El mejor cine local llega a los centros cívicos

¿Qué hacer hoy, 22 de octubre, en Barcelona?

El ciclo Pantalla Barcelona proyecta gratuitamente una docena de filmes

Anna Castillo y Luis Tosar en una escena de ’Adú’, una de las películas del ciclo.

Anna Castillo y Luis Tosar en una escena de ’Adú’, una de las películas del ciclo. / PARAMOUNT PICTURES

Uno de los ciclos cinematográficos más interesantes que pueden verse en nuestra ciudad es el Pantalla Barcelona, que programa un grupo de películas recientes producidas o rodadas aquí. Son títulos de gran calidad y se proyectan gratuitamente en los distintos centros cívicos (con reserva previa imprescindible). Esta séptima edición se prolongará hasta el 22 de febrero del próximo año y, hasta entonces, podrá verse una docena de películas que irán pasando por las diferentes sedes. En esta ocasión participan Can Basté, Pati Llimona, Can Clariana Cultural, Casa Groga, Ateneu Fort Pienc, Zona Nord, Vil·la Florida, La Sedeta, Cotxeres de Sants, La Sagrera, Josep Maria Trias i Peitx y Auditori Sant Martí. Silencio, que se apagan las luces y empieza la sesión.

Las chicas y sus familias

Por ejemplo, hoy podrá verse en la Casa Groga (19 h.) Les Perseides, de Alberto Dexeus y Ànnia Gabarró. Es un relato juvenil centrado en una adolescente que pasa un verano en un pueblo de Aragón que fue campo de batalla durante la guerra civil. Sus padres se están divorciando y está un tanto desorientada por lo que se refugiará en las leyendas de posguerra de la localidad que la harán confundir la realidad con la ficción. Otros filmes también abordan dramas familiares como La hija de un ladrón, protagonizada por Greta Fernández y su padre, Eduard. Interpreta a una chica que intenta salir adelante trabajando como limpiadora en el extrarradio de Barcelona y cuidando en solitario de su bebé. Mantiene una tensa relación con su padre, un expresidiario con el que tiene muy mal rollo, y quiere obtener la custodia de su hermano pequeño para que viva con ella. La cinta constituye un pequeño homenaje a las mujeres humildes trabajadoras representadas por la protagonista. Es muy realista y no hace concesiones. 

También encontraremos la película que arrasó en premios (Goya, Feroz, Forqué, Gaudí) la pasada temporada, Las niñas. La acción transcurre en los años 90 que son vistos desde la perspectiva de una niña que estudia en un colegio religioso de Zaragoza y comparte experiencias con sus compañeras. A veces debe quedarse sola en casa porque es huérfana de padre y su madre tiene que ir a trabajar. Pero también tiene muchas dudas sobre su familia que su progenitora no le ha aclarado. La película repasa la época a través de una serie de detalles que quienes vivieron esa época seguro que recordarán. Otro trabajo que recibió múltiples galardones fue la experimental My mexican bretzel, de Nuria Giménez Lorang. La realizadora, a partir de unas antiguas filmaciones caseras de los años 40 a los 60, imagina sin necesidad de diálogos, la vida de la mujer de un rico industrial y su historia de amor. En honor a la verdad hay que reconocer que resultó hipnótica para unos y soporífera para otros.

Comprometidas con la sociedad

Varias de las películas coinciden en tener una voluntad concienciadora, de sacar la luz diversos problemas sociales. Una de ellas es Adú, un necesario drama sobre el polémico tema de la emigración protagonizado por Luis Tosar y Anna Castillo. Cuenta tres historias que guardan una cierta relación. La primera se centra en un par de niños cameruneses que acaban de quedarse huérfanos y son perseguidos por unos cazadores furtivos, por lo que huyen de su país con la intención de viajar a España e iniciar una nueva vida. Paralelamente, un hombre que ha montado una ONG para defender a los elefantes se reúne con su problemática hija y unos guardias civiles en Melilla intentan salir inocentes de un juicio por una muerte en las vallas. El hoyo es una original cinta de ciencia ficción al estilo de Cube que ganó en Sitges y que también es una ingeniosa metáfora sobre las clases sociales. Un hombre despierta encerrado con un extraño tipo en el nivel 48 de un misterioso edificio. Allí hay un hueco entre pisos en el que baja cada día la comida pero tiene una particularidad. La plataforma del banquete sale completa del piso superior pero cada vez que baja una planta los que están allí comen lo que pueden durante unos minutos y desciende a la siguiente, que se alimentan de las sobras de la anterior. Una cruel distopía.

La dona il·legal, de Ramon Tèrmens, se centra en un abogado que se desvive para ayudar a sus clientes, en su mayoría, emigrantes con problemas. Todo se complica cuando una colega le pasa el caso de una joven kosovar que va a ser deportada y que, poco después, aparece muerta en un Centro de Inmigración de Extranjeros (CIE). Se niega a aceptar la versión oficial de que ha sido un suicidio y entra en contracto con una prostituta, amiga de la fallecida, que le llevará a descubrir asuntos sucios. Es un drama que mira de frente el problema de la emigración escondido bajo una historia de intriga. Pero también es un homenaje a todas esas personas que luchan por ayudar a los demás y denunciar los abusos del poder. La chilena Una mujer fantástica, Oscar a la mejor película extranjera, retrata a una joven cantante que se ha ido a vivir con su amante, un hombre mayor con el que se lleva unos cuantos años, y ve como todo cambia su pareja es víctima de un aneurisma. La familia de él le dará de lado e intentará esconder su relación. Es un drama que habla de la discriminación sexual y de la intransigencia y la hipocresía social, que aboga por la libertad sexual del individuo y critica los prejuicios de la gente.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Documentales variados

Los documentales ocupan un espacio relevante con ejemplos como L’escriptor d’un país sense llibreries, centrado en la obra de Juan Tomás Ávila Laurel, un artista de Guinea Ecuatorial que denuncia continuamente la política del presidente Obiang y escribe también unos textos poéticos que han dado la vuelta al mundo. No es un tipo amable, nunca sonríe, parece estar eternamente enfadado debido a la tristeza interior que esconde. La película combina secuencias con dibujos animados y fragmentos de sus obras mientras ofrece imágenes esperpénticas del régimen de su país. El cuarto reino, el reino de los plásticos trata la decepción del sueño americano desde el punto de vista de una gente que vive acogida en un centro de reciclaje en las afueras de Nueva York. Intentan mantener la esperanza, pero cada vez les resulta más difícil debido a las dificultades para salir adelante.

Niños somos todos tiene como protagonista al cantaor El Niño de Elche. El filme repasa su viaje por Latinoamérica en busca de su música, su sonido y la experimentación que volcará en su próxima creación artística. Una manera de escapar de una sociedad dominada por la ortodoxia y los estereotipos. Por último, Sense sostre, está a caballo entre la realidad y la ficción y sigue el día a día de un sintecho perdido en la ciudad en un viaje a ninguna parte. La cinta muestra la dureza de su vida cotidiana y su relación con otras personas que se encuentran en una situación similar. Casi un reportaje, áspero y triste. Una perspectiva diferente de Barcelona que, como los otros largometrajes, podrá verse estos meses en las pantallas de los centros cívicos.

item

Pantalla Barcelona

¿Dónde? diversos centros cívicos de la ciudad.

¿Cuándo? en distintas fechas y horas hasta el 22 de febrero del 2022.

Precio: gratuito, imprescindible reserva previa en el centro correspondiente.

Más información: Pantalla Barcelona.

Noticias relacionadas