Ir a contenido

El Epílogo

¿Despolitizar las cajas?

Enric Hernàndez

En octubre del 2008, al borde del abismo financiero, el presidente dio la voz de alarma: la «fusión y reestructuración» de las cajas se debía acelerar para evitar descalabros. Nueve meses tardó el Gobierno en articular los instrumentos y fondos necesarios para facilitar tal concentración, y otros tantos le costó obtener el plácet de Bruselas.

Cayeron por el camino dos cajas, Castilla-La Mancha y Cajasur, y tuvo el Banco de España que redoblar la presión para que al fin, 20 meses después del solemne anuncio de Zapatero, ahora culmine la primera fase de la reordenación del sector. Aún está por ver si en verdad acordó con Rajoy acometer una reforma legal que, según quedó dicho, privatizará parcialmente y despolitizará plenamente las cajas de ahorros.

¿Despolitizar? Diríase que, si esa es la meta de Gobierno y oposición, debiera guiar sus pasos desde el punto de partida. Buena muestra de ello es la ejemplar unión anunciada ayer entre Caja Madrid y Bancaja, cuya resultante tendrá como presidente al popular Rodrigo Rato y como número dos a José Luis Olivas, quien por encargo de Eduardo Zaplana presidió la Generalitat valenciana durante casi un año para luego ceder el testigo a Francisco Camps.

Todo parece indicar que cuando Zapatero y Rajoy pactaron impulsar la despolitización de las cajas pensaban más bien en liberarlas de los yugos territoriales que tanto las oprimían –autonomías, diputaciones, etcétera– para consagrarlas en el altar de los dos grandes partidos. Frente al ajado nacionalismo, el modernísimo patriotismo de partido. Y a resultas de este cambio de cromos (y merced a los 4.000 millones de euros que el Estado prestará para financiar la operación), Rato se convierte en el hombre más poderoso del PP.

El futuro del PP

Porque, pese al lastre de una morosidad muy superior a la de La Caixa

–a la que la nueva entidad solo supera en activos–, como presidente del puente financiero Madrid-Valencia, los dos grandes feudos populares, Rato guardará en su caja fuerte la llave del futuro del PP. Al tiempo.

0 Comentarios
cargando