Els Pirates rinden tributo a Joan Brossa

¿Qué hacer hoy, 26 de diciembre, en Barcelona?

'La setena porta' utiliza los elementos habituales del poeta

La escena del almuerzo laboral entre tuppers y canciones.

La escena del almuerzo laboral entre tuppers y canciones. / DAVID RUANO

El poeta Joan Brossa fue uno de los grandes maestros del teatro del absurdo y del neosurrealismo y su obra no deja de ser revisada al ser plenamente contemporánea. La compañía Els Pirates, que celebra estos días su vigésimo aniversario, ha pensado en rendirle homenaje con su nueva obra, La setena porta, una sátira laboral inspirada en varios de sus trabajos con la que inaugura el nuevo Centre de les Arts Lliures de la Fundació Joan Brossa, donde se representará hasta el 9 de enero. Laura Aubert (también actriz) se ha encargado de la dramaturgia mientras que Adrià Aubert es el responsable de la dirección. Completan el reparto Cinta Moreno, Manar Taljo (Alhayat o la suma dels dies) y Francesc Marginet.

Francesc Marginet, Cinta Moreno, Laura Aubert (centro) y Manar Taljo (derecha) integran el reparto.

/ DAVID RUANO

La acción transcurre en una oficina de los años 70 presidida por las tres mesas de las secretarias con sus correspondientes máquinas de escribir, sus teléfonos y sus papeleras. A la izquierda hay tres puertas laterales y sus respectivos colgadores mientras que a la derecha se encuentra el despacho del jefe con una luz verde que se enciende cuando la gente puede entrar, junto a dos butacas y una mesita a modo de sala de espera. Al fondo, vemos una gran cortina y el ascensor y, en el centro, un mueble con agua, una jarra y una radio.

El escenario representa una típica oficina del siglo pasado.

/ DAVID RUANO

Joan Brossa en la oficina

Una de las características de Brossa era su amor por el fregolismo, el transformismo y, así, los cuatro intérpretes se desdoblan en un sinfín de personajes hasta el punto que nos gustaría hacer un Pel davant i pel darrera y ver sus evoluciones y rápidos cambios de vestuario y aspecto tras el decorado. Otro de sus elementos habituales era el striptease y también tiene su papel en este montaje, el masculino es divertido pero el femenino no resulta nada lúdico y es, más bien, humillante. También, en determinados momentos, se interrumpe la acción con un cartel como pausa para hacer pequeñas reflexiones o pedir silencio a los espectadores.

En estas obra, el striptease masculino es divertido, a diferencia del femenino.

/ DAVID RUANO

Las primeras en aparecer son tres limpiadoras que se encargan de poner en orden toda la oficina antes de que lleguen los empleados. Un portero adicto a los caramelos se encarga de comprobar poco después que todo está a punto. A continuación llegan las tres secretarias, todas ellas con un look bastante antiguo y una actitud muy sumisa. Están ilusionadas porque hoy es el gran día, esperan recibir un regalo sorpresa por parte de la empresa.

Ese día, las tres secretarias esperan el regalo de la empresa.

/ DAVID RUANO

Personajes y momentos sorprendentes

Mientras tanto van pasando por allí todo tipo de personajes: dos señoronas que divagan sobre la cultura catalana, un religioso vestido de rojo chillón con un enorme sombrero y una escalera plegable que parece salido de una película de Fellini, individuos con americana y corbata o un militar. El mensaje empieza a tomar forma tras la conversación entre una rubia con boina amarilla y un tipo con gafas, a los que se unirá un tercer personaje. Entre ellos discutirán sobre el poder del empresario. Hay quien defiende que es un corrupto pero, por otro lado, se valora que da trabajo a mucha gente.

Uno de los personajes que pasan por la oficina es un religioso vestido de rojo chillón.

/ DAVID RUANO

El montaje tiene momentos inesperados como la descriptiva explicación de los genitales masculinos, los sinónimos de la palabra pene, el almuerzo laboral entre tuppers al ritmo del Livin' Thing de la Electric Light Orchestra, la interpretación de Paris… Paris que popularizó Josephine Baker, una coreografía o una canción tirolesa. El tramo final es el más reivindicativo, donde se muestran los abusos de los poderosos y los empleados deben decidir qué camino piensan seguir.

La obra también contiene algún número musical con coreografía.

/ DAVID RUANO

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Una comedia amarga

Arranca como una comedia para irte congelando progresivamente la sonrisa y derivar en un drama que consigue indignar ante la injusticia. Pese a la ironía inicial, lo que queda es un poso amargo, triste, desesperanzado. Una obra distinta que parece componerse de pequeñas escenas ligeramente hilvanadas y que utiliza múltiples recursos para que no intuyas lo que viene a continuación. Quizás a Brossa no le hubiera sorprendido, él hacía más o menos lo mismo, pero seguro que le hubiera gustado abrir la séptima puerta para descubrir este montaje.  

Al final, los personajes deberán escoger el camino a seguir.

/ DAVID RUANO

item

'La setena porta'

¿Dónde? Centre de les Arts Lliures de la Fundació Brossa (Flasaders, 40).

¿Cuándo? de miércoles a domingo a diferentes horas hasta el 9 de enero.

Precio: de 10,50 a 21 euros.

Más información: Centre de les Arts Lliures.

Noticias relacionadas