Ir a contenido

Dos miradas

Hoy, huelga

Emma Riverola

Un grito.
Quizá inútil.
Inoportuno.
Ronco.
Perdido.
Iluso.
Pero un grito.
Quizá para uno mismo.
Para no entregarse.
Por la historia.
Por coherencia.
Por respeto.
Por orgullo.
Por el presente.
Por los que vendrán.
Un grito.
Para no seguir quietos.
Callados.
Perdidos.
Parados.
Indiferentes.
Chantajeados.
Para no regalar la partida.
Ni entregar las fichas.
Ni aceptar cartas marcadas.
Ni quedar en tablas.
Ni que gane siempre la banca.
Un grito.
Quizá a destiempo.
Tarde.
Tibio.
Confuso.
Baldío.
Pero voz al fin.
Para frenar la retirada.
Y los mapas teñidos de azul.
Y la demagogia fácil.
Y las voces cavernosas.
Y la desvergüenza.
Un grito.
Pero que sea alto
y llegue a los que se ocultan.

0 Comentarios
cargando