QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Últimos días para vivir el 'sueño americano'

CaixaForum muestra la evolución del arte gráfico desde los años 60

Entrada a la exposición, con los cómics en primer plano.

Entrada a la exposición, con los cómics en primer plano. / FUNDACIÓ LA CAIXA

El sueño americano es una expresión que se ha utilizado para vender esa idea utópica de que Estados Unidos es una tierra de oportunidades donde todo es posible. El tiempo ha demostrado que es poco más que un eslogan publicitario, pero también ha sido el término utilizado por CaixaForum para presentar una exposición procedente del British Museum en torno a la evolución del arte estadounidense desde los años 60, con Andy Warhol como principal representante: El somni americà, del pop a la actualitat. Esta muestra podrá verse hasta el 13 de junio por lo que son los últimos días para descubrirla.

El pop art y el arte gráfico

Está dividida en 11 apartados y se inicia con el pop art, donde nos explican cómo artistas de la talla de Warhol, Litchtenstein o Rosenquist pretendían romper con lo establecido, mirar con ironía a los Estados Unidos desde Nueva York y destrozar los límites entre el arte culto y el comercial. Como ejemplo puede verse una vitrina con cuatro cómics, los famosos retratos de Marilyn Monroe y Liz Taylor creados por Warhol o sus serigrafías de la silla eléctrica.

Los warholianos retratos de las actrices Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor.

/ M. ALEJO

En Tres gigantes del arte gráfico nos presentan la obra de Johns, Rauschenberg y Dine, experimentadores del arte gráfico, que trabajaron con talleres de impresión con los que pudieron hacer realidad sus ambiciosas obras. Del primero se exhiben sus irónicas visiones de la bandera y el mapa de EEUU manipulados; del segundo, el Jardín celeste de la serie Luna en piedra, con motivos espaciales y del tercero, su autorretrato y sus populares albornoces.  

El autor ironiza con la bandera norteamericana.

/ JASPER JOHNS

Los talleres y California

Precisamente este es el tema del tercer espacio, centrados en cómo estos talleres se convirtieron en laboratorios de experimentación y colaboración. Y podemos comprobarlo viendo uno de ellos en movimiento en el centro, mediante vídeos. Allí también se encuentran otras obras de estos últimos autores como el Accident de Rauschenberg, litografía a partir de una piedra rota, o su esqueleto, el Voice de Johns o el Limón negro de Donald Sultan.

En el apartado dedicado a los talleres destaca el esqueleto de Jasper Johns (centro).

/ M. ALEJO

Made in California, la experiencia de la costa Oeste se centra en la actividad en Los Angeles, personificada por Ed Ruscha, con una estética más relajada en un mundo hedonista entre piscinas, naranjas, vallas publicitarias y automóviles. Destacan sus gasolineras, los grabados en blanco y negro con mensajes reflejados como Pay attention, de Bruce Nauman, las piruletas, las manzanas y la máquina de chiclés de Wayne Thiebaud.

Las gasolineras son uno de los decorados favoritos de los artistas californianos.

/ ED RUSCHA

Tres estilos contrapuestos

El siguiente espacio está dedicado a la abstracción en las décadas de los 60 y 70 y se ocupa de la obra de Willem de Kooning, con su insólita Minnie Mouse (solo podemos intuirla por sus zapatitos), las formas geométricas de Frank Stella o Ellsworth Kelly, las litografías de Motherwell o Guston o las coloridas Pinceladas de Lichtenstein, quizás la obra más conocida de este grupo.

'Pinceladas', de Roy Lichtenstein, es uno de los cuadros más populares de la exposición.

/ FUNDACIÓ LA CAIXA

Con los 70 llegan el minimalismo y el conceptualismo. El primero intentaba reducir el color, la forma y la textura a su esencia; mientras que el segundo valoraba más la obra que su ejecución. Aquí encontraremos las líneas y rectángulos de Sol Lewitt o de Donald Judd, con el blanco y negro como predominantes o litografías de cuadrados azules.

Las líneas en blanco y negro presiden el trabajo de Judd.

/ DONALD JUDD

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

El realismo y la figura

El hiperrealismo, como respuesta a estos últimos movimientos se ocupa, básicamente de retratos y paisajes, con imágenes muy detalladas y abstractas. Los primeros, obra de Chuck Close con el músico Philip Glass como modelo; de los segundos, los paisajes urbanos sin personas de Richard Estes centrados en bares, oficinas o tiendas, las luces de Manhattan o el Yankee Stadium de noche.

Un visitante contempla los paisajes urbanos de Richard Estes.

/ FUNDACIÓ LA CAIXA

En la reafirmación de la figura sin vocación realista destacan los retratos femeninos de Pearlstein y el beso o el hombre al agua de Bosman. Philip Guston creó imágenes caricaturescas de figuras encapuchadas, extremidades desmembradas, botas claveteadas y otras formas figurativas. Paralelamente, Richard Diebenkorn recupera géneros clásicos como la figura humana, la naturaleza muerta y el paisaje.

En la muestra pueden verse los retratos femeninos creados por Philip Pearlstein.

/ M. ALEJO

Las luchas del pueblo

El arte también admite disidencia frente a la política y encontraremos la bandera norteamericana en blanco y negro de Copley con la palabra 'Think (Piensa)' como protesta por la guerra de Vietnam, el alfabeto atómico de Chris Burden, los burlescos retratos de Johnson y Mao maquillados como drags queen por Jim Dine, los warholianos de Mao o Nixon en apoyo de su rival, McGovern, o el grito desesperado de Eric Avery que denunciaba la negiglencia de la administración Reagan en la época del sida.

Los retratos de Nixon y Mao con los labios pintados, obra de Andy Warhol.

/ FUNDACIÓ LA CAIXA

El pueblo sigue en diversas luchas como el feminismo, que desafía a las estructuras masculinas reivindicando su sexualidad, los derechos reproductivos o sus derechos en el hogar o en el mundo artístico. Caperucita Roja y su abuela posan sobre el lobo, la alegría de Venus, la versión femenina de San Sebastián atravesada por las flechas, pero, sobre todo, el emblemático cartel de Guerrilla Girls en el que denunciaban que, en el Museo Metropolitano de Nueva York solo había un 5 por ciento de obras de mujeres mientras que ellas protagonizaban el 85 por ciento de los desnudos. Paralelamente, los afroamericanos también protestan por su situación por medio de Emma Amos o Willie Cole, que explican la historia silenciada de la esclavitud. 

Guerrilla Girls ideó este cartel para protestar por la escasez de obras de mujeres en el Met.

/ M. ALEJO

Una amarga conclusión

El último apartado es Signos de los tiempos, que destaca la capacidad de los artistas made in USA para adaptarse a los acontecimientos históricos, como el 11-S o la crisis financiera y explica cómo el sueño americano se ha ido desvaneciendo, el idealismo ha desaparecido. Los mensajes de Mel Bochner (“No hay nada mejor que esto”, “Lo he tenido hasta aquí”) que marcan el fin de una época o los disturbios raciales mostrados por Kara Walker. Un completo repaso por los últimos años de historia del arte que demuestran como el tan publicitado sueño americano ha acabado convirtiéndose en pesadilla.

Los carteles con mensaje incluido, de Mel Bochner.

/ M. ALEJO

Noticias relacionadas
item

'El somni americà, del pop a l'actualitat'

¿Dónde? CaixaForum (avenida Francesc Ferrer i Guàrdia, 6-8).

¿Cuándo? de lunes a domingo, de 10 a 20 horas. Solo hasta el 13 de junio.

Precio: 6 euros. Gratis para clientes de CaixaBank.

Más información:CaixaForum