La nueva política ante la inmigración

El 'paso al acto' del PSC

¿Es casual que meses antes de las municipales alcaldes socialistas pidan denegar el arraigo a inmigrantes?

4
Se lee en minutos
El 'paso al acto' del PSC

FRANCINA CORTÉS

Un buen enemigo une al grupo. Todas las discrepancias que pueda haber entre los miembros del grupo se desvanecen al señalar a un enemigo, blanco fácil de toda nuestra ira y depositario de todo lo nuestro que nos queremos sacar de encima.

¿Es casualidad que precisamente ahora, unos meses antes de las elecciones municipales, algunos alcaldables socialistas propongan denegar el permiso por arraigo a los inmigrantes irregulares? Está claro que no. Justamente ahora que deberían estar ocupados en hacer una reflexión profunda de los resultados electorales autonómicos y buscar la vía que debe seguir el socialismo catalán si no quiere morir. Justamente ahora que tienen el apasionante deber de enfrentarse con los fantasmas propios y con este mundo complejo en el que nos ha tocado vivir. Justamente ahora que tendrían que buscar el discurso de una izquierda adaptada a nuestros tiempos, lo que hacen es lo que en argot psicoanalítico se conoce comopaso al actooactuación. Es decir, negar la realidad y buscar vías por donde escabullirse. Y, como ya hizo en su día el exministroCorbacho,y como hace actualmente el PP, buscar un culpable. Y la culpa es... de los inmigrantes irregulares. ¡Muy originales!

Los inmigrantes en general, y los inmigrantes irregulares en especial, se han convertido en una especie de saco de boxeo en el que los políticos, y también los ciudadanos, frustrados descargan su rabia.

Plataforma per Catalunya (PxC) no ha obtenido ningún escaño en estas últimas elecciones autonómicas, pero su éxito ha sido notable. Primero encontró un rival de su mismo nivel en un político de segunda fila comoXavier Garcia Albiol, concejal por el PP en el Ayuntamiento de Badalona. Con un discurso plano, descontextualizado y desprovisto de cualquier matiz, o sea, con un discurso primario, señala a los inmigrantes como causantes de todos los males de Badalona. A continuación, su jefa,Alicia Sánchez-Camacho, candidata por el PP a la Generalitat en estas últimas elecciones, lo copia y traslada este discurso chabacano a toda Catalunya. De este modo, el PP catalán ha obtenido sus mejores resultados en unas autonómicas. Debe ser esto lo que ha animado a algunos alcaldes socialistas, al ver peligrar su puesto, a sumarse a este discurso.

Cualquier persona que conozca de cerca el tema sabe que la arbitrariedad legal es la que impera cuando se trata de los derechos de los inmigrantes. Y en vez de corregir estas injusticias -y no estoy diciendo otra cosa que no sea aplicar la ley-, lo que hacen es coger una pequeña parte de la realidad, distorsionarla, hacerla más grande y construir un discurso perversamente lógico, según el cual no se permitirán abusos de esta gente forastera, encaminado a mostrar al electorado que a ellos tampoco les tiembla el pulso.

«Elbuenismocon la inmigración se ha terminado. No nos tiembla el pulso por cerrar una mezquita o hacer la ordenanza del burka», dice el alcalde de Lleida,Àngel Ros(PSC). ¡Pues, adelante! Creo que Catalunya necesita un partido de centroizquierda que sea una alternativa real de gobierno, y mucho me temo que solo la derrota hará conscientes a algunos de estos alcaldes socialistas de que lo importante es tener un discurso propio y no imitar de forma patética el peor discurso del PP y de PxC.

Uno de los aforismos que más me gusta deNietzschedice así: «¡No! ¡No! ¿Cómo?, ¿no va hacia atrás?» «¡Sí! Pero no entendéis bien a ese hombre cuando os quejáis de esto. Va hacia atrás como todo aquel que quiere dar un gran salto». Me parece especialmente indicado para ofrecerlo como consejo, si es que me permiten, al PSC. Es preferible dar marcha atrás, aceptar la derrota, analizarla y crear un discurso creíble y alternativo que permita dar el gran salto (gobernar) quepasar al actomostrando de forma lamentable que lo más importante es mantener el poder.

La cohesión social es de vital importancia, y la inmigración es un tema demasiado importante para jugar con él. Así que uno de los pilares básicos para la convivencia debería ser el que ya recoge el Pacte Nacional per la Immigració: no utilizar la inmigración con fines electoralistas.

Noticias relacionadas

Un segundo punto importantísimo es seguir con la filosofía que hizo nacer la ley de barrios. Es decir, actuar sobre el contexto para favorecer el bienestar de los individuos. Barrios dignos con recursos sociales dignos, favorecer la creación de pequeños negocios apoyando a los emprendedores y normativas que favorezcan el cumplimiento de unos horarios estándares iguales para todo el mundo (lo contrario no esbuenismo,sino estupidez), compromiso total con los derechos humanos básicos y evitar la arbitrariedad legislativa de la que son especialmente víctimas los inmigrantes y, sobre todo, escuelas que dejen de mirar a los niños inmigrantes o a los hijos de estos como si fueran unos incapacitados permanentes.

Psicólogo y escritor.