Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

DE TIENDAS

Pirulas: el templo de Peter Pan

Esta tienda vende todo tipo de golosinas, objetos curiosos y juguetes que cualquier niño o adulto quisiera comprar ipso facto. Difícil elegir, porque está tan abarrotada que parece la cueva de Alí Babá

Laia Zieger

Seas millennial o pertenezcas a la generación X, en Pirulas encontrarás tu artículo de regalo.

Seas millennial o pertenezcas a la generación X, en Pirulas encontrarás tu artículo de regalo. / Sílvia Cortada Ballús

En medio el asfalto, el ruido y el ajetreo de la ronda del General Mitre, hay un rincón mágico. Se trata de un pequeño local cuyo nombre ya tiene un atractivo especial porque invita a adentrarse en él: Pirulas. Esta tienda es el templo de todo tipo de golosinas, objetos curiosos y juguetes que uno quisiera comprar casi por impulso nada más cruzar la puerta, sea niño o adulto –y no hablamos de ningún tipo de síndrome de Peter Pan o similar–. Simplemente, todo es cuqui, todo es apetecible, todo es adorable y, en consecuencia, nos lo llevaríamos todo.

Pirulas

Ronda del General Mitre, 124
Teléfono: 629 81 97 46
Horarios: De lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas; sábados, de 10.00 a 14.00 horas

Su propietaria, Susana Escat, se instaló en esta esquina entre la transitada Mitre y la calle de Modolell a finales del año 2018, procedente del icónico Pedralbes Center de la Diagonal, que echó el cierre el pasado verano. Define este espacio, sin un solo hueco vacío al más puro estilo de cueva de Alí Babá, como el lugar donde encontrar cualquier tipo de detalle para regalar. Pero por cualquier de talle no cabe duda de que se refiere a diversidad (hay opciones de 1 a 250 euros –esta última, una casa de muñecos de madera–).

Piezas elegidas con criterio y cariño

Cada objeto tiene un encanto especial y se nota que ha sido elegido con criterio y mucho, mucho cariño. "Acudo a ferias internacionales en busca de piezas auténticas, diferentes. Podría decir que casi compro por capricho", se vanagloria la propietaria de Pirulas, consciente del lujo que supone poder elegir lo que le place sabiendo que hará profundamente felices a sus clientes.

En este comercio, todo es especial. Son objetos bien acabados, de producción cuidada, fabricados en países nórdicos, en España, en Francia, en Alemania… También encontramos referencias 'vintage'. Eso significa que los miembros de la generación X o bien los 'millennials', aunque acudan a buscar un obsequio para pequeños, se toparán con alguna pieza que invocará su nostalgia porque despertará felices recuerdos de juegos infantiles: gomas, combas, canicas, peonzas, pulseras con chinitos de madera, cromos, muñecos recortables, marionetas de dedos, antifaces pirata...

Un amplísimo surtido de golosinas, que Susana prepara con esmero en adorables formatos de packs (ramos, varitas mágicas, brochetas, corazones…); muñecos de tela monísimos con sus casas y adornos; complementos de moda; disfraces; bisutería; papelería; joyeros musicales; cajitas para conservar los primeros dientes, y decorados para fiestas infantiles (de la empresa de la familia de Catalina Middleton, duquesa de Cambridge) completan la oferta.

En definitiva, todo para encontrar el regalo perfecto. Y eso, insistimos, sea para niños o adultos. Pero solo para aquellos que, de vez en cuando, se permiten la magia de volver a la infancia.

Temas: Tiendas