Vamos a la playa, oh oh oh oh oh

Los 10 mejores chiringuitos de playa a golpe de tren de Barcelona

Vida sencilla, arena, sol y platos marineros a pie de arena. Aquí va nuestro 'top 10' de chiringuitos de cercanías. Si el mundo arde, que nos pille en bañador con un cóctel

Vai Moana: chiringuito tropical con aires de la Polinesia en Bogatell.

Vai Moana: chiringuito tropical con aires de la Polinesia en Bogatell. / Instagram

Llevas tantos días con esa sonrisa forzada del emoti que se derrite, que no ves el momento de gastarte la paga de verano en un chiringuito. Tanto da que sea caro o que haya que desplazarse. Si el mundo arde, que nos pille en bañador, frente al mar y agarradas a un cóctel. Aquí va nuestro tour de chill por 10 chiringuitos de cercanías, gustera mediterránea a golpe de tren por Barcelona y alrededores. Sécate rápido y ponte la pamela, que me muero por una birra. 

1. Hawái Bogatell 

Sueños de viaje

Desde una playa tan cercana como la del Bogatell puedes viajar a la Polinesia. Inspirado en la Isla de Pascua, Vai Moana es un chiringuito tropical de aires cool, que invita a la ensoñación y a cambiar de escenario sin moverse. La cubierta de choza de la caseta, sus hamacas VIP y la cadencia chill de la música ambiental bajan las pulsaciones al instante. Te tomas la primera con tiempo, y después te dedicas a curiosear la carta, combinación de recetas mediterráneas con platos típicos de la Polinesia. Para cuando llegan a la mesa sus tostadas healthy de esta temporada, los pokes hawaianos y esos bols de ensalada de quinoa y kale, tú estás ya en la quinta dimensión de la gustera. Paraíso mental, placeres terrenales. Bogatell, av. Litoral (Barcelona). panteabeach.com/vai-moana


2. Toldos al sol 

Mar, techno y chill

Mokaï Beach, en la Nova Icària.

/ Instagram

Justo al inicio de la playa de la Nova Icària, el chiringuito Mokaï Beach procura un ambiente relajado frente a la zona de deportes. En esta terraza de aires coloniales puedes espatarrarte a gusto cóctel en mano, asistiendo a los sudores y cabriolas de un partido de voley playa. Este chiringuito libre de plástico abre todos los días de la semana desde las 8 h. hasta las 2 h. Hay tortas para pillar sitio en su primera línea de mesas, ubicadas en la arena frente a las hamacas; pero lo cierto es que se está de fábula en su área cubierta, con suelo, techo y mesas de madera, más esas tenues luces anaranjadas que tan bien combinan con la puesta de sol. De fondo suena techno engoriladete, a tu alrededor orbitan los cócteles y zumos naturales que se sirven en su barra central, más platos de langostinos, nachos y esa Mokaï Burger gordota; y tú hace rato que has olvidado el camino de vuelta a casa. Nova Icària, av. Litoral, Barcelona. be-rayangroup.com/mokai


3. Glamur salado 

Barceloneta top

Sal Mar y su cocina marinera con vistas a la Barceloneta.

/ Instagram

Con la paella, no te la juegues. Si te gusta estar junto a la arena, pero necesitas un poco de distinción y platos de confianza, nada como reservar en Sal Mar. Es la última incorporación a la tradicional saga de Ca La Nuri, que este año cumple 60 años. Esta nueva propuesta de cocina marinera atrae de primeras por su ubicación privilegiada. Esos toldos en la arena invitan a animarse con alguna tapa antes de emplatarse. Tienen un menú de mediodía a precio razonable, más una diáspora de platos de pescado y arroz de escándalo, desde el clásico arroz del señorito hasta uno de verduras y shitakes, pasando por invenciones como el arroz con pato confitado. Volver del chapuzón y encontrarse en la mesa esos calamares o una fideuá de gambas al ajillo no tiene precio. Paseo Marítim de la Barceloneta, Barcelona. restaurantsalmar.com


4. Mar abierto 

Lounge LGTB

Así visten los cubiertos de Be Gay, en la Mar Bella.  

/ Instagram

Be Gay se abre orgulloso al paseo Marítim con una oferta sana y desacomplejada, que responde perfectamente al ideal hedonista de un día de chiringuito. Estás en la playa nudista de la Mar Bella: aquí no hay mala mirada ni cerrazón mental que valga. Al contrario: bien de desparpajo, cachondeo, y a tope de chuparse los dedos en la zona de mesas o ponerse diva-lounge en los chaise longues del chill-out. Tanto da que pidas un daiquiri o un Bloody Mary, lo importante en este pequeño paraíso multicolor es que todo el mundo se sienta a gusto y goce con la música, unas cañas, o sus ensaladas y bocadillos. La playa es de todas. Paseo Marítim de La Mar Bella, Barcelona. chiringuitobegay.com


5. Idilio estival 

Cantos del mar

La Donzella: multiespacio marinero a pie de la playa de Badalona.

/ Instagram

Hay lugares que son en sí mismos un amor de verano. La Donzella de la Costa enamora como la más despampanante sirena del Mediterráneo. Este sensacional multiespacio a pie de la playa de Badalona atraviesa generaciones de sabiduría costera. Desde que abriera en 1929, el restaurante familiar no ha dejado de crecer, hasta albergar un comedor interior, el chiringuito, más un club de playa, la terraza chill out y, por supuesto, esas encantadoras casetas marineras. Sus variedades de arroz y pescado nos hechizan como viejos cánticos del mar, y su repertorio de tapas y vinos seducirían al más curtido marinero. Paseo Marítim de Badalona. www.donzella.cat


6. La ola perfecta 

Prodigios costeros

Takuara, en Badalona.

/ Instagram

Un lustro lleva sorprendiéndonos ya este innovador local ubicado al lado del Pont del Petroli, en el paseo Marítimo de Badalona. En Takuara se respira buen ambiente entre el personal y en las mesas, más un toque moderno que le da chispa a todo. Además, se presta especial atención a vegetarianos y veganos, habituales olvidados a pie de playa. El tapeo demuestra mimo, con unas olivas aliñadas ideales para acompañar las euforias del vermut, y esas bravas con salsa espectacular. También triunfan sus arroces, las burgers y platos como el paté de tomate, el gofre salado y su mazorca a la brasa. Te relames hasta el atardecer bajo esa cubierta de redes y nudos movidos por la brisa. Pont del Petroli, Badalona. Instagram: @chiringuito_takuara


7. Vistas infinitas 

Casetas y baños

Arroz caldoso de L’Estupendu, en Badalona.

/ Instagram

El encanto marinero de este chiringuito emplazado en el paseo de la playa de Badalona es irresistible. El flechazo sobreviene desde el momento que cruzamos la puertecita de tablones de L’Estupendu, y eso es un buen rato antes de saborear con gesto orgásmico sus manjares. A la mesa, entre sorbos, la mirada se pierde entre las corrientes del litoral y las distantes siluetas de sombrillas y bañistas. También la imaginación divaga, conmovida con la historia del lugar, que recupera el espacio de los banys vells de Badalona, aquellas viejas casetas de baño de los años 60. Su estética retro apela a rasgos básicos, mientras los lujos desbordan por el plato. Hoy vamos con unos calamares a la andaluza con salsa tártara, berenjenas fritas y un arroz caldoso para rematar el día. Que no te lo cuenten. Eduard Maristany, 75. grupovarela.es/l-estupendu


8. Gran pasarela 

Masnou bien

Chiringuito La Rotonda, en El Masnou.

/ Instagram

La continuidad de los chiringuitos del Maresme nos puede hacer navegar a infinidad de puertos disfrutones por la línea de costa. A pocos minutos de Barcelona en tren o en coche, encontramos por ejemplo la gloriosa pasarela entre arena de Chiringuito La Rotonda. Un espacio distendido donde tapear y tomar unos cócteles a toda gustera. Para respetar a los vecinos, aquí no hay djs, así que resulta ideal si lo que necesitas es calma y sonidos naturales. En su golosa terraza se recuestan cuerpos bronceados, y se avistan selfis lujuriosos. Que posen los cachitas, tú date un homenaje con su fabulosa mezcla de tapeo mediterráneo y cócteles internacionales. Aprietas la pajita con los labios, surfeas el escenario de postal con la mirada y el azul del mar se te clava en los ojos. Camil Fabra, 1, El Masnou. chiringuitolarotonda.com


9. Arena caliente 

Noches de playa

Sesión techno en Hola Beach Club Sitges.

/ Martina Tatjer

Aquí el fin de semana nunca acaba. En Hola Beach Club Sitges la fiesta se vuelve infinita cada domingo por la tarde hasta pasadas las diez de la noche. Las sesiones de techno de este chiringuito reubicado en una particular cala del Garraf vuelven los atardeceres playeros en gloriosas explosiones de hedonismo juvenil. Alrededor de la tarima del dj se congrega una entusiasta chavalada que responde a cada hit luciendo palmito y outfit ibicenco. No faltan los abanicos, las gafitas de sol, tops, pantalones cortos, bikinis y chaquetas de croché. Y todo el cachondeo del mundo en ese escenario sobrenatural que conforman el club, las rocas, el mar y la fábrica al fondo. Cae el sol y el mundo se resuelve en beats placenteros. Los cuerpos se juntan igual que la arena se pega a la piel. ¿Saldrán nunca de esta playa los náufragos del ocaso y el ritmo? Cala Vallcarca, Sitges. www.holabeachclub.com


10. Nuevos veranos 

Estreno de postal

Noticias relacionadas

La inauguración de esta semana: Nomada Beach Sitges.

/ Instagram

Chiringuito a la vista. Nomada Beach Sitges es un local popular desde hace tiempo en esta formidable villa del Garraf. Pasa que los nuevos modelos de playa están motivando algunos cambios y desplazamientos. Así que, siendo fiel a su nombre, este chiringuito se traslada a la playa de Aiguadolç, para convertirse en el misterio a descubrir de este verano. Se inaugura este jueves, 21, y la pinta no puede ser más fabulosa: entorno privilegiado, balinesas de alquiler, actividades deportivas y filosofía sostenible enriquecida con refrescos eco-friendly, más su habitual plantilla de camareras jóvenes, cargadas de buenas vibras. Como la mejor canción de Beach Boys. Rebosa el alma y te mecen las olas. Aiguadolç, Sitges. Instagram: @nomadabeach