"Sao Paulo soporta todas las maldades"

ABEL GILBERT / SAO PAULO

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Enough!suficiente", dice Patricia Melo cuando habla de Sao Paulo. La megalópolis, escenario de la mayoría de sus novelas, se ha convertido en un lugar imposible. EntreMatador(publicada en 1995 y lanzada al mercado español por Ediciones B) yMundo perdido(2006), la espiral de violencia ha crecido aquí de manera exponencial. Y ella, una de las más extraordinarias plumas de Brasil, ampliamente reconocida en Europa y Estados Unidos, no dudó en trazarse un plan de fuga. "Me quedaré lo necesario, por cuestiones de trabajo y afecto", promete Melo, a quien la revistaTimeconsideró uno de los 50 líderes latinoamericanos del siglo XXI. Claro que, como buena paulista, sabe que no existe una huida total. La ciudad que la espanta e intimida también la seduce.

--Hábleme primero de Balsa negra

--Fue un desafío. Mis libros suelen tratar de los miserables habitantes de la periferia, pero decidí escribir sobre los celos y la autodestrucción. Soy una apasionada de la figura de Otelo. El gran personaje de Shakespeare me incitó a comprender esa psicología. Los celos son un gatillo de la autodestrucción, las personas sufren mucho y se desconectan de la realidad, les deja de interesar porque crean su propio mundo.

--Lo curioso es que el personaje de Balsa negra

--Cuando acabé de escribir la novela vivía en Río de Janeiro. Y entonces mi editor tuvo la idea pedirle a un director de orquesta una "opinión autorizada" sobre el universo que describía. Se la llevó a John y así nos conocimos. No solo leyó el original y le entusiasmó, sino que ambos nos separamos y formamos pareja.

--¿Y cómo es eso de vivir con un director de orquesta?

--Yo era completamente ignorante en lo que se refiere a la música clásica hasta escribirBalsa negra. Hoy soy menos ignorante y la música es parte de mi vida.

--Matador es de mediados de los 90. E Infierno,

--Es cierto. EnInfiernohay grupos de jóvenes marginales muy bien armados y estructurados. Pero en el momento de escribirla no existía lo que hoy se conoce como "crimen organizado". Seis años más tarde, Río de Janeiro es una ciudad que puede ser sitiada por el narcotráfico, y en Sao Paulo, otra organización criminal, el PCC, lanzó a lo largo del 2006 centenares de ataques.

--¿El narcotráfico terminará con el aura de Río de Janeiro?

--Esa ciudad tiene una belleza que soporta todas las maldades. Aunque los bandidos tengan la mejor vista y la mejor posición de tiro.

--¿Se puede decir que en Brasil no existe la literatura de ciencia ficción porque, ante tanta violencia, "el futuro ya llegó" y es imposible visualizarlo?

--No creo. La ciencia ficción exige una sociedad que piensa tecnológicamente, y Brasil no es un laboratorio de proyectos de esa índole. Cuando uno produce tecnología también produce lenguaje. En Brasil, a pesar de todo, todavía existe la idea de un futuro esperanzador. Una sociedad más justa. Será tal vez por el hecho de que somos una sociedad nueva y sin pasado.

--¿Qué significa escribir en Sao Paulo?

--Uff... Esta es una ciudad impresionante. Muy rica. Muy culta. Y, además, muy fea y violenta. Todo es gigante. Gente de más. Dinero de más. Polución de más. Talento de más. Muertes de más. Desmesura y paradoja.

--¿Sao Paulo produce a la vez amor y odio?

--No, amor y miedo. Espanta y atrae, en todos los sentidos. Mi hija tiene 16 años y estudia danza a dos cuadras de mi casa, en Higenópolis, que es uno de los mejores barrios. Pero no consigo dejarla volver sola. La ciudad es un personaje literario fascinante, pero, ahora, pienso en dejarla, en trasladarme a mi casa de campo.

--Pero mientras tanto uno se acostumbra a todo...

--La gente vive en estado de alerta. Esto no debe de ser muy diferente a un país que vive en guerra y que ve afectada su rutina. Tener amigos secuestrados o asaltados es parte de nuestra vida. No es casual que la clase media y alta blinde sus automóviles. Eso era inimaginable años atrás.

--¿Ha elegido Londres como escenario de su próxima novela porque la trama urbana paulista se ha vuelto incomprensible?

--Bueno, esta realidad es más imaginativa que la ficción. Muchos de mis libros nacieron leyendo los diarios. Ya apunté un nuevo caso interesante: el de un asesino en serie de animales de zoológico. De ahí la paradoja de la que le había hablado. Esta realidad no solo te eriza la piel, también me inspira.