QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Tres mujeres maduras y un cadáver

El Aquitània Teatre estrena la comedia negra 'He matado a Paco'

Las tres amigas tienen que encontrar la manera de deshacerse del muerto.

Las tres amigas tienen que encontrar la manera de deshacerse del muerto. / TESTISTOSTIGUES

La comedia negra es un género que tiene una larga tradición tanto en la literatura como en el teatro o en el cine, de hecho podríamos coincidir que muchas de las películas del mago del suspense, Alfred Hitchcock, se ajustaban a estos parámetros porque acostumbraba a introducir apuntes irónicos hasta en sus películas más tensas. Los últimos en apuntarse a esta tendencia han sido el director Joan Olivé y el escritor Joaquín Bundó, que ya hicieron tándem en Oficinats (que aún puede verse en la sala Ón BCN) y en Un encuentro sobrenatural, que ahora agota sus últimas funciones en el Eixample Teatre. Su nuevo trabajo, He matado a Paco, es una versión larga de una obra de microteatro que puede verse en el Aquitània durante unos días y es una inteligente vuelta de tuerca al siempre doloroso tema de la violencia machista.

Complot entre amigas

El escenario representa un establecimiento de pueblo, el Bar Manolo, con sus cajas de plástico para las cervezas, la pizarra, mesas y sillas, la máquina de tabaco, un estante con elementos habituales como un sifón o un porrón o un aparato de música, una barra con la caja registradora y unas cortinas que llevan a otras estancias. De entrada conocemos a Francisca (Marta Fons, Desde el terrado), es una mujer madura que regenta el local y que recibe la visita de una amiga, Adelina (Montse Miralles, Testimoni de càrrec). Son totalmente opuestas, la primera es decidida, directa y suelta todo tipo de improperios; la otra es bastante corta (la lerda, la llaman), intercala expresiones en catalán, no es consciente de su edad y tiene la libido disparada.

El escenario reproduce la ambientación en un pueblo del Bar Manolo.

/ TESTISTOSTIGUES

Su banal conversación es interrumpida por la llegada de la asustadiza Begoña (Elisabeth Bonjour, Los kiwis no vuelan) ataviada con una gabardina, gafas de sol y con un ojo morado que les confiesa que ha matado a su marido, que la maltrataba constantemente, y tiene su cadáver en el maletero del coche. Francisca, cuyo marido la abandonó para irse al Caribe con una más joven, es la líder y, en el transcurso de su charla saldrán a la luz unas cuantas sorpresas más. ”Los hombres van y vienen, pero las amigas son para siempre”, asegura. Entre un lingotazo de whisky y otro deciden ayudarla a deshacerse de él por medio de un plan algo disparatado. Adelina se escaquea hasta la mañana siguiente y las otras dos se ponen manos a la obra.

La revelación de Begoña precipitará los acontecimientos.

/ TESTISTOSTIGUES

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

El invitado inesperado

Una música de misterio algo juguetona da paso a la segunda escena. Francisca y Begoña han cumplido casi por completo su cometido y esperan a su compañera para acabar de rematar su idea. Pero Adelina llega con un vestido de lentejuelas que no pinta nada para la ocasión, y es que ha invitado a su joven yerno, Jorge, un aprendiz de cocinero (Rubén Yuste, Sugar, La loca comedia de los 80) para que les ayude sin saber lo que traman, pero en el fondo lo que pretende es seducirlo aunque ha escogido el peor escenario posible. Una mentira lleva a otra aún mayor como una bola de nieve y el enredo es total.

La aparición de Jorge dificultará el plan de las tres mujeres.

/ TESTISTOSTIGUES

En este tramo final destacan la aportación musical de unas canciones inoportunas con unos bailes más incómodos que nunca, las caras de estupefacción de Jorge y los giros inesperados que, al igual que al inicio, se suceden dando la vuelta a la historia. Es puro entretenimiento que solo pretende provocar las risas de un público más necesitado que nunca pese a esconderse tras la mascarilla.

Adelina no cesa en su empeño de seducir a su yerno.

/ TESTISTOSTIGUES

Las dos lecturas de la obra

Sus principales bazas son un texto con varios momentos ingeniosos y otros simplemente en busca de la carcajada, un reparto con tres actrices que consiguen la comicidad cada una desde un tono diferente y un divertido personaje masculino perdido en sus manipulaciones. Quien quiera buscarle una lectura puede entenderla como una satírica venganza contra la violencia machista pero quien solo pretenda pasar un rato entretenido no debe pensar en cómo han matado a Paco, sino en lo difícil que les resultará deshacerse de él.

En esta comedia negra, ellas son quienes llevan la iniciativa.

/ TESTISTOSTIGUES

item

'He matado a Paco'

¿Dónde? Aquitània Teatre (avenida de Sarrià, 33).

¿Cuándo? sábados (17.45 h.) y domingos (19.45 horas). Hasta el 27 de junio.

Precio: 18 euros.

Más información: Aquitània Teatre.

Noticias relacionadas