ARTÍCULO DE FEDERICO MAYOR ZARAGOZA

Acción serena para el triunfo de la expresión ciudadana

La democracia es manifiestamente mejorable, pero nunca a través de la violencia o del forcejeo

Se lee en minutos

Ayer se cumplieron 34 años de lasprimeras elecciones democráticas en España tras un prolongado periodo en el que las urnas brillaron por su ausencia. Es un día a recordar y para rendir tributo, sobre todo, a quienes dejaron en la transición, voluntariamente, lúcidamente, solidariamente, trozos, a veces grandes, de su túnica. Por primera vez en muchos años se vivió el júbilo de comprobar que la voluntad de los ciudadanos podía expresarse libremente. Y ayer, en Barcelona, transcurridos 34 años,miles de personas se manifestaron ante las rejas del recinto delParlament.

La fuerza del pueblo está en el número, en la proclamación tranquila pero firme de sus deseos, de sus protestas y de sus propuestas. La acción serena que desde el15 de mayose ha extendido desde laPuerta del Sola plazas y calles de tantas ciudades españolas y extranjeras constituye para todos un motivo de satisfacción porque ya era hora de pasar de espectadores impasibles, de testigos ahormados, de receptores distraídos a actores, a emisores, a participantes. De súbditos a ciudadanos.

A principios de la década de los 90, cuando la moderna tecnología de la comunicación y en particularinternety latelefonía móvilpusieron al alcance de los ciudadanos la capacidad de participación no presencial, estaba claro que se avecinaban tiempos fascinantes, y que elsiglo XXIpodría ser, por fin, elsiglo de la gente, de lademocracia genuina, de la que de forma permanente escucha y actúa en virtud de la voz de los pueblos.

Lademocracia real no es la que existe, sino aquella quereflejafidedignamente lavoluntad de la gente. He repetido con frecuencia que en laselecciones¿y voy a votar siempre, porque es uno de los pilares de la representación popular¿ nos cuentan pero que luego, a menudo, no contamos,no somos tenidos en cuenta. Sobre todo cuando, como ahora acontece, losmedios de comunicacióntransmiten, tanto en la prensa como de forma audiovisual,versiones muy deformadas de la realidad, de lo que sucede.

No cabe duda de que lademocraciaa escala local, nacional y mundial esmanifiestamente mejorable. Hasta ahora era muy difícil participar. Ahora ya no lo es. Por ello es muy lógico que, muy pronto, sean centenares de miles y millones los ciudadanos de todos los países que expresen su asentimiento y disentimiento, sus proyectos y propuestas a través delciberespacio, teniendo una grancapacidad de convocatoriaymovilización. La democracia saldrá beneficiada porque será lavoluntad popularla que pondrá coto alacosoactual de losmercadosy lasagencias de calificaciónsobre los gobernantes; reformará, allí donde proceda, las pautas electorales y suprimirá los paraísos fiscales; transformará una economía de especulación y guerra (4.000 millones de dólares al día) en una economía de desarrollo global sostenible; fomentará la educación que permite dirigir con sentido la propia vida y actuar en virtud de la reflexión personal¿

Pero todo esto vendrá de laacción serena, nunca de la violencia ni del forcejeo. EnMadrid y otros muchos lugares deEspaña, el comportamiento devigilantes y vigiladosha sido,en general, excelente. Deseo vivamente que, a partir de ahora, lo mismo pueda decirse deBarcelona. Ojalá, después de 34 años, pueda remozarse la vida democrática española. Ojalá laimagen inicial del 15-Mpermanezca para garantizar el triunfo de la expresión ciudadana, una contribución que no se hará utilizando la fuerza.

Noticias relacionadas

El15-Mpuede representar una graninflexiónen favor de la evolución, contra la inercia que consiste en querer seguir aplicando fórmulas de antaño a los problemas de hoy. La evolución permite cambiar lo que debe cambiarse y conservar lo que debe conservarse. La alternativa es larevolución, y ¿me gusta insistir en ello¿ la diferencia es laerre de responsabilidad.

El por-venir está por-hacer. Seamos capaces de inventarlo.