MIRADOR

La nueva/vieja Esquerra

2
Se lee en minutos

En los años 90, bajo la dirección deÀngel Colom,Esquerra Republicana abrazó el independentismo e hizo de la independencia la solución a todos los males de la sociedad catalana. La independencia y solo la independencia nos ayudaría a crecer y mejorar. Que había sequía, en una Catalunya independiente tendríamos los pantanos a rebosar; que los incendios arrasaban nuestros bosques, en una Catalunya libre tendríamos el mejor sistema de prevención del mundo. El mantra de la independencia servía para un roto y un descosido. ERC mejoró sus resultados electorales, pero se encontró en un callejón sin salida: necesitaba respuestas a corto y medio plazo para afrontar los problemas y ejercer sus responsabilidades.

Lo entendieron bienJoan PuigcercósyJosep Lluís Carod-Rovira(yJoan RidaoyJosep Huguet,entre otros), que desbancaron aColomy su camarilla e iniciaron una nueva etapa, en la que acentuaron el carácter de izquierda del partido y de alternativa al catalanismo conservador de CiU, cuya hegemonía llegaron a amenazar. Sin abandonar sus objetivos separatistas, quisieron dar una oportunidad a la España federal. De ahí su participación en los gobiernos tripartitos de izquierda y el apoyo al primerZapateroen las Cortes. Las contradicciones entre los partidos, los errores y la falta de liderazgo del conjunto llevaron a la derrota del tripartito en el 2010.

Pese a sus descalabros electorales, ERC había triunfado al hacer crecer el sentimiento independentista entre los catalanes, pero vio con asombro que quien capitalizaba esta radicalización nacionalista era la nueva CiU deArtur Mas.

Esquerra estrena ahora nueva dirección y releva aRidao¿uno de los mejores parlamentarios en las Cortes¿ como líder en el Congreso. Por fortuna, esta vez los relevos se han llevado a cabo sin derramar sangre: tantoPuigcercóscomoRidao,los últimos supervivientes de la anterior etapa, seguirán en el partido. Pero sus políticas serán barridas.

Todo parece indicar queOriol Junqueras(nuevo presidente) yAlfred Bosch(nuevo cabeza de lista electoral para el 20-N) significarán un retorno al esencialismo independentista y a la supeditación de ERC a CiU. Las ofertas deJunqueraspara colaborar con el Gobierno deArtur Masya están sobre la mesa y la reconciliación con quienes se escindieron por considerar que los tripartitos eran una traición a Catalunya está en marcha.

Noticias relacionadas

El derrotadoRidao se expresaba así en vísperas de las primarias: «ERC es la izquierda nacional, que se tiene que convertir en alternativa a lo que representa CiU, y no su muleta. Eso se hace con un independentismo de rostro social». Podría servir como epitafio en la tumba de una etapa ya enterrada.