Una comedia de enredo interactiva

¿Qué hacer hoy, 19 de noviembre, en Barcelona?

El Aquitània Teatre estrena 'Pecats imperdonables'

Una comedia interactiva repleta de humor y sorpresas.

Una comedia interactiva repleta de humor y sorpresas. / DANIEL ESCALÉ

En los años 80 apareció Elige tu propia aventura, una serie de libros que se hizo muy popular por su original premisa mediante la cual el lector escogía las decisiones que debía seguir el protagonista, lo que modificaba la narrativa según la elección. En estos tiempos ultratecnológicos, este recurso se ha empleado en capítulos como el famoso Bandersnatch, de la serie Black Mirror, en el cual por medio del mando a distancia podíamos determinar cómo continuaba la historia. Ahora es el teatro el que lo utiliza en la comedia Pecats imperdonables,donde el público, con su móvil, es el que va indicando qué deben hacer los actores.

Esta comedia interactiva que se acaba de instalar en el Aquitània Teatre se basa en el original de Benjamin Cohen y ha sido adaptada y dirigida por Edu Pericás con un elenco repleto de estupendos cómicos que se lo pasan pipa. El escenario representa la terraza de una casa del Delta de l’Ebre repleta de macetas con flores, sillas y mesas de plástico y presidida por el gran retrato de una pareja al fondo. A la izquierda, un columpio balancín y, a la derecha, una mesa con aperitivos y botellas y todo ello con unas bombillas enlazadas en lo alto. Pero lo más importante es una pantalla situada en lo alto en un lateral donde aparecerán las preguntas que debemos contestar.

El escenario representa una terraza de una casa del Delta de l'Ebre.

/ DANIEL ESCALÉ

Siete personajes pecadores

Una voz en off diserta sobre los pecados capitales y es que cada uno de los siete personajes guarda relación con alguno de ellos. Nos advierten que tengamos el móvil encendido para poder participar pero, por favor, en modo silencio y sin dedicarse a contestar whatsapps. No hay manera, siempre alguien está despistado y alguno suena durante la función... Y, para comprobar que lo hemos entendido, antes del inicio se nos plantea la primera cuestión: si deben iniciar la representación o pasar directamente a los aplausos finales. Advertimos que, si queremos divertirnos, es mejor elegir siempre la respuesta más disparatada (¿Qué pasaría si votáramos la segunda opción?)

Pantalla que aparece para que votemos las diferentes preguntas.

/ PECATS.CAT

En primer lugar conocemos a la gruñona criada de la casa, Marita (Eva Barceló), que hace de todo menos trabajar (es la pereza). Sus réplicas son siempre irónicas y repletas de sarcasmo. Está empleada desde hace mucho tiempo y ha cuidado al patriarca, Joan, que acaba de fallecer. Allí vive ahora su primogénito, Pere (Francesc Ferrer), un tipo muy serio y circunspecto que ha llevado los negocios del padre de manera algo oscura y que encarna a la avaricia. Su mujer es Chantal (Susanna Garachana), ardiente, ambiciosa y voluptuosa que es, lógicamente, la lujuria.

La criada Marita (Eva Barceló) siempre refunfuña pero no pega ni golpe.

/ DANIEL ESCALÉ

La verbena y el invitado sorpresa

Hasta allí llega el otro hijo del difunto, Xavier (Miquel Sitjar), un individuo impulsivo que no filtra demasiado y resulta algo bruto (provocando las mayores carcajadas) y es la ira, acompañado por su pareja, Cuca (Agnès Busquets), superficial y que no soporta a su cuñada, representando la envidia. Es tradición en la familia reunirse en la verbena para celebrar el santo del padre y este año, que ya no está, han decidido recuperarla, pero las tensiones entre ellos son múltiples.

La pareja formada por Xavi (Miquel Sitjar) y Cuca (Agnès Busquets) no pasa por un buen momento.

/ DANIEL ESCALÉ

La situación se complica aún más cuando se descubren las condiciones que ha dejado el difunto en su testamento y la aparición de un hijo bastardo muy presumido y creído, Nicolás (Peter Vives) que es la soberbia personificada. Llega junto a su pareja, Roberto (Jofre Borràs), que no para de comer (la gula) y que tiene una peculiaridad que el público debe decidir. Una vez descritos los protagonistas lo que sigue es una sucesión de enredos familiares, con mentiras, cadáveres y sorpresas hasta llegar al final donde los espectadores escogen el desenlace entre los tres posibles.

Nico (Peter Vives) aparece acompañado por una extraña pareja (Jofre Borràs).

/ DANIEL ESCALÉ

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Regañando al espectador

Es un festival de carcajadas donde los mejores momentos suelen ser cuando los actores observan hacia la pantalla para descubrir lo que deben hacer y, seguidamente, miran al público con gesto de desaprobación para reprocharles que siempre se lo pongan tan difícil. Pero el caos es tal que, a veces, ni ellos mismos pueden aguantar las réplicas de sus compañeros e intentan disimular las risas. Hay que reconocer que también te quedas con la incógnita de qué hubiera ocurrido si el resultado hubiera sido diferente, ¿cómo deben ser los otros dos desenlaces? Que nos quedemos con las ganas de saberlo sí que es imperdonable. Quizás habrá que ir a otro día y repetirla para comprobarlo y lo reconocemos, hemos pecado, nos hemos divertido demasiado.

Los actores reciben los aplausos del público al finalizar la representación.

/ DANIEL ESCALÉ

item

'Pecats imperdonables'

¿Dónde? Aquitània Teatre (avenida de Sarrià, 33).

¿Cuándo? de martes a jueves (20.30 h.), viernes (20 h.), sábado (17.30 y 20 h.) y domingos (18.30 horas).

Precio: de 17 a 29 euros.

Más información: Aquitània Teatre.

 

Noticias relacionadas