Ir a contenido

El epílogo

No estamos tan mal

Enric Hernàndez

Lo confieso: por lo general, para la prensa solo las malas noticias son noticia. Recojo hoy el guante que me lanza el presidente de la Cambra de Comerç, Miquel Valls, y asumo que los medios de comunicación somos parcialmente responsables de alimentar un clima de pesimismo que no ayuda al país a salir adelante. Parcialmente, porque tampoco se trata de exculpar a los banqueros que repartieron préstamos como churros; ni a las administraciones, que jalearon el boom inmobiliario; ni a los partidos, patrones y sindicatos, incapaces de alcanzar los acuerdos precisos para acelerar el fin de la crisis. Esperamos con impaciencia que todos ellos entonen el mea culpa.

Entretanto, respondo al reto de Valls y le concedo que, en frase ya celebérrima de Joan Laporta, «no estamos tan mal». Sin ir más lejos, la apertura en el Hospital de Vall d'Hebron del mayor centro de terapia del cáncer de mama confirma la pujanza de la sanidad catalana, que no solo exporta cerebros, sino que empieza a repatriarlos.

Es el caso del prestigioso oncólogo Josep Baselga, que dirigirá en paralelo la nueva Unidad de Investigación en Terapia Molecular del Cáncer de Vall d'Hebron y el equipo de investigación del Hospital de Harvard, en Boston. Iniciativas como las de Baselga o el doctor Joan Massagué, director adjunto del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona, sitúan a Catalunya en el mapa mundial de la investigación. Aún queda un largo trecho, pero la apuesta por sectores estratégicos más ligados al conocimiento que a la especulación nos acerca más a un nuevo modelo productivo que los discursos hueros de ciertos gobernantes.

Moraleja: la cooperación

La unidad a cargo del doctor Baselga, que podrá atender cada año a 400 pacientes y dispensarles un tratamiento más personalizado y eficaz, nace gracias a la colaboración entre la iniciativa pública y el sector privado, en este caso La Caixa. Una alianza que, sin ser pionera, sí nos indica que será merced a la cooperación, y no a las disputas partidistas o al clásico sálvese quien pueda, como podremos sacar este país adelante.

0 Comentarios
cargando