Cartas de los lectores (I)

6
Se lee en minutos

Cuando la aventura se convierte en pesadilla

La cruel tragedia de los turistas asesinados en Yemen ha dejado tras de sí mucho dolor, estupor y alguna polémica. Una lectora denuncia que el Ministerio de Asuntos Exteriores señale a algunos países como "peligrosos" y ninguno de ellos es occidental. Para el pobre brasileño asesinado en Londres hace un par de años por incompetentes agentes de Scotland Yard, desde luego el Reino Unido ha sido mortalmente peligroso. Pero el sentido común nos permite identificar algunos países donde las probabilidades de tener problemas (no solo muerte, también secuestro, vejaciones, encarcelamientos..) son enormemente superiores. Desafío a cualquier persona a afirmar que se siente igual de seguro visitando Noruega que Yemen. En ciertos países hay que ir solamente por fuerza mayor. Pues, respetando rigurosamente el dolor de los familiares, me cuesta no pensar que quien quiere jugar a Indiana Jones debería saber que el juego puede transformarse en una pesadilla. O en un ataúd.

Exigiría por ley que las agencias que organizan vacaciones de aventura hagan firmar a sus clientes una declaración en la que asumen los riesgos y eximen de cualquier responsabilidad o intervención a las instituciones en caso de problemas en el país de destino. Asimismo, encuentro que para el contribuyente sea incomprensible la serie de gastos --desplazamiento del ministro de Industria, aviones fletados para los cadáveres y para acercar los parientes a la herida, envió de policía que poco puede hacer-- cuando todo ha acabado. Cuando Couso, que no estaba en Irak para divertirse, sino que arriesgaba su vida trabajando para nosotros, fue asesinado, los dirigentes de entonces se incomodaron mucho menos.

G. Cervi

Barcelona

LÍMITE DE VELOCIDAD DE 80 KM/H

Otras medidas

Rubén Ondoño Molina

Barcelona

No estoy de acuerdo con la puesta en marcha de la medida que restringe la velocidad de circulación de los vehículos en los municipios próximos a Barcelona por los siguientes motivos: 1) En un coche normal, como el mío, diésel con 90 caballos, no puedo poner la quinta mientras no supere los 90 km/h. Eso implica que, si no puedo pasar de los los 80 km/h, se me obliga a ir en cuarta con el motor más revolucionado, o, al menos, igual, que si fuera en quinta a 120 km/h. 2) Un coche consume más cuando está en un atasco. Propongo: 1) Reducir peajes o, como mínimo, obligar a las concesionarias de los peajes a abrir las barreras cuando estas generan un atasco. 2) Fomentar la alta ocupación de los vehículos. He viajado bastante por Catalunya y no recuerdo haber visto (aunque creo que debe de haber) ningún carril VAO. 3) Seguir aumentando la frecuencia, eficacia y las rutas del servicio público. 4) Ajustar correctamente los semáforos de las poblaciones según el tráfico que tenga cada calle a cada hora del día y de la noche para no tener que pararnos en cuatro cruces en una misma calle. 5) Si se quiere mantener la obligación de reducir la velocidad, que se haga, pero fijándola en 90 km/h.

Pueblos sin tren

Gerard Fernández

Palau-solità i Plegamans

Deberían dejarse de decisiones como la de reducir la velocidad para disminuir la contaminación o la de poner más radares para ser más cívicos conduciendo y comenzar por mejorar los transportes públicos, sobre todo las vías ferroviarias de la zona metropolitana más lejana de Barcelona. En mi pueblo (y mi ejemplo no será el único), que está a 20 kilómetros de Barcelona, nos tenemos que conformar con un bus dirección a la Meridiana, y eso que hace siete años nos prometieron el tren. Mientras, la alcaldesa presume de ello como si fuera una proeza. También para ir a Mollet del Vallès, Granollers o Sabadell, que están más cerca, lo tenemos bien difícil (sobre todo adolescentes, ancianos o fieles al transporte público): no existen trayectos y tenemos que hacer un largo periplo. Visto esto, que el Gobierno no se alarme cuando vea que solo un 14% de la gente usa transporte público habitualmente. Esta situación es tercermundista y con razón se mofarán de nosotros en países como Francia y Alemania.

Más contaminante

Pere Ollé Erra

Gelida

Hay noticias que cuando las ves no puedes evitar reírte. El límite de velocidad será de 80 km/h en la primera corona de Barcelona a partir de otoño. Si supieran lo que nos cuesta ir a más de 80 km/h a partir de Molins de Rei a quienes, mañana y tarde, vamos de arriba para abajo cada día... Además, ¿no es más contaminante un montón de coches y camiones cada mañana, arrancando y parando continuamente, que los vehículos que circulan normalmente a 100 km/h una vez superadas las colas? Debe de haber un montón de estudios técnicos que lo avalan, pero a un neófito como yo le viene de nuevo y por eso me parto de risa.

Pocos usuarios

Joan Masdeu

Tiana

Leo que en Catalunya solo el 4,9% de los desplazamientos se realizan en transporte público. Primero me he sorprendido, ya que lo considero muy poco, pero en seguida he pensado que menos mal, porque si fuera el 6% nos daríamos de patadas para poder entrar. Y dándole un poco más de vueltas al asunto me he preguntado: ¿te sorprende eso en un país en el que el último tren de Renfe de Mataró (120.000 habitantes) a Barcelona (1,6 millones de habitantes) sale a las 22.00 horas, y en dirección contraria lo hace a las 00.00 horas, y que a las horas punta a duras penas se puede entrar? Y de la eficiencia del servicio prefiero no hablar, ya que ya lo hacen demasiado las noticias. Eso sí, la solución a la contaminación es limitar la velocidad de los coches a 80 km/h.

CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

Cuestión de ruido

Francisco-Miguel Ramírez

Barcelona

Le preguntaré a Jordi Hereu: ¿por qué si tengo la música demasiado alta viene la policía a mi casa, pero si yo la llamo porque mi familia y yo no podemos dormir a causa del ruido de la maquinaria pesada que utiliza toda la noche la empresa Adif a 100 metros, ni se persona? ¿Por qué la empresa Sapic tiene permiso para construir 11 plantas allí donde cualquier otro solo podría levantar cinco? ¿Por qué la Administración tolera elmoobingque se hace a los industriales de Can Batlló para que se tengan que ir sin cobrar un duro, pero al Hotel Abba se les cede gran parte de un parque público para edificar y duplicar su capacidad a cambio de un local para construir una guardería que ya debería de haber sufragado el ayuntamiento? Quiero una Barcelona en la que las normas sean las mismas para todo el mundo. Y no creo que sea el único.

OBREROS DE LA CONSTRUCCIÓN

Un reconocimiento

Joan Borda Boreu

Noticias relacionadas

Bellcaire d'Urgell

Mi reconocimiento de poeta al trabajo de aquellos que han levantado todas las paredes y edificios que siguen en pie, en el duro día a día de los obreros de la construcción. Y, de regalo, este pensamiento: "Nunca digas que ya no hay nada bello en el mundo. Siempre habrá algo que te maraville en un árbol, el temblor de una hoja". (Albert Schweitzer).