a pie de calle

Los Reyes Magos de Occidente

3
Se lee en minutos
El escritor Xavier Theros, ayer, en la plaza del Portal de la Pau, junto al puerto.

El escritor Xavier Theros, ayer, en la plaza del Portal de la Pau, junto al puerto. / SERGIO LAINZ

Primero fueron los marineros norteamericanos. Después llegó el primer embajador. Y a partir de entoncesFrancopudo demostrar que sus sangrientas alianzas con los nazis y los fascistas italianos habían pasado a mejor vida. Los marineros no llegaron a Madrid, probablemente porque es más fácil llegar a la Luna que ir a Madrid en barco. Pero desde 1951 hasta 1987, la llamada Sexta Flota consideró el puerto de Barcelona como una de sus bases y la ciudad experimentó un cambio reconfortante tras la miseria, el racionamiento, el gasógeno y los bombardeos.

De todo eso nos hablaXavier Therosen un magnífico libro que se presenta hoy. Lo ha publicado ediciones La Campana y su título no lleva a engaño:La sisena flota a Barcelona,y un subtítulo: «Quan els americans envaien la Rambla». ¿Cómo se le ocurrió a Theroshacer la crónica de unos años de sombra?Theros se encontraba en el bar Kentucky de Barcelona y en la trastienda encontró las fotos de aquellos primeros años de invasión pacífica. «Eran fotografías muy trabajadas, de esas en las que el color amarillento amenaza con hacerlas desaparecer». HoyTherosdispone de un archivo personal que ha ido ampliando practicando la soledad del entomólogo.

«No fueron únicamente los efectos diplomáticos queFrancoconsiguió a partir de sus convenios con los Estados Unidos. También Barcelona se encontró de la noche a la mañana con el fenómeno del turismo de masas. Los marineros de la Navy cobraban poco, pero el cambio del dólar en un país con una moneda paupérrima les convertía en millonarios. Y la hostelería y otras profesiones del ocio instantáneo sacaron una buena tajada. Los marineros norteamericanos eran en realidad los Reyes Magos de Occidente».Xavier Therosse jacta de haber nacido en un barrio -Sants- con profunda tradición anarquista. Pero también cultiva otros géneros. Junto a su socioRafael Metlikovezforma el dúo Accidents Polipoètics, en los que cultivan una poesía eminentemente oral y sorprendente. Pero cuando deja la euforia del gusto por la palabra dicha,Therosse convierte en un periodista del detalle y del rigor. «Podemos afirmar que en Barcelona, las primeras personas que se dedicaron al aprendizaje de la lengua inglesa por motivos profesionales fueron las prostitutas. En los salones del Cosmos, en la plaza del Teatre, las mañanas servían para impartir lecciones en la lengua deShakespeare. La terraza, en cambio, ya era el ámbito de las clases prácticas».

Noticias relacionadas

La supuesta invasión de los marineros norteamericanos no fue del todo incruenta. A veces tuvo resultados trágicos, como el hundimiento de una barcaza que trasladaba a la marinería en plena noche hasta los barcos fondeados fuera de la bocana. 47 muertos han quedado recordados en un pequeño monumento en el puerto barcelonés y constituyen el número mayor de víctimas militares norteamericanas en un accidente. Finalmente, el día de Sant Esteve de 1987, un confuso atentado en una de las sedes de la Navy en la plaza de Duc de Medinaceli acabó definitivamente con la presencia de los marineros yanquis en la ciudad.

De todo eso nos hablaXavier Therosen un prolijo libro de más de 400 páginas y muchas fotografías que ha merecido ser galardonado con el premioJosep Maria Huertas Clavería. Es la crónica de unas calles por las que no bailaronGene KellyniFrank SinatraniBing Crosby, pero que todavía recuerdan el tacto indeleble del chiclé, la chispa de la vida de la Coca Cola y el amable clima de guerra fría que hoy se nos ha ido calentando. Cuando en aquellos años la Navy atracaba en un puerto eran unas vacaciones, hoy es una operación geopolítica de alto riesgo.