La entrevista con Sito Pons, Bicampeón del mundo de 250cc

Sito Pons: "Pienso ayudar a mi hijo Axel a ser campeón"

Se lee en minutos

--Para que se haga cargo del tipo de entrevista: fractura de ambas tibias y peronés, de la pelvis, rotura de un ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, contusión pulmonar, laceración hepática y hemorragia interna. ¿No le duele el alma después de que su hijo Axel, de 17 años, sufriese estas lesiones?

--Si de lo que se trata es de crearme mala conciencia, le diré que el peor rato de mi vida lo pasé cuando iba a su encuentro por la vía de servicio del circuito de Jerez. Vi la caída, de auténtica mala suerte, pues le atropellaron cuando él se levantó sin rasguños para volver a coger la moto. Fui a su encuentro y, cuando llegué a la curva, le estaban metiendo ya en la ambulancia. Le oí gritar des- esperadamente "¡las piernas, papá, las piernas!". Aquel grito me calmó. Pensé: "Está bien, se ha salvado".

--¿No se ha planteado pedirle a su hijo que desista de correr?

--No pretendo que me comprenda, ni siquiera que me entienda. Solo los padres que viven una situación parecida a la mía están capacitados para comprenderme. Durante ocho años, ¡durante ocho duros años!, he intentado convencer a mi hijo de que no corriese. Es más, a los 12 años lo envié a estudiar a Inglaterra. ¿Sabe por qué? Porque allí no corren en moto; si acaso, en karts.

--¿Le sirvió de algo la estrategia?

--Cuando, cumplidos los 14, regresó a Barcelona, me dijo: "Papá, eso de los karts es una bobada. Mi pasión es la moto, lo siento". Axel es, de su generación, el muchacho que más tarde ha empezado a correr en moto. Y todo por culpa de su padre, que no le dejó. Pero ahora que ha sido él quien ha decidido, pienso ayudarle a que, si puede, si vale, que yo creo que sí, sea campeón.

--Y Laura, su esposa, ¿qué piensa de que su hijo corra en moto?

--Sufre mucho y quisiera que le convenciéramos de que desistiese. Pero Laura, como yo, sabe que Axel ha elegido este camino, y, si se recupera de esta caída, seguiremos a su lado, apoyándole. Él ha de saber que siempre nos tendrá a su lado. Siempre.

--Y la abuela... ¿qué dice la abuela?

--Sufrió mucho conmigo como madre y ahora sufre como abuela. Es tremenda, y el otro día le pidió a Axel que lo dejase. Yo me enfadé mucho porque habíamos pactado que no le diría nada, que le dejaríamos recuperarse y, luego, pasados unos meses, le plantearíamos el tema. Pero ella, nada más verle en la UVI, se lanzó a convencerle.

--¿Cómo reaccionó Axel?

--Axel sabe que todos sufrimos, pero él quiere ser piloto e, insisto, a mí me tendrá siempre a su lado. Para ser piloto hay que querer serlo con toda el alma, y Axel le pone más pasión que nadie. Es muy valiente.

--Me han dicho que quien peor lo pasó fue su segundo hijo, Edgar, que tiene ahora 13 años.

--Edgar empieza a sentir también ese cosquilleo. El martes, cuando vio a su hermano en la UVI de la Dexeus, se puso a llorar. Al salir, aproveché la ocasión para recordarle lo que siempre le digo: que este deporte es muy duro y que mejor se lo quita de la cabeza. Me miró y descubrí en él la misma mirada que tenía Axel a su edad. Espero convencerle. Al menos Lucas, el pequeño, de 7 años, no se separa de la Nintendo. De momento.

--Para ser campeón, ¿hace falta semejante martirio, tanto sufrimiento?

--Hace falta ser mentalmente fuerte, de acero. La progresión de Axel ha sido bestial. En dos años se ha puesto a la altura de los demás, habiendo comenzado más tarde que nadie. De ahí que lo primero que le dije, tras el accidente, es que todos los campeones han pasado por esto antes de ganar un título. Le expliqué que Doohan se partió la pierna por tres sitios antes de ganar sus cinco títulos. Yo mismo me rompí el fémur en Austria antes de ganar mis dos coronas. Pedrosa se rompió los dos tobillos antes detricampeonar.

--Lo que no te mata te hace crecer.

--Le dije que este percance le hará más fuerte, saldrá reforzado mentalmente y, por supuesto, más maduro.

--¿Tiene su hijo Axel las condiciones de un piloto campeón?

--Aún es pronto para decirlo, pero tiene coraje, alma, pasión, ganas, ilusión y aprende muy rápido. Yo intuyo que tiene muchas de las cosas que se necesitan para ganar, sí.

--Dígame cinco o seis de ellas.

--Tiene carácter. Es frío y calculador. E inteligente. Los campeones no son rápidos a una vuelta. O en un circuito. En seco o en mojado. Los campeones son rápidos siempre. Han de saber aglutinar un equipo a su alrededor. Han de ofrecer buena información para que sus técnicos mejoren la moto. Han de ser analíticos, valientes pero no en exceso. Los campeones superan sus defectos y aprenden de las situaciones extremas.

Noticias relacionadas

--¿Qué le dijo Axel a su madre?

--Le preguntó si había llamado al colegio para pedirle a la directora un nuevo aplazamiento de dos exámenes. Sabe que, sin buenas notas, no hay ni moto ni carreras.