01 abr 2020

Ir a contenido

El turno

Ahora le toca al bipartito

J.M. Terricabras

Los electores han decidido que el tripartito lo ha hecho muy mal. Quizá no tanto, si se miran las leyes, decisiones e iniciativas hechas, en casos importantes con la colaboración de la oposición mayoritaria. La marca tripartito, no obstante, ya nació asediada por fuerzas políticas, sociales y mediáticas que trabajaron de lo lindo en su descrédito. Y el tripartito -bastante inhábil- se lo puso bien. Durante la campaña electoral, por ejemplo, el PSC y ERC se distanciaron claramente de la coalición, es decir, de sí mismos. ¿Querían que no se les volviera a votar? Pues lo consiguieron.

Y después del tripartito viene un bipartito que nadie denominará así (¡uy, no!) a pesar de que CDC y UDC son dos partidos y su Gobierno conjunto será, está claro, el de un bipartito. Estaría bien que este bipartito tuviera en cuenta dos cosas que el tripartito no tuvo claras.

Primera: un Gobierno de coalición -tripartito, bipartito o como muchos de los que mandan en Europa- tiene que ser tan riguroso como cualquier otro, porque primero tiene que prever y pactar la acción de gobierno futura, con las leyes e iniciativas que se llevarán a cabo y que los partidos del Gobierno aceptan plenamente. El tripartito no lo supo hacer.

Segunda: una coalición también tiene que fomentar la vitalidad democrática. Por eso, los partidos que soportan (sí, soportan) al Gobierno tienen que continuar con ideas, proyectos y debates más allá de lo que hayan pactado -quizá con dificultades- como programa de gobierno. Una cosa es el Gobierno -serio y cumplidor, pero limitado- y otra la vida y el debate políticos. Esto, sin embargo, en Catalunya no lo defiende prácticamente nadie. Aquí se idealiza la unidad estéril que viene del silencio, la obediencia y la sumisión. Como experiencia democrática, es muy pobre. Parece, pero, que muchos votantes lo quieren. El bipartito -que no se presenta como tal- se lo ha prometido.