QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

El silencio y la soledad frente al abuso

El Tantarana recupera 'La segona Eva', sobre el maltrato psicológico

Eduardo de Vicente

Eva visita el monasterio con el fraile a su lado.

Eva visita el monasterio con el fraile a su lado. / AITOR RODERO

El tema del maltrato suele asociarse al aspecto físico pero, a menudo, se olvida otro que es tan o más importante como es el psicológico. Y las mujeres, una vez más, suelen ser las principales afectadas. Este es el tema, junto con el silencio social y la soledad de la víctima, que aborda La segona Eva, una obra escrita y dirigida por Marta Aran, con muchas capas que transcurre en un contexto religioso y que ha recuperado el Teatre Tantarantana. Se da la circunstancia de que debieron suspender las representaciones ahora hace un año debido al confinamiento y, por si fuera poco, el jueves pasado una de las actrices sufrió un percance que obligó a anular la función, pero ya han encontrado una solución (la autora la sustituirá hasta que pueda reaparecer). Así que merecen todo nuestro apoyo ante las dificultades que han debido sortear.

El escenario está ocupado por un decorado que tendrá varias funciones pero que se utiliza, sobre todo, para mostrar el interior de una iglesia y el altar de la virgen. El otro elemento importante son cuatro bancos de madera que van moviendo los actores para crear distintos espacios. La obra arranca con una joven, Eva, interpretada por María Hernández (Hey, hermana) que hace fotos mientras suena una música religiosa y un fraile bendice el lugar. La primera escena consiste en la conversación entre dos mujeres, la citada Eva y Eugènia (Mar Pawlowsky, Les dues nits d’ahir), una católica que presume de feminismo y que intenta ganársela invitándola a un gin tonic y darle lecciones mientras hablan de lo sucedido.

Eva es una fotógrafa que publica en Internet.

/ AITOR RODERO

La denuncia y la pareja

La información se nos va suministrando en cuentagotas y descubrimos que Eva acudió a un monasterio para conocer a la virgen de la que era devota su abuela y llevarle unas flores. Durante su estancia se sintió intimidada por un religioso (Óscar Intente, Deliri a dos) que le hizo una visita guiada y que parecía haberse obsesionado con ella. Esta situación la lleva a denunciarlo en una publicación de Internet que le traerá nuevos problemas. Eugènia es la representante del monasterio y pretende pactar con ella.

Eugènia invita a Eva a una copa para ganársela.

/ AITOR RODERO

Paralelamente, Eva tiene una discusión con su pareja (Eric Balbàs) a quien recrimina su escaso interés por las tareas domésticas, pero luego se echa atrás. El suceso provocará una extrema tensión entre ellos que irá en aumento. Los celos, los problemas económicos o la frase que más duele “quizás no fue tan importante” les llevarán a una situación límite.

El suceso acabará distanciando aún más a la pareja.

/ AITOR RODERO

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Muchos temas para reflexionar

Este montaje aborda múltiples temas sobre los que reflexionar: la nula complicidad femenina ante un caso similar, los tejemanejes para conseguir acallar su voz, el intento de silenciarlo (“si nadie lo sabe es como si no hubiera pasado”), las dudas sobre si iba vestida como debía o si hay una escala de abusos, ¿los hay más leves y más graves o todos deben ser considerados? La sociedad duda de ella y le da la espalda quedándose sola. Al final parece que quien deba ser juzgada sea la víctima y no el agresor.

Eva se siente atrapada y sola.

/ AITOR RODERO

La religión es otro de los factores más simbólicos con ejemplos como las vírgenes, esas mujeres de madera que permanecen discretas y calladas (como algunos desearían). El texto está plagado de referencias bíblicas así como funciona al estilo de un juego de espejos la relación entre Eva (la primera mujer) y María (la virgen), at tiempo que denuncia la prepotencia católica (“a mí, Dios me lo perdona todo”).

La obra está repleta de simbolismos religiosos.

/ AITOR RODERO

Los mejores momentos y la función especial

El montaje tiene momentos muy bien escritos (las últimas fotos que hace a su pareja) y otros escenográficos muy interesantes como el irónico desfile de modas con las vírgenes al ritmo del Wanna go dancin’ de Fisher, el relato de los hechos iluminado con linternas o el impactante desenlace. Es una obra que vale la pena debatir ya que hay muchos detalles que pueden pasar desapercibidos y su final puede provocar diversas interpretaciones.

Uno de los momentos más originales es el desfile de las vírgenes.

/ AITOR RODERO

Destacar también que la función de esta tarde es especial, ya que será accesible para personas con diversidad sensorial, así que habrá intérpretes en lengua de signos, subtítulos y audiodescripción. Una estupenda iniciativa para un relevante espectáculo que lo único que pretende es que no exista una tercera Eva.

Te puede interesar

'La segona Eva'

¿Dónde? Teatre Tantarantana (calle de Les Flors, 22)

¿Cuándo? de martes a sábado (20 h.) y domingo (18.30 horas). Hasta el 28 de marzo.

Precio: de 12 a 21 euros.

Más información: Teatre Tantarantana.