QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

La odisea de un pequeño teatro en Barcelona

La sala Ón BCN ofrece obras de distintos formatos y estilos

Eduardo de Vicente

Aspecto de la entrada de la sala Ón BCN, en la calle Nàpols.

Aspecto de la entrada de la sala Ón BCN, en la calle Nàpols. / ON LOCATIONS

La inestable situación de estos últimos meses ha provocado un total desconcierto en el mundo de la cultura que ha visto como las medidas que se aplicaban les impedían funcionar con una mínima normalidad. Fijémonos en un caso especial, el de la pequeña sala Ón BCN, con una capacidad para unas 60 personas, situada en la calle Nàpols. Sus responsables (Miren Jalón, Aileen Celeste y Robert Chacón) tomaron las riendas en el 2018, reformaron el local, y fueron haciendo las primeras pruebas durante las obras hasta que todo estuvo listo para empezar el 1 de marzo del 2020. Quince días después llega el confinamiento. Consiguen reabrir el 11 de junio pero, nuevamente, deben cesar las actividades en un par de ocasiones por nuevas restricciones.

Robert Chacón, Aileen Celeste y Miren Jalón (derecha), los responsables de la sala.

/ ÓN BCN

Montajes de todo tipo

Ahora parece que lo peor ya ha quedado atrás y están aún en pleno proceso de encontrar a su público y descubrir qué es lo que más le atrae. Por ello, su oferta es ahora mismo muy variada. Este mes, los jueves ofrecen una Microdegustación teatral con tres piezas de microteatro de menos de media hora: Vamos a tener que ir al psicólogo después de esto, de Joaquim Bundó; Outfit al pasado, de Mónica Moreira y Alba Giralt y Voy a por ti, escrita por Alexis Asuna. Los viernes tienen una propuesta más variada: el monólogo ¿Hacemos el humor?, con Raúl Alcaraz; la improvisación con American Impro History, de la compañía Improscritos e Íntimo, magia de cerca con el magologuista Vincent Vegas. 

El teatro tiene capacidad para acoger a unas 60 personas.

/ ON LOCATIONS

Los fines de semana se dedican, básicamente, a obras teatrales que pueden durar media hora o rondar los 60 minutos. Este mes, por ejemplo, programan los sábados por la tarde Casi Cabaret, con Eva Cabezas, Oscar Boix y Rocío Raval; los domingos por la mañana hay magia familiar con David Valencia, a mediodía un vermut entre monólogos con alumnos de la Stand Up Academy Barcelona dirigida por Gabriel Córdoba y piezas como Perrea como Dios, de Ignasi Muñoz o El banc, de Josep María Vallhonrat, además de otros montajes que pueden verse uno o varios días específicos. Igualmente, dispone de un bar con unas mesitas que está preparado para tomar algo mientras esperamos el inicio de la función.

El local tiene un bar previsto para antes o después de la función.

/ ON LOCATIONS

Una comedia muy negra

Pero hay tres obras que concitan un gran interés entre el público. La primera de ellas es Mata bien y no mires a quien (domingos), escrita por Gerard Moliné y Miguel Milena, también director, y protagonizada por el veterano Ildefons Vilanova y el joven Roger Príncep, sí, el niño de El orfanato que, lógicamente, ya ha crecido y se esfuerza por romper con esa imagen de ingenuo que mostró en la película de J. A. Bayona. Es una malintencionada comedia negra de una media hora de duración que se centra en la conversación entre un padre y un hijo.

Roger Príncep (izquierda) e Ildefons Vilanova en una imagen promocional de la obra.

/ MIGUEL MILENA

El progenitor está sentado en una butaca vestido con una bata y un pañuelo en el cuello y lee un libro de Agatha Christie mientras espera la llegada del hijo. Cuando el chico entra en la casa le advierte de que la policía está buscando a un compañero suyo. A medida que avanza la acción descubrimos que ambos forman parte de una larga estirpe de asesinos en serie y que el muchacho es el heredero de estas habilidades.

El padre recrimina al hijo su torpeza para matar.

/ MIGUEL MILENA

Pero el padre le reprocha que es muy torpe y mata fatal y se ha visto obligado a ayudarle sin que lo supiera para esconder sus crímenes. El hombre repasa la historia de su familia y le da los consejos necesarios para salir indemne de de sus delitos. Igualmente critica cómo ha cambiado todo desde que se ha banalizado la violencia por medio de las series televisivas. Todo ello derivará en un final inesperado.

El conflicto deriva en un enfrentamiento entre ambos.

/ MIGUEL MILENA

Desde la azotea

Tanto los sábados como los domingos podemos ver Salir del terrado, de Xavier Miralles, también protagonista junto a Marta Fons. La acción transcurre, como anuncia el título, en una azotea a la que acude una mujer madura muy sencilla, Eugenia, enfundada en un chándal multicolor mientras cose y deshace jerseys entre ropa tendida. Hasta allí llega el joven Carl, un homosexual adicto a las tecnologías que no ha visto el letrero en la puerta y provoca, involuntariamente, que se queden encerrados.

Eugenia y Carl, una pareja atrapada en una azotea.

/ EL GATO SONÁMBULO

Durante el rato que permanecen juntos, ella le enseñará el placer culpable de observar a los vecinos y criticarlos desde las alturas y le explicará su agitada vida amorosa en los años 90. Él sueña con ser director de cine y, de momento, se conforma con hacer lipsyncs (lo que antes llamaban playback, le explica) y padece de abulomanía, es decir, que teme tomar cualquier tipo de decisión, por pequeña que sea. El encuentro entre dos personajes tan opuestos tendrá consecuencias positivas para ambos. Es una divertida comedia con continuas referencias a artistas como Jodorowsky, Dua Lipa, los Bardem o Luis Miguel; películas como Jamón jamón o la saga Crepúsculo y moraleja final sobre cómo enfrentarse a la vida.  

Al final de 'Salir del terrado', el público aplaude a los actores.

/ EL GATO SONÁMBULO

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Tres historias de oficina

Joaquim Bundó (Un encuentro sobrenatural) firma Oficinats (sábados) que reúne tres historias cortas protagonizadas por cuatro jóvenes actores (Sergio Moral, Helena Macedo, Sara Baptista y Ricard Juanola) bajo la dirección del prolífico Joan Olivé (¿Quieres pecar conmigo?, Open). Pretende descubrir lo que se esconde tras los grandes edificios, las interioridades que salen a la luz en esos despachos de las ciudades.

Cartel anunciador de 'Oficinats', de Joaquim Bundó.

/ ON BCN

La primera historia consiste en una entrevista de trabajo. A la misma acuden dos chicos; uno lleva gafas y tiene pinta de despistado mientras que el otro aparenta una mayor seguridad. Una ejecutiva muy elegante les somete a cuestiones incómodas sobre sí mismos, lo que ya les hace sospechar algo raro. Más tarde descubrirán con sorpresa en qué consiste el inesperado empleo al que aspiran para el que tendrán que contestar a cinco preguntas más y superar una prueba. Un giro sorprendente al final llevará el desenlace a otro registro.

La primera historia cuenta una entrevista para un trabajo muy especial.

/ ÓN BCN

La segunda cita es en un bufete de abogados. Allí se reúnen tres hermanos de una familia acomodada para escuchar el testamento del abuelo, que acaba de fallecer y con el que no tenían muy buena relación porque era muy estricto y tenía unas ideas muy retrógradas. El notario no se ha presentado y su ayudante, muy seria, les explica que deberán someterse a un cuestionario para conseguir la fortuna. Pero, antes, les ha hecho una prueba de voz para que un detector de mentiras decida si están diciendo la verdad o no. Las preguntas sacarán a la luz los secretos y las mentiras de todos ellos con consecuencias imprevisibles.

Helena Macedo interpreta a uno de los tres hermanos que espera recibir una herencia.

/ ÓN BCN

Por último, una pareja discute sobre un problema que ha habido en la oficina. Ella intenta ayudarle, ya que él parece ser que tomó una decisión equivocada y ahora tiene pendiente una reunión con su jefe en la que todo pinta que lo despedirán. El empleado echa la culpa a otros compañeros y la incógnita que flota en el ambiente es qué habrá hecho para verse así. Pero su superior también se verá enfrentado a una situación insólita que no sabrá cómo resolver sin tener que jugársela demasiado. La resolución está en la línea del cine de M. Night Shyamalan y es una oportunidad para el lucimiento y la versatilidad de los actores.

El último sketch cuenta las dudas de un empleado para enfrentarse a su jefe.

/ ÓN BCN

…Y una exposición de cine

El local también funciona como sala de exposiciones y, en estos momentos, pueden verse (y adquirirse por un precio que oscila entre los 275 y los 600 euros) una veintena de cuadros cinéfilos (Celuloide en la sangre) creados por Miguel Milena, el director de Mata bien y no mires a quien. Hay escenas de películas como Atrapa a un ladron, Blue velvet, Carretera perdida, El ansia, Gilda, La ardilla roja o Jamón jamón o de Clint Eastwood y su Harry el sucio. Celebremos la llegada de esta pequeña sala, prácticamente por estrenar, que apuesta por los nuevos creadores y merece estar siempre On, después de estar tanto tiempo Off.

Uno de los cuadros, sobre 'Jamón jamón', que se puede adquirir en la sala.

/ MIGUEL MILENA

Noticias relacionadas

Sala Ón BCN

¿Dónde? Nàpols, 305.

¿Cuándo? de jueves a domingo a diversas horas.

Precio: en función del espectáculo.

Más información: Sala Ón BCN.