QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

'La gran ofensa': los límites del humor

El BARTS estrena esta ácida comedia del Terrat

Eduardo de Vicente

Maria Pilar (Betsy Túrnez) es la abogada que intenta ayudar a los dos humoristas.

Maria Pilar (Betsy Túrnez) es la abogada que intenta ayudar a los dos humoristas. / FERRAN NADEU

Este espectáculo parte de una pregunta: ¿cuáles son los límites del humor, si es que los hay? Si repasamos los últimos años comprobaremos que han tenido problemas cómicos que han hecho chistes sobre la Iglesia, el Ejército, la Casa Real, la Dictadura (compruébese que todos ellos se acostumbran a escribir con mayúsculas) o algún torero famoso. Cada cual puede tener su respuesta y, por ello, La gran ofensa, la comedia que presenta la sala BARTS, pretende hacernos reflexionar. Se trata de una obra creada por La Bendita Compañía: Oriol Pérez, Serapi Soler, Dani Amor y Cristian Valencia, los dos primeros directores y los dos últimos, actores, junto a Artur Busquets (o Jon Arias) y Betsy Túrnez (o Agnès Busquets). Cuenta con la colaboración de los guionistas del programa La Resistencia y está coproducida por El Terrat, así que se trata de auténticos profesionales del género.

Antes del inicio, un cubano nos explica que será nuestro maestro de ceremonias y nos explica las condiciones para disfrutar la obra. La primera y más importante es que si somos gente que se ofende con facilidad abandonemos la sala antes de que empiece la obra. La acción se inicia en el piso de dos jóvenes amigos. Sergio es un monologuista que está muy excitado porque va a participar en el programa Late Motiv de Andreu Buenafuente (son constantes las referencias al presentador y sus colaboradores). Para ello, su compañero Bernat ha escrito un texto que consideran genial así como pretenden aprovechar la oportunidad para presentarle un proyecto televisivo que les conduzca a la fama. Paralelamente, Bernat está colaborando en un montaje de prestigio que combina Ricardo III con la situación en Alepo. Ya en este primer tramo hay chistes sobre enanismo o el síndrome de down para que vayamos preparándonos para lo políticamente incorrecto.

Los dos humoristas comparten piso y cervezas.

/ LA BENDITA COMPAÑÍA

Un monólogo arriesgado

Llega el momento de la verdad y Sergio arrasa con un monólogo en el que bromea sobre Echenique, así como asegura que, para no molestar a nadie lo mejor es burlarse de uno mismo. No es lo mismo hacer un chiste sobre el cáncer que empezar confesando que lo padeces y ese tono es el que preside su intervención. Al volver a casa le detalla a su colega cómo fue su estancia en Madrid y los famosos que ha conocido, pero ignora que han sido denunciados por una víctima del atentado de Barcelona por una frase de mal gusto. Mientras, las redes sociales se llenan de comentarios sobre ellos.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Betsy Túrnez es la divertida abogada Maria Pilar.

/ FERRAN NADEU

Recurren a la abogada Maria Pilar, amiga de la madre de Bernat, que les planteará las diversas opciones a las que se enfrentan, al tiempo que frecuenta a menudo el baño y sale mucho más espitosa después. ¿Deben pedir perdón y esperar que todo se calme o aprovechar la polémica para ir haciéndose un nombre como ha ocurrido en otros casos? Poco después conoceremos al demandante, Mateu, un indepe que va en silla de ruedas y que vive continuamente indignado. Su primera aparición por la platea es hilarante. El conflicto y las discusiones están servidos, los reproches entre ellos se sucederán y, ante la falta de acuerdo, todo se resolverá en un juicio (con un juez sorpresa) en el que la última palabra la tendrá el jurado popular.

La aparición de Mateu, que va en silla de ruedas, complicará el asunto.

/ LA BENDITA COMPAÑÍA

La amistad y el proceso artístico

Es un montaje muy gamberro, no podía ser de otra manera, con algunos chistes incómodos, pero muy divertido en el que brilla, sobre todo, Betsy Túrnez (El rei borni) como esa abogada fiestera que no para quieta y que levanta las carcajadas con facilidad. La obra propone un necesario debate sobre el humor y la desproporción de las penas que se barajan para los cómicos que se pasan de la raya (a juicio de algunos), pero también es una hermosa fábula sobre el valor de la amistad y la colaboración en el proceso artístico. Dani Mateo, Willy Toledo, El Jueves o Mongolia seguro que estarían satisfechos con esta defensa a ultranza de la libertad de los humoristas que, eso sí, puede molestar a los ofendiditos de turno.

Imagen promocional de los actores de 'La gran ofensa'.

/ LA BENDITA COMPAÑÍA

'La gran ofensa'

¿Dónde? Sala BARTS (avenida del Paral·lel, 62).

¿Cuándo?  martes a sábado, a las 20.30 h.; viernes, también a las 18 h. y domingo, a las 19.30 horas. Hasta el 17 de enero.

Precio: 22 euros.

Más información: Sala BARTS.