QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Fotografía es una palabra femenina

Dos exposiciones recogen el trabajo de las fotógrafas de ayer y hoy

Eduardo de Vicente

Aspecto de la exposición al aire libre ’Barcelona fotògrafes’.

Aspecto de la exposición al aire libre ’Barcelona fotògrafes’. / EPC

Uno de los muchos campos que parecían vetados para la mujer ha sido, históricamente, el de la fotografía. Su acceso no era fácil y era un trabajo, básicamente, masculino. Todo eso ahora ha cambiado bastante, pero es de justicia agradecer el trabajo de las pioneras. Por todo ello, el Ajuntament de Barcelona ha organizado una interesante exposición al aire libre justo delante del Centre de Cultura i Memòria del Born, BCN Fotògrafes, que repasa su obra desde los años 30 a los 90 y que también puede visitarse virtualmente. Paralelamente, en el Casal d’Entitats Mas Guinardó, se ha montado una pequeña muestra con instantáneas de fotógrafas actuales, Objectiu dona, que tendrá continuidad con una nueva edición trimestral a principios de abril y en la que invitan a participar a las interesadas.

Cartel anunciador del proyecto 'Objectiu dona'.

/ CASAL D'ENTITATS MAS GUINARDÓ

Iniciemos la visita por el Born, donde se puede pasear por BCN Fotògrafes a cualquier hora del día o la noche hasta el 6 de junio, ya que está permanentemente instalada enfrente del Centre y su aspecto nocturno es también muy atractivo. Consiste en tres grandes estructuras metálicas con unos paneles con grandes telas de plástico blancas donde están impresas las fotografías. La forman un total de 70 trabajos de una veintena de autoras centradas, casi todas, en la ciudad.

Apartado dedicado a las fotógrafas de los años 30.

/ EPC

Barcelona, refugio del nazismo

La primera parte, Barcelona se internacionaliza, se centra en los años 30, una época en la que llegaron hasta aquí fotógrafas de otros países europeos huyendo del nazismo. Los cambios políticos que provocó la Segunda República sirvieron de atractivo pero también algunas vivieron la guerra civil y sus trágicas consecuencias. Así, la austríaca Margaret Michaelis nos enseña cómo era el Raval, los niños y adolescentes que corrían y jugaban por sus calles, un patio interior, una mercería en Arc del Teatre o una pensión con su dueña posando junto a la puerta en 1933, mientras que la francesa Dora Maar, también artista plástica y musa de Picasso, fotografía el Park Güell y a unas niñas en el mismo año.

Algunas de las fotos que se exponen de Margaret Michaelis.

/ EPC

La alemana Gerda Taro, vivió la guerra y falleció en el frente y podemos ver sus retratos de milicianos de 1936, la barcelonesa Anna María Martínez Seguí fue corresponsal de guerra en el frente de Aragón y ofrece detalles de los combatientes mientras que la húngara Kati Horna da testimonio de la situación en la ciudad, con la gigantesca estatua de un héroe del ejército popular en la plaza de Catalunya, el hospital del pueblo o los destrozos causados por los trágicos bombardeos.

De los 40 a los 70 su actividad sufrió un retroceso.

/ EPC

El retroceso con el franquismo

La segunda parte se titula Desde la azotea y transcurre entre los años 40 y los 70. Y es que, durante el franquismo, fue el lugar de trabajo habitual y observatorio de las fotógrafas, ya que fueron excluidas del mundo profesional. Por ello crearon sus propios grupos de debate y relación y la mayoría son fotos urbanas. Rosa Szucs del Olmo se fija en los vestidos femeninos de rayas de 1960 y las primeras minifaldas, Montserrat Vidal-Barraquer inmortaliza lugares o personajes emblemáticos como la Estació de França (1944), los pescadores del puerto (1947), La Rambla (1964) o los espectadores de una carrera de Fórmula 1 en Montjuïc (1968).

Las azoteas eran el objetivo de Carme García Pedrosa.

/ CARME GARCÍA PEDROSA / ARXIU FOTOGRÀFIC DE BARCELONA

Carme García Pedrosa, que fue objeto de la exposición, Des del terrat, en el Arxiu Fotográfic, aporta imágenes de las calles y azoteas en los años 50 y 60, la Barceloneta, la Boquería o el Raval, así como la transformación en el barrio del Besós, escenas cotidianas de las puntaires, o la más espectacular, la de la gran nevada de 1962. En un apartado especial se muestran a estas tres fotógrafas en plena actividad.

En este montaje puede verse a tres de las fotógrafas en pleno trabajo.

/ EPC

Milagros Caturla Soriano muestra en Matutina a unos religiosos por la calle y a tres jóvenes indiferentes y Rosario Martínez Rochina nos enseña cómo eran los baños de San Sebastián en 1970. Un capítulo especial merecería Joana Biarnés, que fue una de las primeras que trabajó en un diario regularmente y que abrió camino a muchas otras. De su extensa obra tan solo figuran dos fotos de los 60: la de una modelo en el paseo de Gràcia y la mítica llegada de los Beatles a Barcelona ataviados con monteras de toreros.

Las Jornades Catalanes de la Dona de 1976 abren la sección dedicada al periodo entre los años 70 y 90.

/ EPC

Una época de reivindicaciones

A pie de calle habla del periodo entre los años 70 y los 90, cuando ellas empiezan a hacerse un sitio y son testigos de las luchas urbanas y sociales en una ciudad que late con fuerza. Pilar Aymerich ilustra las Jornades Catalanes de la Dona (1976) o las protestas por la violación y muerte de una mujer en 1977; Anna Turbau capta un discurso de la mítica dirigente anarquista Frederica Montseny en Montjuïc o el ambiente de un mercado y Marta Sentís juega con la distorsión del color en los edificios.

Anna Turbau inmortalizó un discurso de la dirigente anarquista Frederica Montseny.

/ EPC

Colita es otro de los personajes básicos de la historia reciente y tanto se ocupaba de una manifestación proamnistía como de unas monjas tendiendo o la azotea de La Pedrera. Pilar Villarazo muestra a unas mujeres con niños en 1971 o el añorado Parque de Atracciones de Montjuïc; Marta Povo y los oficios urbanos o Consuelo Bautista mostrando la primera mezquita de la ciudad (1989), un artista en el Metro o los cambios urbanísticos para crear la Vila Olímpica o la Torre Mapfre.

Colita siguió la manifestación proamnistía de 1976.

/ ARCHIVO COLITA FOTOGRAFÍA

La Rambla (1978) es el objetivo de Guillermina Puig, también autora de la imagen del incendio de la sala Scala; Silvia T. Colmenero destaca los baños del Astillero de 1988, el barrio de la Perona o una de las primeras manifestaciones de gays y lesbianas y Anna Boyé nos hace lanzar un suspiro de nostalgia con los chiringuitos de la Barceloneta durante sus últimos días.

Silvia T. Colmenero fotografió las primeras manifestaciones de gays y lesbianas.

/ EPC

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Las nuevas fotógrafas

Si queremos ver trabajos más contemporáneos podemos acercarnos al Casal d’Entitats Mas Guinardó (plaza Salvador Riera, 2, hasta final de mes) donde puede verse Objectiu Dona, siete trabajos de las nuevas generaciones de fotógrafas. En la misma, Marta Esteve, una veinteañera que ha visitado 25 países en busca de imágenes hermosas, muestra una espectacular cascada en Islandia, un lugar frío e inhóspito dominado por la naturaleza, a la que respetan. Este país es también visto por la francesa Brigitte Travers en busca de una fauna salvaje y una vida sin contaminación, en un impresionante paisaje nevado donde navega una canoa.

La autora muestra un espectacular paisaje islandés.

/ BRIGITTE TRAVERS

La naturaleza también es el tema de Griselda Duch, que heredó la pasión por la fotografía de su padre y ha creado Respira, representado por la figura de una agave attenuata, una planta muy común en Tenerife, y apostando por la movilidad sostenible y el consumo responsable. Carla Ballester es una autodidacta que opta por el retrato de mujeres de una forma libre e íntima mostrando su fortaleza, de ahí su imagen de una chica que se sujeta el pelo mientras es acariciada por el sol, que le da un brillo especial.

Detalle de la foto en la que una chica se sujeta el pelo mientras es acariciada por el sol. 

/ CARLA BALLESTER

Otros trabajos interesantes

La problemática femenina no podía estar ausente en esta muestra. La politóloga y realizadora Francesca Ranchi presenta un ejemplo de su serie fotográfica El cucarrón, el acto psicomágico que se complementa con un cortometraje y en el que cuenta su trauma a consecuencia de los abusos sexuales, así como su lucha contra la esclerosis múltiple que padece. La ilustra con una foto difícil de explicar de una mano que parece masculina sobre la espalda de una joven. Roser Salarich ha probado todo tipo de estilos fotográficos (retrato, fotolibro, moda) y plantea algo con lo que nos podemos identificar fácilmente, una cara tapada con una mascarilla, para denunciar este tiempo en el que, en el transporte público, no nos dejan comer, beber, hablar y tocar, como si quisieran hacernos perder los sentidos.

Una mascarilla que simboliza la pérdida de los sentidos.

/ ROSER SALARICH

Por último, Esther Martín Andrés intenta vivir con los ojos abiertos para no perderse detalle y observa a las mujeres. Se fija en su capacidad para salir adelante pese a las dificultades, siempre arregladas y elegantes y manteniendo la dignidad, como las dos mujeres de la India con un vestuario colorista junto a un niño. El pasado, el presente y el futuro está representado por todas estas mujeres apasionadas por este arte que merecen ser reconocidas y admiradas por su labor tras el objetivo.

Dos mujeres contemplan la exposición 'Objectiu dona'

/ CASAL D'ENTITATS MAS GUINARDÓ

'Barcelona fotògrafes'

¿Dónde? junto al Centre de Cultura i Memòria El Born (plaza Comercial, 12).

¿Cuándo? abierto todo el día y la noche hasta el 6 de junio.

Precio: entrada libre.

Más información: Centre de Cultura i Memòria El Born.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar