ecosistema cultural

La librería de Barcelona de donde sales con libros...y bragas nuevas

“Es como el típico altillo lleno de tesoros por descubrir”, cuentan los responsables de La Prole, una ‘matrioshka’ comercial cuyos productos antirracistas y feministas fulminarían a Rocío Monasterio

Sandra Sarmiento, CEO de Ecometas, la tienda de ropa interior que se esconde en la segunda planta de la librería Prole.

Sandra Sarmiento, CEO de Ecometas, la tienda de ropa interior que se esconde en la segunda planta de la librería Prole. / Laura Guerrero

Parece una librería normal. Más allá de la declaración de intenciones que son las banderas feministas y LGTBI de la puerta, todo apunta a que Prole (Comte Borrell, 100) se trata de una más de las decenas de tiendas de libros del barrio de Sant Antoni. Pero no. Aquí, más que en cualquier otro sitio, no puedes juzgar un libro por su cubierta.

Solo hace falta subir las estrechas escaleras de madera que se esconden entre las estanterías para comprobarlo. Hace un momento estabas en una librería y ahora estás en un… ¿sello discográfico? Continúas andando hacia el fondo de este ático, agachándote un poco para no rozarte con estos techos de un metro ochenta, y te encuentras con… ¿una tienda de ropa interior femenina?

“Es como colarse en el altillo de un piso antiguo. Lo típico que, mientras que rebuscas entre sus cajas, encuentras un tesoro que no esperabas que hubiera ahí”, bromea Sandra Sarmiento, CEO de Ecometas, la tienda de ropa interior que se esconde en la segunda planta de esta ‘matrioshka’ comercial. Comparte espacio con Discos Redondos, tienda de vinilos y casetes, especializada en músicas negras, que además tiene el sello discográfico homónimo. Libros, música y ropa interior: “es el búnker perfecto, tienes de todo para no aburrirte en un encierro”, añade Ana Navío, una de las fundadoras de Prole.

Todo empezó en 2019, cuando nació Prole. “Al tratarse de una librería emergente, vimos que el espacio se hacía muy grande, y decidimos alquilar la segunda planta, para darle vida con negocios afines”, cuenta Ana. Solo unos meses después, Sandra, vecina del barrio, se encontró con el cartel de ‘se alquila’ en la puerta: “vi el anuncio, puesto ahí como quien busca compañeros de piso, y me dije que era ideal para mí”. Poco tiempo después, se unió Tony García con Discos Redondos, “y de forma natural creamos este ecosistema cultural, feminista y antirracista”, asegura el trío de compañeros de piso y proyectos laborales. 

Gracias a su diversidad de productos, espacios separados y proyectos comerciales muy diferenciados, la sensación que da pasearse por el local es parecida a la de un centro comercial. Aunque, por supuesto, quitando las marcas de bienes prefabricados, las masificaciones, las cadenas de comida rápida y la típica decoración de extrarradio estadounidense. 

Aun así, a pesar de la diversidad de productos, lo que les une son los intereses comunes. “Aquí vienes a por bragas y acabas saliendo con un disco en la mano”, bromea Sandra. “Somos una librería antirracista, así que es normal que los clientes se interesen también por la música negra de Discos redondos”, añade Ana. También Ecometas y su ropa interior con perspectiva ecofeminista acaban siendo de interés para los clientes de Prole, que gracias a sus libros transfeministas comparten público objetivo. “Ahora mismo, por ejemplo, tenemos un ‘work in progress’ para ofrecer ropa interior para personas trans, ya que algunas clientas de Prole nos lo han pedido”, detalla Sandra.

Por supuesto, aquí también destaca la pedagogía. Especialmente, por parte de Ecometas, que lo considera el nexo de su negocio: “somos un ‘show-room’, solo atiendo por cita previa y suelo estar una hora con mis clientas”, asesorándolas sobre la ropa interior con perspectiva ecofeminista, los materiales sostenibles y cómo se adapta al cuerpo una lencería pensada para resalzar la belleza natural, y no para ensalzar los cánones patriarcales. En Prole también destaca esta vertiente pedagógica, y no solo en los libros, sino en los actos culturales y divulgativos que acogen en el local. 

Noticias relacionadas

Así es el número 100 de Comte Borrell: un tour cultural y de izquierdas en forma de espacio pluridisciplinar, cuya misión divulgativa y productos llenos de diversidad fulminarían al momento a cualquier representante de Vox. Un ‘must see’ en tu ruta de Sant Jordi.