QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Un juego para comérselo

El Semproniana de Ada Parellada propone un menú muy lúdico

El tablero y las fichas del menú comestible Reunidos.

El tablero y las fichas del menú comestible Reunidos. / SEMPRONIANA

Los aficionados a los juegos de mesa, como el parchís, seguro que en muchas ocasiones han pronunciado la frase “me como tu ficha y cuento 20”. Pero, claro, lo de comerse la ficha es metafórico ¿verdad? ¿y si lo pudiéramos hacer realidad? Eso mismo debió pensar Ada Parellada, la responsable del restaurante Semproniana para idear un ingenioso menú titulado Reunidos, probablemente como homenaje a los Juegos Reunidos Geyper, que marcaron la infancia de varias generaciones. Es una selección de algunos de los mejores platos o tapas de la casa pero con una particularidad, incluye un juego de mesa en el que las fichas son comestibles con sabores insólitos. Una manera original de regalarse todo un banquete y jugar en familia.

Ada Parellada, la creadora de esta original propuesta.

/ SEMPRONIANA

Tenemos que hacer el encargo con unas horas de antelación en su página web y recibiremos en nuestra casa el pedido. En una bolsa de papel Teca Guai, divertida adaptación de Take Away, van los platos principales y en una caja con el juego impreso en la portada hallaremos los aperitivos y las fichas de colores. También incluye diversas salsas (en mangas pasteleras) y complementos que llevan unos círculos de color para que sepamos con qué plato van. La verdad es que el menú es bastante copioso, no nos quedaremos con hambre. Otra opción es repartirlo durante el día: almorzar con los segundos platos o los aperitivos y primeros, merendar con el postre y el juego y cenar con lo que haya quedado.

La original bolsa de 'Teca Guai', en vez de 'Take Away'.

/ SEMPRONIANA

¡A jugar!

El juego en cuestión es una adaptación de la Oca pero con motivos gastronómicos. Las casillas normales representan un bistec, un sacacorchos, un limón, un porrón, un huevo frito, un pimiento o una sandía, por ejemplo. Las especiales son las sillas que serían como las ocas, de silla a silla y tiro… ¿por la patilla? Las setas son venenosas y nos hacen volver al inicio, los cuchillos nos hacen perder un turno mientras que las copas de vino y los morteros provocan que saltemos de uno a otro hacia delante o atrás según la casilla. El objetivo final es llegar a la 63, que es la entrada del restaurante.

Un niño juega a Reunidos con su madre.

/ EPC

Las fichas son de cuatro colores, grises, rojas, amarillas y verdes y la única pista que tenemos es que, por ejemplo, la gris puede ser de chocolate y anís, café, whisky o trufa y la verde, de limón, tomillo, eucalipto o romero. Si averiguamos sus auténticos sabores podremos entrar en el apartado correspondiente de su página web y participar en un concurso mensual en el que podemos optar por un 2 por 1 en el local o que nos traigan un menú Delivery de martes a jueves.

Las fichas comestibles vienen envueltas en plásticos.

/ M. ALEJO

Aperitivos y entrantes

Empezamos con los aperitivos que se inician con un nem de salmón marinado que viene envuelto en un rulo con una fresca ensalada con piñones. Por cierto, el envoltorio también es comestible. Su cóctel de gambas es pequeño, viene en un cilindro (este no se come) y es una delicia. Y, por último, tomate y anchoas en un bocado, una hamburguesita que mezcla texturas con delicadeza.

El cóctel de gambas, la hamburguesita y el nem de salmón.

/ M. ALEJO

Los primeros platos también son tapas: unas bravas de boniato con su correspondiente salsa similar al alioli que destaca por el contraste entre el dulce y el salado; el trío de croquetas que, para variar, saben a lo que anuncian y tienen un tamaño respetable, la de ceps (la más original), la de pollo (la más contundente) y la de bacalao (la más delicada) y, para acabar, el brick de brie y dátil que ofrece otra vez dos sabores contrastados.

Bravas de boniato, croquetas y 'brick' de brie y dátil.

/ M. ALEJO

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Platos principales y postre

Llegó el momento de los segundos platos (o terceros), como lo queramos ver. Uno de sus inventos más estelares es el famoso bocatacalamares, una opción que definen como MADBCN, la fusión entre Madrid y Barcelona con crujiente pan de coca y tinta de calamar, que es otro de los atractivos del menú y su deliciosa costilla de cerdo con abundante salsa agridulce (más sabrosa de lo habitual con un punto cítrico, per sucar-hi pa) y a la catalana (con piñones). La carne se deshace en la boca.

El bocatacalamares, una fusión entre Barcelona y Madrid.

/ SEMPRONIANA

Como guinda tendremos el postre, que es el Montálttu matt-eix. No, no se trata del último producto de Ikea sino que tiene una traducción muy sencilla, Monta’l tu mateix (¡cómo le gusta a Parellada jugar con las palabras!) Es un pastel de zanahoria, otro de sus clásicos, pero que hemos de acabar de montar en casa con su crema y sus toppings. Un menú degustación que es un placer para el paladar acompañado por un juego para toda la familia. Otra fantástica idea de Ada, una cocinera mágica a la que no le hace falta la hache para convertirse en un hada.

Tendremos que acabar de montar el pastel de zanahoría con la crema y los 'toppings'.

/ SEMPRONIANA

item

Menú Reunidos

¿Dónde? Semproniana Delivery (Rosselló, 148).

¿Cuándo? Todos los días.

Precio: 28 euros por menú más 5 euros por envío.

Más información: Semproniana.

Noticias relacionadas