ECHAR RAÍCES

La palmera canaria de Bac de Roda-Guipúscoa

El centenario ejemplar, colonizado por las cotorras, conserva una copa densa y un buen estado de salud

Antonio Madridejos

La palmera canaria de Bac de Roda.

La palmera canaria de Bac de Roda. / A, MADRIDEJOS

Hubo un tiempo en que las palmeras, hoy presentes en un sinfín de paseos y plazas de municipios sin grandes heladas, eran casi una rareza que se plantaba en jardines como símbolo de modernidad y prestigio. Este es el caso del robusto y centenario ejemplar que crece en la confluencia de Guipúscoa con Bac de Roda, en el distrito barcelonés de Sant Martí, que antiguamente embellecía la entrada de una fábrica ya desaparecida (el bloque de pisos que ocupa el lugar apenas le deja respirar).

Las palmeras canarias, de tronco más recio y copa más densa que las palmeras datileras –aunque a veces cuesta distinguirlas si no se ven los frutos–, han sufrido un colosal declive en la última década por culpa del picudo, un coleóptero de origen asiático que perfora los troncos hasta matarlas. El ejemplar de Bac de Roda, sin embargo, ha resistido con buena salud y no muestra más colonización que la de una nutrida familia de cotorras que se ha instalado en la copa. La palmera, con un pequeño alcorque, tiene un perímetro de tronco de 2,10 metros y una altura aproximada de 17. Está incluida en el catálogo de árboles de interés local.

Localizador Google Maps de árboles singulares Echar Raíces-On Barcelona
 

Phoenix canariensis

Nombre común en castellano: palmera o palma canaria
Nombre común en catalán: palmera caanària
Origen: endemismo de las islas Canarias. Presente en la actualidad en zonas costeras de muchos países con climas suaves
Antigüedad: 1904, según el ayuntamiento
Lugar: Barcelona. Rambla de Guipúscoa, esquina Bac de Roda (distrito de Sant Martí). Lado montaña