14 jul 2020

Ir a contenido

Siete x siete

«Las señales salvan vidas»

JULI Capella

Recuerdo el impacto que me causó esta aseveración del grafista madrileño Alberto Corazón: «El diseño del cartel de una autopista puede salvar vidas». Lo estaba entrevistando a principios de los años 80 para conocer algo más sobe una profesión incipiente que yo creía dedicada a las formas y vinculada al arte. Y me salió con un tiro frontal directo a la más estricta funcionalidad: salvar una vida. ¡Jo! Obviamente, me pareció una afirmación exagerada, pero al hojear la estadística de accidentes creo que era razonable adjudicarle a la pésima señalización del momento un considerable tanto por ciento. Puestos en un escenario menos trágico, lo indiscutible es que una buena señalización evita accidentes, y además nos hace el trayecto más placentero. Hoy añadiríamos otro elemento importante: una señalización eficaz nos ahorra estar dando tumbos, y por tanto mucha gasolina, con la consiguiente disminución de emisiones de CO2. Y si encima nos ponemos yuppies, también nos proporciona un ahorro de tiempo considerable, lo que no es moco de pavo.

Si son tan obvias las ventajas de una buena señalización, ¿por qué es tan desastrosa? Buena pregunta, sin respuesta fácil. Se discute ahora la señalización horizontal (en el suelo) de Barcelona, que no es más que parte de un complejo sistema de señales, donde mandan demasiados. Existen diversas normativas oficiales, de diverso rango, internacional, estatal, autonómico, municipal, de barrio… y aquí radica el cacao. Con la mayor buena fe, se han ido acumulando códigos a veces contradictorios, que además se han ido quedando obsoletos, superados por la realidad y los avances tecnológicos. Es urgente un rediseño integral de todo el sistema, donde la premisa básica sea la simplificación y la claridad.

Así como existe el libro de la

U urbana elaborado por el FAD y el ayuntamiento, que propone un buen modelo de diseño urbano para la ciudad, ahora le toca el turno a un estudio a fondo sobre la señalización, que debería tener ámbito catalán. Ahora estoy convencidísimo de que salvará vidas. De eso va también el buen diseño.