Festival de tapas en la plaza Reial

¿Qué hacer hoy, 7 de noviembre, en Barcelona?

Los restaurantes ofrecen apetitosos platillos a 4 euros

El cartel de esta iniciativa gastronómica en la plaza Reial.

El cartel de esta iniciativa gastronómica en la plaza Reial. / MARIA DOCE

La plaza Reial es uno de los rincones más curiosos de Barcelona, repleto de color y de contrastes, con locales de música en vivo que le dan un ambiente juvenil por las noches como el Jamboree o el Sidecar, pero también es un pedazo de historia, desde la misma arquitectura a pequeños detalles como sus farolas de seis brazos, creadas por Gaudí en su juventud, o la fuente de las Tres Gracias de Rovira y Trias. Un lugar bohemio en el que han vivido, y algunos siguen viviendo, artistas como Ocaña, Lluís Llach, el dibujante Nazario o el arquitecto Oriol Bohigas y en el que contrasta lo antiguo con lo moderno, una ciudad dentro de la ciudad. Siempre hay actividades, mercadillos, actuaciones musicales, hasta cuando no te lo esperas. Y, claro, otro de sus alicientes es la gran oferta de restauración que atesora en sus bares y restaurantes que quieren demostrar que no solo es un lugar nocturno, sino que también tiene mucha vida cuando la luz del día aún no se ha apagado.

Una imagen aérea de la histórica plaza Reial.

/ MARIA DOCE

Con esta intención han organizado Tardor Reial: de la terra a la tapa, una ruta por 14 establecimientos que ofrecen cada uno un platillo de temporada distinto en función de su respectiva especialidad con productos de proximidad, sanos y sostenibles. Los visitantes podrán adquirirlos por tan solo 4 euros hasta el 14 de noviembre y algunos de ellos ofrecen también una consumición para que no pasemos sed durante el recorrido. Igualmente hay que advertir que conviene revisar los horarios, ya que algunos solo abren por la tarde. A quienes se apunten a esta apetitosa propuesta les entregarán una tarjeta y, los valientes que la completen tendrán premio, que consistirá en una bolsa de tela de la Asociación de Amigos y Comerciantes de la plaza y una reproducción del cartel que ha creado para la ocasión el diseñador Mr. Andreu. Vayamos preparando los cubiertos, que empieza el festival.

La bolsa, la tarjeta y el cartel que obtendrán quienes pasen por todos los establecimientos.

/ EPC

Empanada catalana y platos con boniato

Podemos iniciar la ruta por el clásico Tobogán, conocido como la gallega de la Plaza Reial que, en consecuencia, nos ha preparado un plato popular de la gastronomía de su tierra, la empanada, pero han creado una versión muy especial y original a la catalana, ya que incorpora espinacas, piñones, pasas y grelos, tan especial como auténtica. Por su parte, el Ambos Mundos ha optado por otra vuelta de tuerca a las patatas bravas, unas moniatas que, en vez de la característica salsa picante, son combinadas con pesto y vinagreta de miel. El resultado quizás no será tan bravo pero sí muy sorprendente.

En el Ambos Mundos proponen unas original variaciòn de las patatas bravas.

/ EPC

El Glaciar es un local con historia, allí iba la alta sociedad barcelonesa al salir del Liceu y les recibían con ostras y champán ya que en su origen era de aroma francés. Con los años han ampliado la oferta pero no han perdido sus orígenes y nos ofrecen un brioche au poulet, atención a la increíble textura del pan, relleno de pollo, queso emmental y boniato. Nos parecerá estar en París. Hay quien prefiere una propuesta más healthy, pues su lugar es Greenco, el antiguo MarisCo con un plato más que saludable, se trata de unos tagliatelle, también de boniato con salsa de trufa y miel. Son menos pesados que los tallarines de pasta y la trufa, menos fuerte de lo normal y más suave.

El 'brioche au poulet' del Glaciar con un pan espectacular.

/ MARIA DOCE

Croquetas y propuestas sofisticadas

Las croquetas son un elemento muy útil en nuestra gastronomía para reciclar otros alimentos o, simplemente, para proporcionar sensaciones nuevas, y estas son espectaculares, todas. En ellas se han fijado en el histórico Bar Colón, que antes fue la Cervecería Bonet, que participa con unas croquetas de otoño con ceps, básicamente trompetas de la mort, aderezadas con verduras y boniato. También se han inspirado en ellas otros dos locales: Samantha’s y el Hotel Roma y, las suyas van rellenas de pulpo y calamares. Son igual de sabrosas, pero las primeras incorporan la tinta. Una confesión, son tan irresistibles que repetimos.

El Hotel Roma propone croquetas de pulpo y calamares.

/ MARIA DOCE

Los que buscan algo más sofisticado pueden acercarse al Rei de Copes, la famosa coctelería que ahora también es un restaurante para probar sus rovellons salteados con huevo de codorniz a baja temperatura, aceite de trufa y láminas de parmesano. La yema y el aroma de trufa les dan un punto inolvidable y de glamour. Toda una exquisitez, como la de Les Quinze Nits que prepara unas gambitas crujientes con setas de temporada y sambal, un condimento oriental que añade el picante necesario. Cuando nadie nos mira rebañamos hasta el último rincón del plato sin pasar vergüenza.

Los rovellons son los protagonistas en Rei de Copes.

/ MARIA DOCE

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Las verduras y el postre

Las delicatessen no acaban aquí porque en el icónico Ocaña, que recuerda al añorado pintor, se han inventado Cool & Fleur, un original nombre para denominar a unos ramitos de coliflor que se fríen en romesco con queso manchego. Un invento arriesgado pero triunfador con un personal a la altura. La decoración y las actividades del local merecen un artículo propio que aparecerá en esta sección próximamente. Seguimos con las verduras en el restaurante Rossini que, como su nombre indica, está especializado en cocina italiana. Pero su apuesta también es por la proximidad por lo que se han traído unas alcachofas directamente desde el Prat para rustirlas al horno con aceite de ajo, el toque definitivo. Nos da la impresión de estar deshojando una margarita. No sabemos si ella nos quiere o no, pero nosotros, seguro que sí.

En el Ocaña han inventado el Cool & Fleur.

/ MARIA DOCE

Esta grande bouffe podemos culminarla en la Cervecería Canarias donde degustaremos unas patatas al aroma de trufa con ibérico y parmesano, que nos recuerda al clásico trinxat. Vale, solo son patatas, pero los otros tres elementos la convierten en todo un descubrimiento. Y en el gastrobar Expat, que nos cocina un insólito arroz de verduras de temporada con ¡ojo al dato! calabaza, brócoli, garbanzos y raita, una salsa asiática con yogur. Bueno, pues ya está ¿no? ¿no nos dejamos algo?, claro, el postre, y para ello lo mejor es acercarse a la cafetería y pastelería saludable Artisa donde remataremos la jornada con un cheesecake con base de manzana y crumble. Eso sí, más vale que vayamos con algo de tiempo porque está casi siempre a rebosar. Como diría el candelabro Lumière, de La bella y la bestia ¡Qué festín!

Podemos acabar con el cheesecake de manzana de Artisa.

/ MARIA DOCE

item

'Tardor Reial: de la terra a la tapa'

¿Dónde? diversos bares y restaurantes de la plaza Reial.

¿Cuándo? hasta el domingo 14 de noviembre.

Precio: 4 euros cada tapa.

Más información: La Reial.

Noticias relacionadas