Reflexionando sobre el arte

¿Qué hacer hoy, 15 de enero, en Barcelona?

El Teatre Akadèmia estrena 'Red', del norteamericano John Logan

’Red’ es un tenso duelo interpretativo entre sus dos protagonistas.

’Red’ es un tenso duelo interpretativo entre sus dos protagonistas. / FELIPE MENA

El arte es una experiencia individual subjetiva que puede estar abierta a distintas interpretaciones. Que un artista o su obra tenga éxito o no puede depender de múltiples factores como las modas o tendencias del momento o su capacidad de innovación, entre otras. Pero no hay muchos elementos que determinen su calidad, lo que tampoco garantiza su repercusión. Es por ello que siempre hay y habrá debate a su alrededor. En torno a todo ello pretende reflexionar Red, obra del dramaturgo John Logan (también guionista de películas como Gladiator, El aviador o La invención de Hugo), que puede verse en el Teatre Akademia hasta el 23 de enero.

La acción tiene como protagonista a un personaje real, el pintor Mark Rothko, y se sitúa a finales de los años 50, en la cima de su carrera, cuando recibe el encargo de crear unos murales para el exclusivo restaurante de lujo Four Seasons, instalado en el edificio de oficinas neoyorquino Seagram. En esos días, un joven aprendiz se ofrece para ayudarle en su trabajo y aprender así el oficio de manos de uno de los mejores artistas de la época. La obra se centra en el contraste entre ambos, entre sus encontrados puntos de vista y sus respectivas perspectivas frente al arte.

El pintor Mark Rothko prepara unos murales para un restaurante de lujo.

/ FELIPE MENA

Duelo interpretativo y puesta en escena

El primero es interpretado por Lluís Soler, cuya inconfundible voz contribuye a la profundidad del personaje, mientras que el ayudante es Ferran Vilajosana quien, pese a su juventud, sorprende por sus tablas y su capacidad de aguantar el duelo frente a un monstruo escénico como su compañero, un sparring a su medida. Ambos mantendrán un apasionante duelo interpretativo en el que el aspirante irá creciéndose progresivamente hasta poder hablar abiertamente con su célebre interlocutor.

El joven aprendiz es bastante ingenuo y sumiso al principio.

/ FELIPE MENA

La puesta en escena de la obra, dirigida por Guido Torlonia, es muy imaginativa representando el estudio del artista con mesas y pinturas a ambos lados y el suelo repleto de manchas rojas. Al fondo, que al principio está iluminado del mismo color, se irán proyectando algunas imágenes que ambientarán cada momento preciso de la trama jugando mucho con las sombras. El momento más mágico es cuando ambos fingen pintar en el aire mientras los colores los rodean. La música, que suele utilizarse para cambiar de escena, es casi siempre de Mozart, desde arias de ópera hasta sonatas para piano, pero también, cuando el que manda es el joven, se pasa al jazz de Chet Baker.

Uno de los momentos estelares es cuando los dos artistas pintan en el aire.

/ FELIPE MENA

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Muchos temas para reflexionar

Los diálogos son muy ricos y plantean tal cantidad de referencias e ideas que casi habría que escucharlos a cámara lenta. Se habla tanto del pintor Jackson Pollock como del dios Apolo (al pronunciarse casi igual solo el contexto nos ayuda a saber si discuten sobre uno u otro) o del etílico Dioniso, del conocimiento y la experiencia como base indispensable para la creación, de la dicotomía entre el rojo y el negro, sobre los criterios para juzgar una obra, su precio o la ética en el arte y su función.

El texto de la obra plantea múltiples reflexiones y debates.

/ FELIPE MENA

Muchos conceptos que provocan que la obra sea tan completa y compleja como algo espesa dada la velocidad a la que van surgiendo tantos elementos y el poco tiempo que nos dejan para saltar de uno a otro. Una pieza que requeriría un coloquio posterior para poder asimilar tantos elementos y entablar un debate sobre los mismos. Y destaca, sobre todo, por ese fascinante cara a cara entre los dos actores. Los intérpretes que la estrenaron originalmente fueron, ni más ni menos que Alfred Molina (Ábrete de orejas) y el oscarizado Eddie Redmayne (Los miserables, La teoría del todo). Seguro que ellos también aplaudirían a rabiar el trabajo de sus homólogos catalanes.

De izquierda a derecha: Lluís Soler, Guido Torlonia y Ferran Vilajosana.

/ FELIPE MENA

item

'Red'

¿Dónde? Teatre Akadèmia (Buenos Aires, 47-49).

¿Cuándo? de miércoles a sábado (20 h.) y domingo (18 horas). Hasta el 23 de enero.

Precio: 22 euros.

Más información: Teatre Akadèmia.

 

Noticias relacionadas