Ir a contenido

Y Marx murió marxista...

JOSEP PERNAU

Los fundadores de una línea de pensamiento mueren con la ideología puesta. Karl Marx murió marxista, Jesucristo murió cristiano y Lech Walesa no ha muerto, pero se ha ido de Solidaridad, el sindicato polaco que creó y que desafió al comunismo durante diez años.

Convivió con el autoritarismo rojo durante décadas y, en cambio, ha resistido solo unos meses el pacto del sindicato que fundó con la formación cavernaria de los gemelos Kacynski, Jaroslaw y Lech, que desempeñan en Polonia los cargos de presidente de la República y primer ministro. Walesa fue anticomunista, pero no guarda rencor a los camaradas de la hoz y el martillo que ya no tienen privilegios. Los gemelos son vengativos con los que colaboraron con el PC. Walesa es católico, apostólico y romano. Los hermanos gobernantes son ultras y antieuropeos. Solidaridad les apoya y su fundador los ha plantado, aplicando la doctrina de mejor solo que mal acompañado.

A Walesa le concedieron el Nobel de la Paz en 1983. Si existe un galardón a la paciencia, lo tiene merecido. Soportó heroicamente a los dos hermanos hasta que no pudo más. Primero dejó de pagar la cuota y ahora se ha borrado. Es tan significativo el gesto, que solo lo superaría que dimitiera de polaco, lo cual nunca hará. No oculta su vergüenza de los gemelos y de los actuales dirigentes de Solidaridad, que marchan unidos en plan avasallador, para someter a una purga ideológica a todos los funcionarios que colaboraron con los comunistas. Les encanta, por lo visto, ejercer de depuradores. En otra época se habrían presentado voluntarios para ser inquisidores.

Con los años, Walesa perdió mucho de su carisma. Con su gesto de irse, lo ha recuperado.

Temas: Karl Marx

0 Comentarios
cargando