QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Dando voz a las mujeres invisibles

'La volta al món en 80 ties' descubre los logros femeninos

Eduardo de Vicente

Georgina Llauradó, entre los nombres de algunas de las mujeres representadas.

Georgina Llauradó, entre los nombres de algunas de las mujeres representadas. / ATRIUM

A lo largo de la historia, el esfuerzo, el trabajo y los logros de muchas mujeres han sido sepultados por el omnipotente patriarcado, no solo incapaz de reconocerles sus méritos sino que, en algunos casos, se los ha atribuido. Sin embargo, cada vez son más las películas y obras que pretenden recordarlas y situarlas en el puesto de honor que merecen. Algunos ejemplos recientes pueden ser los filmes Ágora (sobre Hypatia de Alejandría), Figuras ocultas (sobre tres científicas afroamericanas de la NASA en los años 60), el montaje teatral Barbes de Balena (sobre Dolors Aleu, la primera en licenciarse en Medicina en toda España) o la serie Podcast Lila, disponible en YouTube, que repasa semanalmente la trayectoria de muchas de ellas.

Una nueva creación viene a sumarse a la lista. Se trata de la original La volta al món en 80 ties, que puede verse en la Sala Atrium hasta el 10 de enero. El proyecto nace, como los anteriores, de la intención de Georgina Llauradó (protagonista y dramaturga) junto a Joan Codina (codramaturgo y director) y a la complicidad de la pianista Cristina Martínez de intentar visibilizarlas, dar a conocer a esas mujeres casi anónimas y su relevancia. El escenario está casi vacío, tan solo vislumbramos a la izquierda, un piano; a la derecha, un micrófono y unas cajas con atrezzo y, al fondo, una pantalla para las proyecciones.

80 mujeres en 70 minutos

El reto es difícil de cumplir, destacar 80 personalidades en tan solo 70 minutos. Imposible entrar en profundidad pero sí, al menos, sirve para hacer un repaso de algunas vidas relevantes que vale la pena conocer. La primera en ser mencionada es Egeria, una escritora del siglo IV que redactó los primeros libros de viajes por la península Ibérica y llegó por tierra y mar (aire aún no era posible) hasta Mesopotamia. Una aventurera como las que vendrán a continuación.

Además del texto, la protagonista interpreta diversas canciones.

/ ATRIUM

Tras este prólogo interpretan la popular canción de la serie animada La vuelta al mundo de Willy Fogg con la letra modificada para adaptarla al espectáculo arrancándonos una sonrisa de complicidad. Para continuar, las dos actrices juegan a una especie de ¿Quién es quién? intentando descubrir a la escogida y, rápidamente, nos ofrecen unos mínimos datos (por lo general, una o dos frases) sobre diversas físicas, químicas, matemáticas o inventoras.

Utilizan el juego ¿Quién es quién? para presentar a algunas de esas mujeres.

/ ATRIUM

Bailarinas y maridos aprovechados

La música de Jurassic Park se utiliza para hablar de la paleontóloga Amy Anning y una frase de la activista Emma Goldman (“si no puc ballar no és la meva revolució”) es el preámbulo al homenaje a bailarinas como Isadora Duncan o Pina Bausch que Llauradó representa danzando en el escenario mientras se proyectan poéticas imágenes en blanco y negro y suenan fragmentos de obras como El lago de los cisnes.

También se rinde homenaje a las que triunfaron en el mundo de la danza.

/ ATRIUM

El siguiente bloque lo ocupan mujeres cuyos maridos les arrebataron el protagonismo. El caso más sonrojante es de Clara Wieck Schumann, niña prodigio, pianista y compositora que abandonó el mundo de la creación para dedicarse a cuidar a sus ocho hijos y a venerar la obra de su pareja. Pero hay muchos más, el de Mileva Maric, la olvidada esposa de Einstein pese a su responsabilidad en la teoría de la relatividad; Katharine Wright, hermana de los famosos aviadores, figura decisiva de la aeronáutica, o Fanny Mendelssohn, otra compositora al servicio de su famoso esposo. Y es que, como destacan, “el amor es el opio de las mujeres”. A todos ellos les dedican Rata de dos patas, de Paquita del Barrio, en la que casi no caben más insultos.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

¡A jugar!

Para seguir nos invitan a participar en un concurso. Georgina hará de presentadora y Cristina de azafata-florero. Consiste en averiguar la respuesta correcta entre cuatro opciones, a la manera de Quién quiere ser millonario. Tendremos que intentar acertarla pero es bastante complicado, mejor echarlo a suertes. Nos explican la historia de los premios Nobel y la trascendencia femenina en los mismos. Un dato lo resume a la perfección, han sido galardonadas 54 mujeres y ¡543 hombres! Un diez por ciento…

Un juego de preguntas y respuestas muy difícil de resolver.

/ ATRIUM

Recuerdan a luchadoras como unas aborígenes a las que intentaron emblanquecer, enfermeras que ayudaron a los niños en los guetos o Agustina de Aragón, representada con una canción con aires de jota. En el siguiente apartado destacan a otras a las que les dijeron que no podían hacerlo y eso les bastó para intentarlo… y conseguirlo. Lilian Bland, que diseñó, construyó y voló en un avión; Matilde Montoya, primera médico de México, o Alice Guy-Blaché, pionera de la ficción cinematográfica y los efectos especiales que debutó en 1896 con La fée aux choux.

La heroína Agustina de Aragón también tiene su momento de gloria.

/ ATRIUM

La música y la pintura

Las cantantes pop son también rememoradas por medio de un medley con temas de Madonna, Beyoncé o Cindy Lauper, entre otras, con sus correspondientes coreografías características. La pasión y el sexo desde el punto de vista femenino, orgasmo incluido, fueron analizados en el siglo XII por ¡una abadesa benedictina!, Hildegard von Bingen. Y se recurre a unas declaraciones de la escritora Jenn Díaz para denunciar el escaso respeto que se tiene a las autoras en las entrevistas con preguntas que los periodistas nunca se atreverían a hacer a un hombre.

El mundo de la pintura también ha obviado sistemáticamente a las que han intentado acercarse a este arte como Artemisia Gentileschi, denuncian la situación fijándose en la protesta del grupo Guerrilla Girls que criticaba que, en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, tan solo el 5 por ciento de obras son de mujeres y, sin embargo, el 85 por ciento de los desnudos son femeninos. Para ilustrarlo, la cantante interpreta su versión de Mamá, quiero ser artista. El tramo final se dedica a hacer un breve repaso de la historia del feminismo a través de referentes como Olympe de Gauge, Mary Wallstonecraft o Simone de Beauvoir.

La pianista Cristina Martínez (derecha) hace también de acompañante interpretativa.

/ ATRIUM

Un epílogo que pone los pelos de punta

El mejor colofón posible es el estremecedor Listen del musical Dreamgirls, que pone los pelos de punta. La cuestión es que se nos ha pasado el tiempo volando ya que no solo hemos aprendido muchas vidas sino que también han utilizado los recursos necesarios para que la función no decaiga en ningún momento y que nos quedemos con ganas de más. Nos hemos emocionado con su sufrimiento, hemos reído con sus irónicos comentarios y salimos del teatro con la sensación de haber aprovechado el tiempo. La autora ruega que no le pidan que incluya a alguna más. Estamos de acuerdo, es mucho mejor que empiecen a preparar La volta al món en 80 ties… més.

Noticias relacionadas

'La volta al món en 80 ties'

¿Dónde? Sala Atrium (Consell de Cent, 435).

¿Cuándo? de lunes a sábado (20 h.) y domingo (18.30 horas). Hasta el 10 de enero.

Precio: 19 horas.

Más información: Sala Atrium.