29 mar 2020

Ir a contenido

El turno

La cátedra Ferrater Mora

J.M. Terricabras

Las universidades pasan por momentos difíciles, no solo económicos, sino de readaptación a nuevas necesidades de docencia y a nuevas exigencias de investigación. Desgraciadamente, las críticas y las quejas universitarias, por justificadas que estén, a menudo tienen más audiencia que los éxitos y el trabajo bien hecho, callado y constante.

Por eso es bueno dar a conocer algunas experiencias universitarias exitosas. La cátedra Ferrater Mora de la Universitat de Girona es una de ellas. Los que conocen su funcionamiento tal vez dirán que es feo que lo diga precisamente yo, que soy parte interesada. Confío, no obstante, en que también piensen que, pese a todo, tengo razón. Hace ya más de 20 años que se creó esta Cátedra de Pensamiento Contemporáneo, cuando la Universitat de Girona aún tardaría más de dos años en ser creada por el Parlament de Catalunya. El filósofo Josep Ferrater Mora se implicó en ella a fondo. El planteamiento le gustó mucho y lo decía siempre. Cuando murió, pronto hará también 20 años, legó a la cátedra su enorme y valiosísima biblioteca, además de documentos y correspondencia. Estos materiales fueron debidamente catalogados y digitalizados. Desde hace tiempo pueden ser consultados por muchos estudiosos de la obra de Ferrater de cualquier parte del mundo.

En estos más de 20 años han pasado por la cátedra de Girona algunos de los pensadores mundiales más prestigiosos, tanto en ciencias como en humanidades o en arte. Los nombres de Quine, Chomsky, Prigogine, Rorty, Touraine, Stiglitz, Vattimo o Fontana son suficientes para darse cuenta de la variedad y del nivel de los profesores invitados. Y son otras muchas las actividades que se han hecho y promovido.

El próximo sábado, día 13, se inaugura en la Fontana d'Or de Girona una exposición sobre estos 20 años de la cátedra. ¿No es natural que estemos muy orgullosos y lo queramos explicar?