SALA MULTIUSOS

Chiquita Room: un hogar para el arte

Esta nueva galería y espacio de creación en Sant Antoni acoge múltiples proyectos artísticos

Natàlia Queralt

Algunas de las obras expuestas en Chiquita Room.

Algunas de las obras expuestas en Chiquita Room. / JORDI COTRINA

A pie de calle y sin persiana. Chiquita Room (Villarroel, 25) es el proyecto personal de la artista Laura González, un centro de arte y creación contemporánea que desprende calidez y creatividad. "En el arte hay tanto de uno mismo que es difícil separar". Nunca mejor dicho. Hasta el punto de que Chiquita Room es, a la vez, galería, residencia de artistas, microeditorial de libros de artista, escuela de inspiración -como le gusta llamarla a su impulsora- y, literalmente, su hogar. ¿Sorprende que todos estos proyectos quepan en poco más de 100 metros cuadrados?

Mutable, diáfano y rebosante de creatividad, este espacio inaugurado el pasado noviembre en el barrio de Sant Antoni pro-me-te. Laura González, bilbaína de ideas infinitas y periodista de formación, ha estado vinculada al mundo de la comunicación y la cultura desde sus inicios profesionales. Llegó a Barcelona en el 2004 y, desde entonces, ha vivido en el Gòtic, la Barceloneta, el paseo de Sant Joan y el Eixample. Ahora tocaba un cambio.

Chiquita Room

Calle de Villarroel, 25
Teléfono: 619.387.316
Horarios: de jueves a sábados, de 11.00 a 13.30 y de 16.30 a 20.00 horas (el resto de días, con cita previa).

"Todo ocurrió el año pasado: en enero encontré el local que inspiró el proyecto; en mayo iniciamos las obras y, en noviembre, inauguramos", explica. Dicho así parece fácil, pero asegura que no lo es. El diseño  minimalista, la disposición del espacio y la armonía en la gama de colores de este enclave transportan al visitante lejos del caos urbano.

Chiquita Room. / JORDI COTRINA

"Los vecinos me dicen que se alegran de que no haya abierto otro bar". Chiquita Room se añade a un tramo de calle en el que abundan propuestas de lo más interesantes, como La Llama, la primera tienda de humor del mundo (según dicen ellos); Free Time, paraíso de las publicaciones en papel, o Pappa Sven, uno de los pocos restaurantes suecos de la ciudad.

Otras cartografías posibles de Barcelona

La exposición inaugural del centro es 'Barcelona Pla B (Una oportunitat cartogràfica)', donde una veintena de artistas reflexionan e imaginan otras cartografías posibles a partir del mapa del Eixample redibujado por el artista franco-catalán Juli Martí Casals y publicado por Chiquita Ediciones, micro-editorial independiente creada por Laura González en el 2013 que se dedica a la publicación de libros de artistas. "La idea siempre es la misma: saltar del papel". También en esta primera muestra de Chiquita Room. ¿Cómo sería una Barcelona sin el Plan Cerdà? Hasta el próximo 16 de febrero explora otras ciudades (im)posibles en este nuevo enclave artístico.

Convicciones firmes

A través de exposiciones, talleres, conferencias y otras actividades, el centro propone una programación basada en una concepción libre del arte. Algunos de los temas que se tratarán serán la transformación del mercado de Sant Antoni, los abusos sexuales en la infancia (a través de un proyecto fotográfico), los comportamientos adictivos en las personas o el tarot como herramienta simbólica y de uso creativo.

"He encontrado el lugar donde desarrollar todos mis proyectos desde la interseccionalidad y la colectividad, y lo quiero compartir", asegura la artista. Bienvenidos, creadores. Eso sí, bienvenidos solo aquellos que compartan valores humanistas, feministas y ecologistas. Los del proyecto y los de su impulsora. ¡Larga vida a Chiquita Room!