Viviendo en un futuro de mierda

¿Qué hacer hoy, 17 de noviembre, en Barcelona?

El Tantarantana estrena la distópica 'Enterrando a Dodot'

La obra transcurre en una burbuja transparente a modo de refugio.

La obra transcurre en una burbuja transparente a modo de refugio. / LA BELLA OTERO

El mundo camina hacia un futuro incierto debido a la desidia de los líderes frente al cambio climático y las constantes agresiones a la naturaleza. Es una evidencia que no parece tener solución por muchas cumbres inútiles (o casi) que se hagan. ¿Nos hemos planteado el mañana que espera a nuestros hijos y nietos debido a esta irresponsabilidad? Eso, justamente, es lo que ha hecho la gente de la compañía La Bella Otero en su nuevo trabajo con irónico título, Enterrando a Dodot, parodiando a Samuel Beckett, transportarnos unos años más allá y comprobar cómo se vive. Y su visión, que se representa en el Tantarantana hasta este domingo, es desoladora.

El escenario está ocupado por una gigantesca burbuja transparente cuya parte posterior es, como casi todo el atrezzo, de color blanco y en la cual se proyectan imágenes. También son blancas la mesa, las sillas, una bicicleta estática y el vestuario que lucen las tres actrices, todo muy aséptico. Al fondo, se percibe un agujero y los únicos detalles que dan algo de color son un pequeño bonsái y unos botellines con un extraño líquido. Una frase de Kierkegaard nos introduce en la obra.

Los únicos elementos con algo de color son un bonsái y unas misteriosas botellas.

/ LA BELLA OTERO

Excrementos como alimentos

El primero de los diversos vídeos que nos muestran es el de un científico oriental que, ante la escasez de alimentos, ha conseguido crear unas hamburguesas a partir de ¡excrementos humanos! para que la gente pueda sobrevivir. Tras el apagón del planeta, las tres protagonistas, dos de ellas se llaman Pipí y Popó, viven encerradas en esta cápsula hermética autosuficiente denominada Topus Uranus guiadas por la voz de Mater. La acción se inicia en el día 336 de su encierro pero también retrocederá hasta el momento en que todo comenzó y saltará a otros instantes a lo largo de su permanencia en este refugio.

Durante la obra se proyectan imágenes en la pared posterior del espacio.

/ LA BELLA OTERO

La situación provocará que, frente el aburrimiento (su única misión consiste en defecar para poder seguir manteniendo la cadena alimentaria y su único entretenimiento, el sexo), las tres jóvenes se hagan numerosas reflexiones sobre el destino, el amor como obstáculo para avanzar en ese mundo, el narcisismo de tener hijos, la existencia del bien y del mal o la verdad y la mentira, la imposible soledad en esas condiciones o sobre la posición de Dios. Discusiones filosóficas tan sinceras como contundentes.

Las discusiones entre ellas sirven para reflexionar sobre diversos temas.

/ LA BELLA OTERO

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Humor y conclusiones

El texto es, por lo general, dramático, pero incluye algunas fugas humorísticas escatológicas como el nuevo nombre de algunos productos como el aguacacate o la Caca-Cola. Resulta lógico que esta historia surja precisamente aquí, donde tenemos una gran afición por esas cuestiones como demuestran el caganer o el cagatió navideños. Sí, hay varios momentos para la sonrisa pese a la amargura del tema pero predominan las meditaciones sobre la situación en la que viven.

Imagen promocional de este espectáculo que alerta sobre el futuro que nos espera.

/ LA BELLA OTERO

De entre todo lo que proponen nos quedamos con el discurso de una de ellas en el que se queja de haber llevado una vida sana, ecológica y sostenible y tener que comerse el marrón que les dejaron las generaciones anteriores (aquí tenemos que mirarnos al espejo) y la frase definitiva: “los culpables la palmaron ya hace tiempo”. Una obra de compleja digestión que incomoda deliberadamente con la intención de alertarnos sobre el mañana que nos espera, ya no a nosotros, sino a nuestros descendientes si no frenamos el devenir del mundo. Definitivamente, el futuro que se les avecina es una auténtica mierda.

item

'Enterrando a Dodot'

¿Dónde? Sala Baixos 22 del Tantarantana (Les Flors, 22).

¿Cuándo? de miércoles a sábado (20.30 h.) y domingo (19 horas). Hasta el 21 de noviembre.

Precio: de 12 a 21 euros.

Más información: Teatre Tantarantana.

  

 

Noticias relacionadas