El turno

La derecha perdona la corrupción

1
Se lee en minutos

Caso Valencia.- Eres corrupto -presunto, claro- y sales elegido con el 48% de los votos. Pierdes cinco puntos en relación con el 2007, pero no debes preocuparte mucho. La principal fuerza rival aún ha perdido más. Se vuelve a demostrar que el votante de derechas, o de determinada derecha, perdona la corrupción. Le da igualGürtels, vestidos regalados o amistades peligrosas. Donde el votante de izquierdas castiga a los electos que han delinquido, el de derechas simula que no pasa nada. Es como si diera por sentado que a veces, para triunfar en la vida, hay que nadar en aguas pantanosas.

Noticias relacionadas

Falso bipartidismo.- En el conjunto de España, los votos de derechas se concentran en una sola fuerza. Mientras, la izquierda cae de nuevo en su pecado original y se disgrega en múltiples formaciones que, salvo contadas ocasiones, son incapaces de ponerse de acuerdo y, cuando lo hacen, se autoimmolan y reciben palos de todas partes. Autocrítica: la izquierda debería aprender la lección, no la que ha dado otra izquierda, la Republicana, al aliarse conJoan Laporta,sino la que desde siempre le da la derecha.

El caso de Barcelona.- Con una campaña de perfil bajo,Xavier Trias accederá a la alcaldía después de queTrias Fargas, Cullell, Roca, Molinsy el propioArtur Masfracasaran en el intento. Tras 32 años de gobierno del PSC (siempre aliado con otras fuerzas), será toda una novedad ver aJordi Hereuy los suyos sentarse en los bancos de la oposición que hasta ahora ocupabanTriasy los suyos. El aún alcalde ha preparado un traspaso de poderes ágil. Hace semanas dio órdenes a todos los jefes de área para que antes del 22-M tuvieran preparados unos documentos en los que se detallan las previsiones de gasto para el actual ejercicio, actuaciones en marcha e incluso recomendaciones a las personas que les sucederán en el cargo. Por lo visto,Hereuera muy consciente de lo que decía cuando manifestaba que el resultado de las elecciones era incierto y que todo era posible. Incluso perder.