1
Se lee en minutos

«No lo recuerdo», contestóPere Navarroa la pregunta que el director de este diario le hizo sobre qué había hecho en la anterior huelga general. El murmullo en la sala fue audible.Navarrotiene un punto ingenuo, tan característico de un bon jan, que es casi enternecedor. O está verde o no tiene miedo.

Noticias relacionadas

La misma ingenuidad con la que presenta, del mismo modo, la posibilidad de ganar o no estas elecciones. Lo cual hace que su discurso esté, constantemente, mezclando compromisos de gobierno con los de oposición. Complicado e ineficiente.

Catalunya tiene cuatro gobiernos posibles: La actual alianza CiU+PP, la mayoría «excepcional» deMas, el frente soberanista y otras fórmulas donde los socialistas podrían tener opciones. Clarificar el valor del voto socialista y visualizar las condiciones y los compromisos del PSC en esta posible gobernabilidad sería, quizás, mejor estrategia para pedir el voto, explicando lo que harán los probables 18, 21, 25 ó 28 diputados. La ingenuidad se acabó. Es tiempo de realismo.