Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

diversión de pura cepa

7 bodegas para una escapada entre viñas

Visitamos cavas que no están muy lejos de Barcelona y que proponen interesantes experiencias lúdicas. ¡Brindemos por el enoturismo de cercanías!

Laia Zieger

La bodega Mas Rodó, en el Penedès.

La bodega Mas Rodó, en el Penedès.

De bodega en bodega, , nos vamos de vino 'trip'. Excursiones lúdicas y gustativas con las que adentrarse en las viñas y disfrutar de experiencias únicas en plena naturaleza con una copa en la mano. ¡Brindamos por el enoturismo de cercanías!

1. Mas Rodó

Entre montañas, bosques y viñedos, en pleno valle de Mediona (Penedès), se alza Mas Rodó, cuya arquitectura sostenible e integración en el paisaje le valió para ser finalista de los premios FAD del 2009. Además del paraje natural extraordinario ubicado a 500 metros de altitud y del diseño de sus instalaciones, los amantes del vino también sabrán apreciar la historia de la familia propietaria, empeñada en trabajar respetando la naturaleza y recuperando variedades autóctonas. Solo hacen vinos monovarietales de baja producción que han sido premiados varias veces (en una década de existencia han creado un vino único en el mundo, Montonega, elaborado con la variedad homónima autóctona del Penedès). Tienen un espacio sensorial que estimula los sentidos cuando entran en contacto con el vino y muchas actividades para formar maridajes experienciales: yoga, música, gastronomía, arte, cine… Carretera de Sant Pere Sacarrera a Sant Joan de Mediona, km 2.


2. Alta Alella

Cerca de Barcelona, esta joven bodega familiar y ecológica destaca por su ubicación privilegiada en el parque de la Serralada de Marina, con unas preciosas vistas al mar. Hay varias fórmulas para visitarla: desde la cata de vinos y cavas a una visita que incluye un recorrido por el viñedo y la bodega, pasando por otra que se completa con una excursión en 4x4 y por una opción enogastronómica con maridaje gurmet. Para gustos… Camí Baix de Tiana s/n. Alella.


3. Clos Galena

El Priorat, con su belleza grandiosa y su calma, se manifiesta en plenitud en Clos Galena, una bodega ecológica de El Molar. Visitarla es adentrarse en la tradición vitícola ancestral y casi percibir la espiritualidad de los monjes cartujos de Scala Dei que en la Edad Media cultivaron estas cepas. El tour descubre las particularidades de la agricultura ecológica y el proceso de elaboración del vino. Hay varios formatos de visita, pero destaca el que incluye un desayuno de forquilla. Camino de la Solana s/n. El Molar. 


Barricas llenas de vino de Enate / DAVID VIÑUALES

4. Enate

Poco más de dos horas de carretera separan Barcelona de esta bodega del majestuoso Somontano. La visita a sus instalaciones (avenida de las Artes, 1; Salas Bajas, Huesca) acaba con una cata. Lo que la hace tan recomendable es su colección de arte. Enate es bodega y museo, o vinoteca y galería artística. Las obras de arte contemporáneo de autores nacionales e internacionales no solo protagonizan las etiquetas de sus vinos, sino también sus muros. Hay piezas de Antoni Tàpies, Eduardo Chillida, Rafael Canogar, Antonio Saura, José Manuel Broto, Víctor Mira, Pepe Cerdá, Salvador Victoria, José Beulas, Gustavo Torner, Frederic Amat, Eduardo Arroyo… Arte y vino, ¡qué gran maridaje!


La 'Escalera del vino' de Albet i Noya, una pintura mural creada por el artista Joan Raven en el 2009 

5. Albet i Noya

Esta bodega del Penedès ha sido la primera en elaborar vinos ecológicos y se ha abierto hueco en el mercado con unas etiquetas boutique de líneas contemporáneas y creativas. La parte antigua de la bodega, de estilo modernista, es obra de Josep Maria Pericàs. La más reciente cuenta con una preciosa sala de barricas subterránea En la masía de la finca está la llamada Escalera del vino, una pintura mural de Joan Raven. Entre las muchas opciones disponibles (recorrido en Segway, en Mehari,…), una experiencia queda para el recuerdo: cata en el jardín de la casa con unas fantásticas vistas al viñedo. Mágico e inolvidable. ¿La Toscana? No, Sant Pau d’Ordal (Subirats). Can Vendrell de la Codina, s/n.


La bodega Gramona / BLai carda torné

6. Gramona

Un paseo entre espectaculares tierras del Penedès (a pie o a caballo) trabajadas con agricultura biodinámica; el descubrimiento de la innovación más puntera y respetuosa con el entorno; una visita a la cava impregnada de más de 100 años de historias y secretos, y repleta de botellas trabajadas manualmente una a una; una cata casi religiosa de algunos de los mejores espumosos de España. Bienvenidos a Gramona. Indústria, 36. Sant Sadurní d’Anoia.


7. Celler Cooperatiu de Cornudella de Montsant

Aquí se descubren las claves de las llamadas catedrales del vino, creaciones arquitectónicas levantadas en Catalunya a principios del siglo XX que representan el modernismo y el novecentismo aplicado en entornos rurales. Esta obra de Cèsar Martinell, discípulo de Gaudí, demuestra que funcionalidad no está reñida con espectacularidad. Comte de Rius, 2. Cornudella de Montsant.

Temas: Escapadas