QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

'Kentucky ha muerto': rebelión en la granja

El Versus Glòries presenta en el Grec esta fábula satírica

El reparto de ’Kentucky ha muerto’, al completo.

El reparto de ’Kentucky ha muerto’, al completo. / LA PELEONA

En 1945, George Orwell escribió Rebelión en la granja, una novela corta protagonizada por animales que suponía, en el fondo, una metáfora con tintes sociales y políticos. Algo parecido ha intentado la compañía La Peleona con su último montaje, Kentucky ha muerto, que puede verse desde hoy y tan solo hasta el próximo miércoles en la sala Versus Glòries incluido en la programación del Grec. Es una fábula con múltiples aristas, un tono satírico, canciones y una profunda carga crítica que el público deberá juzgar.

Nos encontramos en un gallinero y los espectadores se convierten en gallinas de corral que participan activamente desde sus butacas en algún momento del montaje. El escenario está ocupado por varias sombrillas de playa y sillas de camping, una escalera y una misteriosa manta térmica bajo la que parece ocultarse algo o alguien. El prólogo es interpretado por una divertida gallina con acento andaluz que también pronuncia algunas palabras en catalán. Va vestida con un gorro de natación multicolor y un bañador blanco y nos plantea que vamos a ver la historia de una tragedia mientras nos saluda cantando un tema en el que da la bienvenida “a la gente d’arreu”.

En el prólogo, la presentadora da la bienvenida a los asistentes.

/ LA PELEONA

El pollito rebelde y las ‘cocouas’

La tela se destapa y descubrimos que, bajo la misma, se encuentran tres pollitos (con una túnica en blanco y amarillo y un gorro blanco a modo de cascarón). Uno de ellos lidera la rebelión porque se niega a nacer ya que considera que sus derechos no son respetados y alude al “chicken power”. Al otro lado se encuentran las cocouas (quien entienda por qué se llaman así es porque ya tiene una edad), tres gallinas sumisas a las que ya les está bien la situación y se mantienen en el inmovilismo. Todas tienen acento andaluz y van ataviadas con el mismo aspecto vintage que la del inicio y pronto nos damos cuenta que, para mayor complejidad, el texto es en verso.

La 'madre' de los polluelos (izquierda) junto a dos de las 'cocouas'.

/ LA PELEONA

Las gallinas celebran con otra canción con aires flamencos que ya ha llegado el día más especial de la semana, el viernes, donde los responsables de la granja les ofrecen un auténtico festín. El manjar es representado por una bolsa de papel con la que juegan como si fuera una piñata y, cuando la comida cae al suelo, la fiesta se convierte en una auténtica rave. Paralelamente, en la pared se proyectan frases o palabras reivindicativas, las mismas que pueden verse en este teaser del montaje.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Del paraíso perdido a la tragedia

Su principal sueño consiste en seguir los pasos de la abuela que vive en lo que creen que es un idílico Kentucky (inequívoca referencia con segunda intención a la famosa marca de pollos fritos). El público tiene su momento para intervenir en la iluminación y, tras una nueva canción, usan unas flautas para hacer una versión instrumental (intencionadamente algo chapucera) de La gallineta de Lluís Llach para reforzar el contexto, cuya letra, aunque no la cantan, le viene como anillo al dedo (“La gallina ha dit que no, visca la revolució”).

La discusión deriva en un enfrentamiento entre ambos bandos.

/ LA PELEONA

Ambos bandos se dividen para intentar convencer al resto de las gallinas (los espectadores) con sus respectivos argumentos. Ventajas e inconvenientes de la situación que viven en el corral y la mayoría nos decantamos por estar de parte de las insumisas más que de las conformistas. Este momento también es aprovechado para utilizar irónicamente algunos de los eslóganes popularizados durante el procés o parodiar una procesión religiosa. En el tramo final, tras las risas, la tensión irá subiendo hasta derivar en el anunciado trágico desenlace, mostrado a cámara lenta, en el que se aparcan las carcajadas e. incluso, se utiliza una frase combativa de Braveheart.

El pollito rebelde ofrece argumentos para intentar convencer a los espectadores.

/ LA PELEONA

Un cuento coral con moraleja

Es una pieza valiente, arriesgada, reflexiva y más compleja de lo que puede aparentar, así como plantea dilemas que cada espectador debe resolver. Carla Torres, dramaturga y codirectora junto a Clara Manyós, ambas también actrices al lado de Patricia Mendoza, Berta Graells, Carles Goñi, Eloy Pazos y Ruth Talavera, todos ellos con deliberadas sobreinterpretaciones, componen un cuento coral con moraleja para abrir mentes (“no os dejéis llevar por la corriente”). El texto está repleto de dobles sentidos y llamadas a la desobediencia y tiene una lectura amarga pese a su irónica última canción en tono festivo y carnavalero escenificada con una comba. Kentucky habrá muerto, pero no las ganas de rebeldía, de oponerse a lo socialmente admitido, a la mentalidad colectiva que hay que aceptar. La polémica está viva, afortunadamente, y no hay que comportarse frente a ella como gallinas.     

La obra plantea dilemas que cada espectador debe resolver.

/ LA PELEONA

item

'Kentucky ha muerto'

¿Dónde? Versus Glòries (Castillejos, 179).

¿Cuándo? del 9 al 14 de julio. Domingo, a las 19.30 h.; resto días, 20.30 horas.

Precio: 14 euros.

Más información: Versus Glòries.

Noticias relacionadas