EL FUTURO DEL AUTOGOBIERNO

Campuzano: Identidades secuestradas

1
Se lee en minutos
La demógrafa Anna Cabré, durante una conferencia en el Institut d’Estudis Catalans.

La demógrafa Anna Cabré, durante una conferencia en el Institut d’Estudis Catalans. / JOAN CORTADELLAS

Elcatalanismo ha sido, y es, un movimiento político que hace muchas décadas que rechazó definir la catalanidad en función del origen de las personas, desde la ya mítica expresión formulada durante elfranquismo por comunistas y católicos que dice que"es catalán aquel que vive y trabaja y quiere serlo ", catalán hasta la sugerente idea de la demógrafa Anna Cabré que afirma que los marcadores identitarios en Catalunya son muy "blandos", circunstancia que permite que sea sencillo incorporarte a la comunidad catalana, pasando por iniciativas como las "parejas lingüísticas" ante la última oleada migratoria, hemos ido construido un país abierto e integrador y nos hemos esforzado en no dividir a la gente en función del lugar donde habían nacido y la lengua que hablaban en casa. Y la verdad es que no nos ha ido malament. El ascensor social ha funcionado, al menos hasta el 2009, como muy bien ha estudiado el sociólogoJavier Martínez Celorrio.

Ante esta realidad la mayoría de los creadores de opinión y responsables políticos españoles se empeñan en hacer lecturasétnicas de la realidad catalana. Parece como si muchos lamentan que no tengamos un país dividido entre doscomunidades enfrentadas, son estos mismos que en los tiempos que estamos viviendo pretenden apelar a las viejasidentidades personales de los nacidos en el resto de la península y aspiran a secuestrar a cientos de miles de personas en una permanente condición deinmigrante para mantener el actual status político de dependencia deCatalunya.

Noticias relacionadas

No han entendido nada; queremos continuar siendo un solo pueblo y aspiramos a vivir en una comunidad digna y decente.

http://carlescampuzano.cat/