Compras de Navidad

9 mercados navideños con las casetas más fascinantes

¿Ideas locas para levantar un pesebre 'freak'? ¿Un regalo original con el que noquear al cuñado? Aquí va una selección de mercados para cantar a grito pelado el 'All I want for Christmas' de puesto en puesto

Albert Fernández

Nuevo mercado frente al mar en el Port Vell, con puestos de madera, pesebre flotante y un árbol de 31 metros.  

Nuevo mercado frente al mar en el Port Vell, con puestos de madera, pesebre flotante y un árbol de 31 metros.   / XAVIER GONZÁLEZ

Se viene la Navidad, que dirían los del trap. Si desde hace semanas te crispan las tonadillas publicitarias de juguetes sofisticados o colonias carísimas, y temes el momento en que tus suegros prueben el caldo, nada como airearse un poco y buscar verdadera inspiración navideña. En las ferias y mercados que se reparten estos días por la ciudad puedes asomarte a un mundo candoroso y auténtico, donde la artesanía invoca un imaginario de fábula festiva, que devuelve las ganas de celebrar estos días. Incluso en familia, je, je. Respira hondo y escoge bien el día, porque nada te hará encarar mejor el momento de volver a ver a tu cuñado que visitar estas fascinantes casetas.    

1. Fira de Nadal del Port Vell

Hasta el 5 de enero 

La Fira de Nadal del Port Vell y la noria gigante al fondo. / Xavier González

Estamos de estreno. ¡Ta-chán!: el nuevo mercado navideño de la ciudad. Barcelona necesitaba tener una feria frente al mar. No por aquello de rendir tributo a nuestra costa, sino para darle énfasis mediterráneo a nuestra propia comedia romántica navideña. Qué ganas de ponernos drama queens entre puestos de dulces y regalos, con el ‘Last Christmas’ a todo trapo de fondo. Eso sí, de extras vas a tener unos cuantos chavales traperos, porque aquí abunda el chandaleo entre los puestos de crepes y frankfurts. Todos esos aromas conjuntan con el 'look' de las casetas de madera ataviadas de luces y guirnaldas, más las maravillosas atracciones: un carrusel de caballitos de toda la vida y el trineo tirado por renos de Papá Noel, que hace las veces del típico trenecito. Además, el Port Vell resplandece con un pesebre luminoso y flotante, y un árbol de 31 metros de altura, fulgurante a base de tecnología LED. 

Eso sí, para luces flipantes, las de la noria gigante ubicada tras la sede del Puerto de Barcelona. La gran estrella de la función tiene unas cabinas hexagonales que parecen salidas de ‘Tron’. Ojo, están climatizadas y con capacidad para 10 personas. Las colas se vuelven infinitas mientras nos quedamos empanados entre las coreografías de neón y el chumba-chumba de ‘hits’ de Los 40 Principales. Vida de feria.
www.firadenadalportvell.com


2. Fira de Nadal de la Sagrada Família

Hasta el 23 de diciembre 

Sagrada Família. Mercado tradicional de referencia en el Eixample. / Danny caminal

Mientras el templo de Gaudí sigue retorciéndose entre grúas, a sus faldas se congrega estos días un coro de puestos que circundan la plaza cual galos en torno al puchero en los álbumes de Astérix. Desde hace más de medio siglo, la feria de la Sagrada Família aguanta irreductible como el mercado tradicional de referencia en el Eixample. En nuestro paseo encontramos puestos de árboles y plantas de Navidad, un montón de juguetes vistosos, adornos y bisutería. También hay numerosas paradas dedicadas a la alimentación artesana, desde miel y turrones a formidables quesos y embutidos, sin faltar tampoco los típicos puestos de castañas y golosinas para matar el gusanillo. 

También nos llaman la atención las fragancias de los ornamentos de madera y frutos deshidratados de la caseta 38, llegada directamente del Mercat Medieval de Vic. Poco después, hundimos las manos en fabulosas capas de musgo húmedo y conocemos a Conchita en el puesto 31. Desde hace mucho, dedica los domingos a partir de septiembre a ir recogiendo la hierba, la paja y todos los sustratos que ayudan a crear un pesebre vivo y realista. A su entusiasmo responde gente que la visita cada año desde lejos, tiendas que montan fabulosos escaparates con elementos de su puesto y también familias enteras en las que ha visto crecer a los bebés hasta adultos. No lo vive como un negocio: se sacrifica por el placer de ver a la gente preparar su Navidad. ¿Y no es bonito eso? 
firanadalsagradafamilia.com


3. Fira de Santa Llúcia

Hata el 23 de diciembre 

Santa Llucia. Más de 300 puestos frente a la catedral. / jordi cotrina

Es fácil ponerse a pensar en abuelos y Navidades pasadas, como una especie de acceso automático a la ingenuidad perdida, en cuanto nos adentramos en esta marea entrañable de más de 300 puestos frente a la catedral. La Fira de Santa Llúcia está ahí desde hace 233 años, y ahí seguirá cuando nosotros seamos ya espíritus santos. O no tan santos, a ver. Ojo si vas con niños, porque es fácil abstraerse mientras contemplas los pesebres de corcho, las luces y las inmensas colecciones de figuras diminutas. Si buscas un regalo con aire genuino, aquí puedes encontrar de todo: joyas, ropa mullidita para bebé, disfraces medievales o incluso unos insufribles muñequitos de gorros y árboles de Navidad con ojos saltones que se menean histéricamente bailando un villancico thrash-metal. 

Por megafonía avisan puntualmente de cuándo se puede visitar el ‘tió’ gigante, mientras otros tronquitos de tamaño más discreto nos miran con gesto divertido. En Santa Llúcia también se organizan un montón de actividades gratuitas, como el pasacalles de la tradicional Carassa de Navidad, bailes de ‘esbarts’ y actuaciones musicales. 

No podemos despedirnos de nuestro mayor mercado navideño sin el obligado escrutinio en busca de novedades en la famosa parada de ‘caganers’. Mucho Trump, mucho político y futbolista, pero ni rastro de Greta Thunberg ni de Baby Yoda. Sin poder plantar uno de esos sobre el mantel el día 25, ya me dirás tú cómo inauguramos la conversación de cuñados de esta Navidad.  
www.firadesantallucia.cat


4. Lost & Found Market  

15 de diciembre

Lost & Found. Tesoros 'vintage' en la Estació de França.

No hace falta viajar al Polo Norte ni mandar una carta a Santa Claus para encontrar un tesoro estas Navidades. Basta con acercarse el día 15 a la Estació de França y mantener una actitud de explorador estilo ‘Jumanji: siguiente nivel’ removiendo entre los puestos del Lost & Found Market. Mientras el sol de diciembre se filtra a través del techo acristalado, los más avezados curiosos se abalanzan sobre perlas de ropa de segunda mano, viejos discos, juguetes, libros y cómics, o piezas de decoración ‘vintage’. Yo este año voy con la idea de encontrar una antigua edición de ‘La Navidad para un niño en Gales’ y una lámpara setentera para leerle poemas a mi gata. Si no lo encuentro, me pillo una cerveza. Cerveza habrá. 
lostfoundmarket.com


5. La Algodonera Market Lab

14 y 15 de diciembre

La Algodonera Market Lab. Tendencias + concierto en la terraza del Cotton House. 

Como lo tuyo es la clase y la exclusividad, te recomiendo que te arregles y te plantes este fin de semana en la terraza del Cotton House Hotel (Gran Via de les Corts Catalanes, 670), que se celebra La Algodonera Market Lab. Una oportunidad para apreciar de cerca las últimas tendencias en el mundo del diseño, los sabores y lo textil. 

Pisa fuerte y elige bien entre esta selección de creaciones artesanales, joyería, coronas florales y apuestas gastronómicas. De regalo, te llevas un concierto de villancicos, chocolate y melindros, más la prestigiosa visita del paje real de SSMM los Reyes de Oriente, que recogerá las cartas de los pequeños. Por lo demás, este es el lugar ideal para marcarte un regalo estiloso y original para una pareja o proyecto de ídem. Si por lo que sea en esas te acuerdas de tu ex y te vienes abajo, siempre te puedes marcar allí mismo la coreografía sexi-navideña de Ariana Grande en el ‘Thank you, next’. Y a gozar. www.facebook.com/algodoneramarketlab


6. Festivalet

14 y 15 de diciembre

Festivalet. Feria de artesanos y diseñadores locales en el Museu Marítim.

Pensarás que en el reciente anuncio que le trae de vuelta, E.T. lanza un alarido porque se asusta con la linterna de los niños en el jardín, o del vuelco que le da al contemplar la cara de Elliot con 40 años. Pero creo que nuestro amigo extraterrestre se horroriza también al ver cómo hemos dejado el planeta estas últimas décadas. Por eso es importante que existan mercados como Festivalet. Esta feria de artesanos y diseñadores locales, que se celebra en el Museu Marítim de Barcelona, nos hace tomar conciencia de la importancia de comprar productos de proximidad a pequeños talleres, reduciendo el impacto ambiental y los agresivos intermediarios comerciales. Regalos originales, directamente de las manos de sus creadores, y un alienígena sonriendo complacido desde su nave.
www.festivalet.com/barcelona


7. Zoco Xmas

Del 13 al 15 y 17 y 18 de diciembre

Si eres de liarla en las cenas familiares como la protagonista de ‘Fleabag’, aquí tienes un repertorio de expositores para que compenses con un buen regalo tu incontenible mordacidad. Este año, el mercado navideño de Zoco se multiplica como los panes y los peces: los días 13, 14 y 15 de diciembre anidan en la emblemática Torre Amat de Sarrià, y el 17 y 18, la feria se alarga en el pasaje del Gallery Hotel. Un verdadero despliegue de firmas de moda, complementos y bisutería, más un rincón solidario y un generoso espacio gastronómico. Entre tanta maravilla, te vas a ver más feliz que un GIF de Mariah Carey en su vídeo navideño.

www.zocobcn.es


8. Fàbrica Lehmann Market 

14 y 15 de diciembre

Fàbrica Lehmann. Libros, moda y música en un patio adoquinado. 

Acceder al patio de la Fàbrica Lehmann es un acceso a lo mágico digno de un prólogo de Harry Potter. Avanzas por el callejón adoquinado que lleva a ese espacio compartido por una decena de estudios-taller y te invade una sensación de viaje y encantamiento, como si estuvieras en otro lugar y época. Imagina todo eso elevado a la enésima por el candor de los sonrientes preparativos navideños. 

Este año, la decoración festiva volverá a lucir bajo la gran chimenea de aquella fábrica de muñecas que Ernst Paul Lehmann inauguró en 1893. Todos los fotógrafos, diseñadores, ceramistas y artistas que habitan hoy los locales de este interior de manzana vuelven a poner sus puestos al aire libre. Libros, joyas, moda, artesanía, ‘street food’, música, ¡y el sorteo de una cesta entre los asistentes! Si te toca, ya puedes gritar bien alto aquello de ‘¡Expecto Patronum!’  
www.fabricalehmann.barcelona


9. Fira de Reis de la Gran Via  

Del 9 de diciembre al 6 de enero

Fira de Reis. La Gran Via se llena de juguetes, regalos tradicionales y churrerías. / ROBERT RAMOS

A ti te van los atropellos de última hora y eso de verte como el último gran héroe de la Navidad, buscando ese juguete agotado en todas las tiendas, como Arnold Schwarzenegger en ‘Un padre en apuros’. Suerte que la Fira de Reis de la Gran Via está siempre ahí para salvarnos el trasero. 

Esos tenderos aguantan estoicos con la persiana subida hasta la madrugada de la noche de Reyes solo para que tú te engoriles a beber cervezas en los bares colindantes mientras llenas la bolsa de regalos. Normal que te relajes, al final siempre encuentras algo. Después, se te olvida un poco el calor del hogar y acabas a las tantas comiendo churros. Y un chocolate, para parar el golpe. 

www.firareisgranviabcn.com